sábado, 21 de febrero de 2015

Esto me suena a chino


Recuerdo la impresión que tuve la primera vez que me dijeron que tenía que ir a China. Me informaron de que las tripulaciones chinas no hablaban inglés y que las clases las debía de dar con un intérprete. Al principio me resultó extraño que los pilotos chinos no supieran hablar algo de inglés, pero me dijeron que eso era algo normal, porque eran pilotos del mercado doméstico y no iban a volar en rutas internacionales. No se les exigía saber el inglés. 

Es mas, en China tienen verdaderos problemas para hacer que los jóvenes quieran hacerse pilotos. Es un trabajo mal pagado y los chavales son chinos pero no tontos, así que prefieren estudiar marketing, hacerse especialistas en algo o vender propiedades que da más dinero. De esa forma el gobierno chino debe de forzar a algunos jóvenes a hacerlo... vamos, que los más espabilados no estarían allí en mi clase seguro. Yo tenía reparos al pensar cómo iba a ser la comunicación cuando estuviéramos en el simulador e hiciéramos algún procedimiento de emergencia, pero allá que me fui con un montón de dudas en la cabeza.



El primer día de clase teórica fue toda una experiencia no apta para impacientes. Yo debía de hablar muy despacio para que la señorita que me habían puesto de traductora pudiera entender lo que yo quería decir y luego transmitírselo a los estudiantes. El caso es que allí estaba yo, con mi acento español, intentando hablar en inglés muy despacio a una monada asiática que no tenía ni idea de aviación, pero que hablaba sin parar a los alumnos (mucho más de lo que yo hablaba). Los alumnos atendían con ojos como platos y unos minutos después se miraban unos a otros y habrían la boca para exclamar: ¡Oooooh! -seguido de comentarios que no podía entender. 

El procedimiento duraba unos cinco minutos con cada frase y la verdad es que, aunque los chicos eran muy agradables y la traductora lo hacía lo mejor que sabía, ya me di cuenta de que aquello no podía continuar por ese camino. Esa noche me fui al hotel agotado, pero ni corto ni perezoso me estudié una buena parte de palabras de un librito de viaje que llevaba "El cantonés sin esfuerzo" -Vaya coña, pensé, pero la idea era tratar de darles confianza y a ver si ellos se lanzaban un poco a aprender algunas palabras básicas en inglés.
El caso es que al día siguiente como muestra de galantería Española quise hacer un cumplido a la señorita interprete diciéndole: "Ni hen piao liang" (Es usted muy bonita). La pobre mujer me miraba extrañada y los alumnos empezaron a reírse a carcajadas, ...enseguida vi que mi pronunciación no era adecuada. Creo que le dije algo así como "Te estoy pisando un pié".


La solución vino de la mano de mi habilidad a partes iguales para hacer el payaso y dibujar en la pizarra. A base de sonidos onomatopéyicos y esquemas pude ir diciéndoles junto con la traductora de que iba la sesión de entrenamiento.

Una vez en el simulador la cosa fue mejor de lo que yo esperaba. Tenía miedo de que no supieran leer los mensajes que mostraba el panel de emergencias del avión (el famoso EICAS), pues todo venía escrito en inglés, pero para mi sorpresa ellos se quedaban con la forma de las letras y luego las buscaban en el libro de emergencias que estaba en chino y explicaba perfectamente el procedimiento a seguir. Eso, con las cuatro palabritas que aprendí hicieron un éxito el curso.

Las cuatro palabritas fundamentales que me sacaron del apuro en el simulador

Fufé - Motor y al aire.
Chii-i - Flaps 2
Kaoto - Altitud
Shutú - Velocidad.

Cuando acabó el curso, un mes después, todos me vinieron a dar las gracias. Me hicieron una fiesta de despedida y después de unos cuantos vasos de un licor tremendo que tomamos... los muy bandidos me decían ya las cosas en inglés (mal inglés, pero entendible)... al final me enteré de que saber, sabían algo de inglés, pero la cultura China es así. Nadie demostrará nada por miedo a hacer el ridículo delante de los demás. Parece ser que con unas cuantas copitas encima se les pasa la verguenza y ya se lanzan. Vamos, que haga el ridículo el instructor tratando de hablar Chino... ¡Si lo llego a saber los emborracho el primer día!








2 comentarios: