lunes, 2 de noviembre de 2015

La aviación en el cine: No le busques tres pies... (1968)

España también tuvo su TopGun en 1968. Esta es una película propagandística para mostrar al mundo que España se modernizaba y entraba de lleno en la era del Mach 2, hasta entonces un exclusivo club de solo unos cuantos países desarrollados.

En aquel año yo hacía la primera comunión en Madrid. Los que sois de mi edad seguramente recordareis muchas cosa de aquella época. En España Se despegaba económicamente y se entraba de lleno en el periodo conocido como la "dictablanda". Término este utilizado para calificar cierto relax en cuanto a cuestiones de moral y censura se refiere. Como mucha gente seguramente sabe, Manuel Fraga Iribarne llegaba al Ministerio de Información y Turismo sustituyendo a Arias Salgado (mucho más retrógrado).

Esto comenzó a notarse en el cine y llegó a popularizarse entre los espectadores aquello de "Con Salgado, todo tapado y con Fraga, hasta la braga!". Luego en la transición llegaría el desmadre del destape sin sentido... en fin. Estas cosas ahora nos hacen reír, cuando se las cuento a mi hija se parte, pero en aquella época el cambio sociológico supuso algo muy importante. En el "collage" de abajo se pueden ver algunas de las cosas que yo recuerdo como si fuera hoy (...si, el niño de primera comunión con cara de susto soy yo).

Tebeos de Michel Tanguy y Laverdure, el F-104 del Ala 12 y muchas otras cosas que marcaron mi infancia, como la de tantos y tantos españoles de aquellos años.


Aparte de lo mucho bueno que se produjo en la cinematografía de aquellos años (2001, El planeta de los simios, etc. Aquí se pueden ver los estrenos), existieron películas "menores" que cautivaron al público infantil y juvenil. Una de estas cintas fue precisamente la que hoy comentamos aquí. No le busques tres pies... del director Pedro Lazaga.

El título hace referencia al dicho popular (“No le busques tres pies al gato”) que se utiliza para indicar que no debe uno complicar lo sencillo o intentar probar lo imposible. Fue Miguel de Cervantes el que utiliza el refrán en su obra El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha haciendo decir a don Quijote “no ande buscando tres pies al gato”. Como los Madrileños son apodados cariñosamente "gatos"... el dicho quedó como lema del Ala 12 de Torrejón de Ardoz y fue la excusa perfecta para contar una historia aeronáutica, llena de tópicos, pero muy efectista teniendo en cuenta los escasos medios técnicos con los que fue realizada.


Detalles técnicos

Título original: No le busques tres pies...
Año: 1968
Duración: 124 minutos.
País: España
Director: Pedro Lazaga
Guión: Vicente Coello y Pedro Masó
Fotografía: Juan Mariné
Reparto: Teresa Gimpera, Axel Darna, Manuel Zarzo, Alfredo Mayo, Mary Carrillo, José Sacristán, Eduardo Fajardo, Paca Gabaldón, Carlos Mendy
Productora: Filmayer-Pedro Masó
Negativo: 35 mm. Filmada en Cinemascope. Aunque el cartel promocional de la época destaca en un intenso círculo magenta (70m/m), la película se rodó con una cámara de 35mm y lentes anamórficas. En aquella época poner 70m/m era dar a entender al público que la película era en "pantalla grande".

Sinopsis:

El joven Miguel Aguirre (Axel Darna) sueña con llegar a ser piloto de combate. Ingresa en San Javier para ser oficial, pero una discusión con un superior hace que su sueño esté a punto de desvanecerse. Aunque Miguel deja la AGA, decide seguir con su pasión y demostrar que se puede llegar a ser piloto militar por otros medios (antiguamente se podía llegar desde suboficial). La intervención de su madre y de su novia es fundamental en un primer momento. En su primer destino como suboficial en la base aérea de Granada, conoce a una atractiva joven que confunde con una turista americana.

Fotograma de Marisol con Axel Darna en "Las cuatro bodas de Marisol"


El actor francés Axel Darna era el prototipo de joven que el casting buscaba para esta película. Apuesto y de porte elegante, muy parecido al Troy Donahue que se nos mostró en 1961 en la exitosa "Parrish" que encandiló a las chicas de aquel año. Axel había participado en "Las cuatro bodas de Marisol" (1967) y causó muy buena impresión (sobre todo a las jovencitas de aquella época). El problema con este actor era su acento, por lo que la productora decidió doblarle la voz con la de Rogelio Hernández. Por esto mismo la película suena un tanto artificiosa la primera vez que se escucha. Esto también curre con otras voces de actores que se supone deberían de haber sido las originales, pues eran españoles sin acento. A continuación se puede ver un cuadro con los doblajes:


Critica

La película sigue la estela de otras producciones patrióticas nacionales, como las del director Ramón Torrado, pero también de las producciones norteamericanas de la época que ensalzan básicamente las mismas cosas. Es, para mi modo de ver, un asunto coyuntural. Cada cierto tiempo, el desinterés y la falta de aspirantes adecuados, genera la necesidad de ensalzar los valores de la vida castrense sin descuidar los aspectos románticos del vuelo. Para ello, los productores, que normalmente están apadrinados o cuentan con el beneplácito del Ministerio de Defensa de la época, suelen producir este tipo de cintas, que por lo general son un casi siempre (con algunas excepciones) un autentico bodrio. Para muestra la última de ellas en nuestro cine: Alas rotas. No obstante, este tipo de películas con valor patriótico ha dejado algunas piezas que en realidad no son malas películas en cuanto al entretenimiento. Algunas son "veneradas" por no pocos aerotrastornados. Nos referimos a las famosas TopGun, El final de la Cuenta atrás, Tras la línea enemiga, El vuelo del intruder, etc.

Las andanzas de los caballeros del aire eran muy conocidas por todos los chavales de mi edad a través  de los cómics de la editorial Pilote. ¿Quién no se acuerda de ir al kiosko a comprar las aventuras de Michel Tanguy y Laverdure o las de Buck Danny y Dan Cooper entre muchas otros?.



El guión de "No le busques tres pies..." corrió a cargo de Pedro masó, muy conocido en nuestro país por dirigir y producir gran variedad de películas y series de TV, algunas de ellas de mucho exito, las cuales alcanzaron los mayores éxitos comerciales del cine español de la época. En esta ocasión Masó hizo un pobre trabajo lleno de tópicos y el resultado fue una película muy inferior en cuanto a calidad del guión si la comparamos con sus "exitazos": Atraco a las tres, Vacaciones para Ivette, La ciudad no es para mí y la trilogía de La gran familia. A pesar de todo, la cinta contó con el buen hacer de su director Pedro Lazaga y el apoyo absoluto del Ministerio de Defensa a través del Ejercito del Aire. Por todo ello, la película nos ha dejado secuencias inolvidables que difícilmente se podrán volver a ver en la cinematografía actual, simplemente porque aquellos aviones hoy son piezas de museo. 

Lo más flojo de la película, como comentamos más arriba, es el guión. La película narra cosas como las rivalidades amorosas y la relación con el sexo femenino de una forma totalmente absurda y trivial, cuando a esto se le podría haber sacado mucho jugo. Vale, de acuerdo que esta película no es parte de aquella nueva ola cinematográfica que se desarrolló en aquellos años sobre todo en Barcelona y que seguía la estela de la "nouvelle vague" francesa. Pero por aquella época (...y a pesar de la censura) también se hicieron cosas muy interesantes sobre psicología social y la relación de pareja. Cosas que incluso hoy sorprende ver por lo escabrosas que son. Quizás la mejor de estas películas es la muy olvidada, experimental, casi "mágica" y filosófica "Noche de vino tinto" (1966) del director José María Nunes

Cartel original
Noche de vino tinto, es en muchos aspectos una película «mágica» dentro de su tono rabiosamente experimental.
- Ojo, espoilers -

La parte final del film es todavía más absurda si cabe, ya que el guión dictamina que el protagonista debe de morir heroicamente ...y como en España no había guerra (ni se la esperaba) se tuvieron que imaginar una especie de accidente que resulta del todo inverosímil. En general el perfil de los personajes es de lo más flojo que se ha visto en el cine español de aquellos años. Una auténtica pena. Los únicos personajes que para mi gusto se salvan son dos: el interpretado por Alfredo Mayo y el del "Tartaja" interpretado por el genial "cara de acelga" (Sacristán), que borda al graciosillo típico que existe en todas las promociones. 

Alfredo Mayo, uno de nuestros mejores actores y galanes de todos los tiempos está brillante en su papel de militar. Tenía un porte impresionante luciendo el uniforme y es que entre otras cosas (aparte de la percha) se los hacían a medida y no eran de "masita".


Agrupación del Cuartel General del Ejército del Aire (ACGEA)
Zona de atención al personal para el abastecimiento de vestuario y equipo (Masita) de la Sección de Intendencia


En realidad Alfredo Mayo realmente fue militar durante la Guerra Civil y llegó a alcanzar el empleo de Teniente en el Arma de Aviación de las Fuerzas Nacionales. Lo de vestir el uniforme no era algo raro para él. Aunque pueda parecer una tontería esto es algo que se nota. Cuando un actor nunca ha llevado un uniforme parece que hay algo raro en su manera de moverse, (por lo menos a mi me lo parece). Por ejemplo, para mi gusto, un actor actual que luce el uniforme impecablemente (...y no fue  militar) es George Clooney (El buen Alemán).


Cosas de la "peli" que  no cuelan

  • Las tomas desde tierra. Hacer creer al público que un avión está en pleno vuelo cuando en realidad está parado.. mmm, como que no. El director mueve la cámara en varias tomas con el F-104 y cuando se ven los loopings de la Bücker Bü 131 Jungmann. Nos intenta mostrar un primer plano del actor en pleno vuelo desde la carlinga, pero se nota que los aviones están parados en la rampa. Entre otras cosas porque las nubes que se ven al fondo de la escena tambien se dan la vuelta en el looping :)
  • Otra cosa impensable es que un Piloto de complemento (sargento) llegue a volar un F-104. Es cierto que en aquellos años faltaban pilotos y que había la posibilidad de que entrando por complemento se llegara a volar algún avión de transporte, pero nunca un caza... y menos la punta de lanza, el más avanzado del momento.
  • Error grave de la película es el accidente del F-104. A diferencia de muchos otros países en España no tuvimos ningún accidente. 
  • Por último comentar que algunas tomas aéreas no se corresponden con la posición real que se cuenta en la película, pero para eso hay que haber estado allí y reconocerlo desde el aire. San Javier en realidad no es lo que se ve desde el aire.


pdvd162k.jpg

Contexto histórico: ¿Por qué se ven tantos aviones antiguos en esta película?


España llegó a ser el segundo país después de los USA en tener la mayor flota de F-86 Sabre del mundo... como suena. Con las ayudas americanas (parte insignificante del Plan Marshall) llegaron los "nuevos" aparatos reactores (el F-86 y el P-38) y la construcción y pavimentación de las pistas que hoy en día disfrutamos, mucha gente no lo sabe. Si, son americanas. (ellos las hicieron y nosotros primero les criticamos y luego los echamos...). 

Es cierto que hubo animadversión contra la postura que sostuvieron los Estados Unidos con respecto a nuestro país. Nos aislaron después de haber ganado la guerra y se nos condenó al ostracismo durante los duros años de posguerra. Se nos racionó la gasolina y los coches tuvieron que ser movidos con el famoso gasógeno. Recuerdo que mi padre me contaba que cuando era estudiante de Ingeniería de Minas, se unía a otros jóvenes de la época para deshincharles las ruedas a los coches de la legación norteamericana en Madrid. Acto seguido se les dejaba la graciosa notita: "La gasolina será americana, pero el aire es español". El derecho al pataleo...

Con todo y con eso, las relaciones con Norteamérica se fueron suavizando y finalmente la ayuda contribuyó a que España saliera del pozo y nos reintegráramos al mundo que nos correspondía. Por cierto gran película la de Bienvenido Mr. Marshall

Algunos de los muchos aviones que salen en la "peli" 
(fuente Ejercito del Aire.)


NORTH AMERICAN F-86 -SABRE- (C.5)


Vista posterior de la línea de aviones North American F-86 -Sabre- (C-5) en pista

El F-86 fue el primer reactor en llevar la Cruz de San Andrés. Entró en servicio en 1955 y tras 18 años de servicio en los que voló 350.000 horas dijo adiós desde la zaragozana Base de Valenzuela en abril de 1973.


Dimensiones:
  • Longitud: 11,45 m.
  • Envergadura: 11,91 m.
  • Altura: 4,48 m.
  • Diámetro rotor principal:
  • Diámetro rotor cola:
Peso:
  • Vacío: 4.967 kg.
  • Máximo al despegue: 9.390 kg.
Velocidad:
  • Máxima: 1.072 km/h (Mach 0.89)
Autonomía:
  • Distancia: 2.000 km.
  • Tiempo:
Motores: 1 general electric j-47-ge-27 de 2.708 kg.
Empuje: 2.708 kg.
Techo máximo: 16.170 m.
Reabastecimiento en vuelo: No

Armamento: 6 ametralladoras colt browning de 12.7 mm. 2 misíles sídewinder 2 toneladas de carga lanzable 4 cañones de 20 mm. 24 cohetes migghty mouse.




NORTH AMERICAN T-6 -TEXAN- (E-16 / C-6)

Llegan al Ejército del Aire en 1954 como consecuencia de los acuerdos con los EE.UU. Los primeros aviones llegan por mar al puerto de Santander. Eran un total de 60 aviones, a los que 4 años más tarde se les añade un nuevo lote de otras 60 unidades. Durante el conflicto de Ifni los norteamericanos no nos permiten usar los Phantom y nos "obligan" a intervenir con estos aviones... "clasicos".







Dimensiones:
  • Longitud: 18,5 metros
  • Envergadura: 24,4 metros
  • Altura: 7,3 metros
  • Diámetro rotor principal:
  • Diámetro rotor cola:
Peso:
  • Vacío: 9.125 kg.
  • Máximo al despegue: 12.270 kg.
Velocidad:
  • Máxima: 395 km/h
  • Crucero: 272 km/h
Autonomía:
  • Distancia: 1.235 km.
  • Tiempo:
Motores: wright cyclone r-1.820
Empuje: 1.275 CV
Techo máximo: 6.600 m.
Reabastecimiento en vuelo: No

Armamento: 2 ametralladoras breda de 7.7 mm., 12 cohetes oerlikon de 80 mm., 10 bombas de 10 kg., 24 granadas de 81 mm.


AISA I-115 (E.9)

Foto histórica de la aeronave Aisa I-115 (E-9) durante su vuelo
Proyectado por AISA como un entrenador básico, se construyeron unas 200 unidades con la intención inicial de sustituir a las Bücker 131 aunque pasaron a reemplazar a las HM-1.
Su inestabilidad longitudinal y la excesiva concentración de peso originaban problemas en el centro de gravedad, por lo que precisaba notables esfuerzos de palanca para evitar picados incontrolables. Por ello resultó un avión difícil para un novel, pero no para un experto.
Encuadrados en el Escuadrón 792 de la Academia General del Aire y en el 90 Grupo de Getafe, fueron utilizados en el entrenamiento de pilotos, e incluso en navegación I.F.R.
Al terminar su vida operativa fueron subastados y cedidos a los aeroclubles. El último ejemplar fue dado de baja en el Ejército del Aire en 1977.


Dimensiones:
  • Longitud: 7,35 m.
  • Envergadura: 9,54 m.
  • Altura: 2,10 m.
  • Diámetro rotor principal:
  • Diámetro rotor cola:
Peso:
  • Vacío: 650 kg.
  • Máximo al despegue: 990 kg.
Velocidad:
  • Máxima: 229 km/h
  • Crucero: 195 km/h
Autonomía:
  • Distancia: 800 km.
  • Tiempo: 3,5 horas
Motores: un enmasa tigre g-ivb lineal
Empuje: 150 CV

Techo máximo: 4.300 m.

LOCKHEED T-33 -SHOOTING STAR- (E.15)

Vista lateral del Lockheed T-33 -Shooting Star- (E-15) en vuelo
El Lockheed T-33 era un proyecto derivado del caza F-80 para conseguir un reactor biplaza con misión principal de entrenamiento.
Por ser el entrenador en que mas número de reactoristas se han graduado recibió cariñosamente el apelativo de "universidad volante".
Fueron fabricados 6.557 aparatos en total por las compañias Lockheed, Canadair y Kawasaki. Ha volado en fuerzas aéreas de múltiples países.
Dos hitos históricos obtenidos por este avión son que fue el primer jet que obtuvo un victoria en combate contra otro jet (un Mig-15 durante la guerra de Corea) y que fue el primer avión que voló a mas de 1.000 km/h.
En España comenzó su andadura en la Escuela de Reactores de Talavera la Real y mas tarde formó parte de las Alas de Caza ubicadas en las bases aéreas de Manises, Zaragoza, Morón, Torrejón y Villanubla.
A partir de 1973 los T-33 del Ejército del Aire fueron concentrados en el 41 Grupo de la Base Aérea de Zaragoza.
El último de estos aviones fue dado de baja en el Ejército del Aire en marzo de 1985, cerrando su vida de 31 años en el Ejército del Aire.

Dimensiones:
  • Longitud: 11.48 m.
  • Envergadura: 11.85 m.
  • Altura: 3.65 m.
  • Diámetro rotor principal:
  • Diámetro rotor cola:
Peso:
  • Vacío: 3.680 kg.
  • Máximo al despegue: 5.400 kg.
Velocidad:
  • Máxima: 960 km/h
Autonomía:
  • Distancia: 2.200 km.
  • Tiempo: 3.12 horas
Motores: un turborreactor allison j-33
Empuje: 2.450 kg.
Techo máximo:
Armamento: misíles aire-aire


LOCKHEED F-104 -STARFIGHTER- (C.8)

Con su diseño se procuró sobre todo conseguir simplicidad y gobernabilidad: dotado de un único turborreactor y una ala de pequeñísima envergadura. Poseía un equipo operacional bastante reducido y se distinguïa especialmente por su elevadísima velocidad.

Un avión impresionante para su momento y discutido donde lo haya, pero que para el Ejército del Aire representa el salto de la época subsónica al Mach 2. Por espacio de un lustro fueron los únicos interceptadores supersónicos con que contó el Ejército del Aire. Con ellos se iniciaron los primeros ejercicios de interceptación a velocidad supersónica, operaciones de bombardeo con bombas frenadas por paracaídas y todo con unos niveles de seguridad no igualados ni en Europa ni en los EE.UU.

La versión F-104G, desarrollada para Alemania y otros países de la OTAN, fue la utilizada por nuestro Ejército del Aire en 21 ejemplares (18 monoplazas F-104G y 3 biplazas TF-104G). Con su motor General Electric J79 de 7.165 Kg, de empuje con postcombustión, el C.8 (denominación oficial en el Ejército del Aire) poseía una fenomenal capacidad de aceleración y trepada. La producción total ascendió a 2.282 ejemplares.

En España, el F-104G equipó un solo escuadrón (el 161, más tarde rebautizado 104 Escuadrón) desde 1965 hasta 1972. Los pilotos españoles no perdieron un solo F-104G en estos siete años, tras más de 17.000 horas de vuelo.
Dimensiones:

  • Longitud: 16,66 m.
  • Envergadura: 6,68 m.
  • Altura: 4,11 m.
  • Diámetro rotor principal:
  • Diámetro rotor cola:
Peso:
  • Vacío: 6.387 kg.
  • Máximo al despegue: 12.250 kg.
Velocidad:
  • Máxima: 2.330 km/h (Mach 2.2 a 11.000 m.)
Autonomía:
  • Distancia: 230 km. como interceptador 1.550 km. como cazabombardero
  • Tiempo:
Motores: 1 general electric j79-ge-11a
Empuje: 4.700 kg. y 7.325 kg. con postcombustión
Techo máximo: 27.000 m.
Reabastecimiento en vuelo: No
Armamento: 1 cañón m-61 vulcan de 20 mm. 2 misíles sídewinder 900 kg. de carga lanzable

Resumen

En esta película salen también otros muchos aviones, como la Bücker Jungmann. Otros en segundo plano y en tierra, como los DC-3, el "Pedro", y los Grumman HU-16 Albatross. Una autentica gozada poder verlos operativos.  Un film muy específico (muy para aerotrastornados) donde se muestra la vida, los amoríos, etc, de los que (como yo) fueron algún día alumnos en alguna academia militar. 

El comienzo de la película con nuestro himno del Ejercito del Aire (el nuevo) todavía lo recordamos todos los que un día servimos allí.

Por cierto, no he podido encontrar una copia de esta película en DVD (...y no está en la red que yo sepa). Si alguien sabe donde se puede conseguir le estaría muy agradecido.

Algunas secuencias de la película 

 
 
 
 
 



pdvd007es.jpg 

pdvd016jb.jpg 
pdvd029b.jpg 

pdvd053.jpg 

pdvd057b.jpg 

pdvd070k.jpg 

pdvd077.jpg 

pdvd085.jpg 

pdvd087v.jpg 

pdvd092h.jpg 

pdvd103y.jpg 

pdvd108.jpg 

pdvd114.jpg 

pdvd128.jpg 

pdvd137x.jpg 

pdvd151.jpg  

pdvd185y.jpg 

pdvd192.jpg 

pdvd205.jpg 

pdvd211i.jpg 


2 comentarios:

  1. Desconocía esto ,no sabía de este film. Las incoherencias del film ( efectos de vuelo) un profesional se da cuenta, pero un espectador no creo.
    Un gran saludo Manolo
    Desde Argentina
    Lu

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Lu! Encantado de tenerte como asidua lectora :)
    Un afectuoso saludo desde Frankfurt :)

    ResponderEliminar