lunes, 30 de noviembre de 2015

La aviación en el cine: El proceso de Billy Mitchell (1955)

El proceso de Billy Mitchell es una película estadounidense del año 1955 dirigida por uno de mis directores favoritos, nada menos que Otto Preminger.  Director de éxitos como "Buenos días tristeza", Exodo", "El Cardenal", "Laura" y "Anatomía de un asesinato" entre muchas otras. Las que aquí cito son mis preferidas y las que considero de lo mejorcito del séptimo arte. 

Otto Preminger perteneció a una generación de directores considerados clásicos en Hollywood. Era uno de esos directores que el público iba a ver, simplemente porque él había dirigido la película, independientemente de los actores que salieran en ella (algo parecido a lo que ocurría con Hitchcock). Hoy en día muy pocos directores podrían presumir de lo mismo.

Otto Preminger me cautivó desde que era un niño. Quizás es la forma que tiene de dirigir a sus actores para que se metan en la piel de los personajes que interpretan lo que más me ha llamado la atención. Se dice que Tom Tyron en "El Cardenal" acabo llorando de desesperación por lo exigente que era Otto con su actuación. Le hizo repetir multitud de escenas llegando incluso a gritarle en varias ocasiones (no en vano Otto era de origen prusiano). Pero de la misma manera que Otto buscaba la perfección en sus actores, tampoco evadía su responsabilidad social. 

Otto es considerado uno de los primeros directores que quebrantaron la censura en los Estados Unidos. En la misma película de "El Cardenal", por poner un ejemplo, se hace referencia a multitud de temas controvertidos (estamos hablando de 1963). El film tocaba temas tan socialmente interesantes desde el punto de vista católico como el matrimonio, la sexualidad, el aborto, el fascismo y la guerra. Pero no solo eso, Otto Preminger nos introdujo en la psique de un alma atormentada en "Bonjour tristesse", rodando los momentos depresivos del icono de la "Nouvelle VagueJean Seberg en Blanco y Negro combinándolos con momentos de color. Nos mostró el lado semita más arrogante de un inolvidable Paul Newman en "Exodo" y todos acabamos enamorándonos del retrato de una mujer hermosa recién fallecida en su drama de cine negro "Laura". Sencillamente impresionante. Para mi gusto uno de los mejores directores de todos los tiempos (junto con Kubrick y Billy Wilder).

La película que hoy comentamos es un trabajo "menor" del director si es que se le puede clasificar así. Al acabar la Primera Guerra Mundial, en pleno nacimiento de la aviación militar, cuando los aviones sólo servían para misiones de reconocimiento, el Brigadier General (General de Brigada -de una estrella-) Billy Mitchell, es plenamente consciente del potencial destructivo y armamentístico de esta nueva arma. Según su acertada visión, el avión militar podría ser empleado como bombardero y como caza de combate. Sus superiores, la mayoría de ellos pertenecientes a un estamento enquilosado y anclados en las tácticas de la Gran guerra, no creen en sus ideas ni en sus pronósticos. Cuando Mitchell inicia su campaña para construir una fuerza aérea armada (el equivalente a lo que es nuestro Ejercito del Aire), los altos mandos le acusan de traidor y le abren un consejo de guerra. Pese a los esfuerzos de la armada para encubrir el proceso judicial, éste se convierte en una auténtica bomba informativa para los medios de comunicación. La incompetencia del ejército se pone de manifiesto frente a las ideas de un solo hombre con una gran visión de futuro.

Datos técnicos


  • Título original: The Court-Martial of Billy Mitchell
  • Nacinalidad: U.S.A.
  • Año: 1955
  • Duración: 01:40:03
  • Sonido Mono (impresiones ópticas) | 4-Track Stereo (RCA Sound Recording) (impresiones magnéticas)
  • Color: WarnerColor
  • Relación de aspecto 2.55: 1 (panorámica)
  • Formato del negativo: 35 mm
  • Proceso cinematográfico: CinemaScope
  • Formato de Cinta Impreso: 35 mm proyectado con lentes anamórficas.


INTÉRPRETES: Gary Cooper, Charles Bickford, Ralph Bellamy, Rod Steiger, Elizabeth Montgomery, Fred Clark.


Crítica

The image includes a logo on a black background. The logo looks like a film reel and changes from left-to-right to an eagle. The logo is multi-colored and below it is the phrase "National Film Registry of the Library of Congress".
Esta película es pura lección de historia norteamericana. Me extraña que aún no la haya catalogado el National Film Preservation Board (NFPB) para formar parte de las películas que es encuentran en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos de América. El NFPB es la junta de expertos encargados de seleccionar anualmente las 25 películas más relevantes atendiendo a criterios culturales, históricos o estéticamente significativos que tengan que ver con los Estados Unidos. Aunque Hollywood se tomó alguna licencia, en general, lo que se narra en la película, es bastante fiel a lo que ocurrió en la realidad. 

William Lendrum Mitchell o Billy Mitchell (Niza, Francia, 29 de diciembre de 1879 - Nueva York (Estados Unidos), 19 de febrero de 1936) fue un aviador estadounidense de origen francés. Se alistó en el ejército y prestó servicio en la Guerra Hispano-Estadounidense. Se convirtió en el máximo comandante aéreo de los Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial, inició los bombardeos en masa y lideró un ataque que incluyó 1500 aeronaves. Extrovertido partidario de una Fuerza Aérea autónoma, vislumbró el reemplazo del acorazado por el avión de bombardeo.

Cuando un aeróstato de la armada se perdió en una tormenta (1925), acusó a los departamentos de guerra y marina estadounidenses de incompetencia; inculpado de insubordinación, fue juzgado en consejo de guerra y suspendido de su deber. Renunció en 1926 pero continuó defendiendo a la fuerza aérea advirtiendo del avance de la aviación extranjera y de los potenciales peligros que estos podrían representar para los Estados Unidos. En 1948 fue póstumamente homenajeado por la nueva Fuerza Aérea de los Estados Unidos con una condecoración especial.

La familia Mitchell en su día no quedó muy contenta con la película, sobre todo por el casting. Gary Cooper era un pedazo de actor en todos los sentidos, incluida su altura. Cooper era lacónico , pero el verdadero Billy Mitchell era más bajo y de temperamento explosivo. La familia pensaba que un actor mucho más apropiado hubiera sido James Cagney. 

Para mi gusto la interpretación de Gary Cooper como Mitchell aun no siendo una de las mejores de su carrera cinematográfica, tiene momentos muy buenos. Gary Cooper había dicho tiempo atrás que no haría más biopics, pero cuando le ofrecieron el papel firmó sin ningún reparo para interpretar a Billy Mitchell. Posiblemente la historia había tocado lo más profundo de Cooper por motivos políticos. Es muy evidente que Mitchell pudo haber sido un héroe para Cooper, el general que acusó al gobierno de descuidar las necesidades militares y que se negó a seguir la corriente de pensamiento imperante en su época, donde ser fiel al "statu quo" reportaba pequeños honores, migajas de grandeza que los amos de turno ofrecían a los "viejos Generales", por servir a la colectividad. Homenaje de lo relativo y circunstancial a lo que es mas absoluto y permanente. Mitchell fue un militar osado al desafiar el orden establecido, pero desde luego, lo que nadie puede negare es que fue hombre integro. Esto encajaba muy bien con el carácter de Gary Cooper.

Una escena del film donde Billy Mitchell charla con la mujer del Teniente Coronel Lansdowne, que no es otra que Elizabeth Montgomery. Si, nuestra entrañable Samatha de la serie de TV Embrujada. Esta fue su primera película.

El verdadero Billy Mitchell en un momento del juicio
Según mi opinión, existen muchos paralelismos entre las dos interpretaciones de Gary Cooper en "El Manantial" dirigida por King Vidor en 1949 y "El proceso de Billy Mitchell" de Preminger en 1955. En la primera, Cooper interpreta al arquitecto inconformista Howard Roark, que es un personaje creado por la filósofa y escritora Ayn Rand, fundadora del llamado objetivismo. Howard Roark es expulsado de su escuela de arquitectura por negarse a cumplir con su convencionalismo. El tema fundamental de "El Manantial" es el individualismo contra el colectivismo, no en la política, sino en el alma de un hombre. Aparte de escenas como la defensa de Roark de los derechos individuales en el tribunal, el film evitó la discusión directa de las cuestiones políticas. Es acerca de un hombre contra el sistema, y no permite que otros asuntos se entrometan. En este sentido las dos películas son muy parecidas. Para mi gusto "El Manantial" es mucho mejor película (...y la novela no digamos), pero para Gary Cooper fue mucho más sencillo interpretar el papel de Mitchell que el de Howard Roark. 

Por lo visto, Cooper no captó en esencia las ideas de la novela sobre el individualismo y ello queda patente en el espectacular discurso final donde el propio Cooper admitió posteriormente que había momentos en los que no estaba muy seguro de los ideales que verdaderamente defendía. Todo lo contrario que lo que ocurre en esta cinta de 1955. Mitchell es más sencillo, menos complicado, está más en línea con lo que Cooper pensaba y es algo que queda patente en la interpretación durante su juicio.

File:B 25 mitchell.jpg
La aparición de Major HH ("Hap") Arnold, interpretado por Robert Brubaker en la película, es significativa, ya que fue él quien autorizaría el famoso ataque aéreo de Doolittle a Tokio (abril de 1942) -famosa peli ya comentada en este blog "30 segundos sobre Tokio"-. El ataque consistió en bombarderos B-25 Mitchell - Este famoso avión fue precisamente nombrado así en honor a Billy Mitchell.

Una escena de "El Manantial" de King Vidor, donde Cooper interpreta al hombre integro encarnado en Howar Roark. En esta peli además saltaron chispas porque la "ebúrnea" Patricia Neal y Gary Cooper se liaron de verdad fuera de la pantalla. Eso es algo que se nota en algunas escenas del film. Una química como pocas veces se ha visto en el cine.
Algunas curiosidades
  • En la película, se degrada a Billy Mitchell al empleo de Coronel y se le traslada a Texas como castigo por desobedecer órdenes durante las pruebas de bombardeo. En realidad a Mitchell se le abroncó por cambiar el tonelaje y las características de las bombas para hundir el barco, pero  lo que de verdad cabreó profundamente a sus superiores fueron sus declaraciones a la prensa sin permiso. Esto ocurrió un par de años después del famoso bombardeo y hundimiento del navío.
  • El general Frank R. McCoy, uno de los jueces del consejo de guerra fue portador del féretro en el funeral de Mitchell en 1935, diez años después del juicio.
  • En agosto de 1946, el Congreso de los Estados Unidos autorizó al presidente Harry Truman otorgar a título póstumo en el nombre del Congreso una medalla de honor a William Mitchell. Sin embargo, esta no fue la famosa Medalla de Honor del Congreso. En su lugar se le concedió una medalla especial, grabada en una de sus caras con una imagen de Mitchell.
  • El General Charles P. Summerall era el presidente del tribunal original hasta que fue rechazado por la defensa de Mitchell antes de que comenzara la declaración final. Summerall más tarde prestó declaración en el estrado como testigo de cargo. En entrevistas con la prensa, Summerall describió a Mitchell como "un militar maravilloso en la guerra y terrible en la paz."
  • Una vez cerrado el caso y Cuando el Coronel Mitchell fue finalmente declarado culpable y condenado, se dirigió al tribunal que lo juzgaba y estrechó la mano de cada uno de los componentes antes de salir de la sala del tribunal.

Un pequeño (gran) error aeronáutico

En las primeras secuencias Mitchell pilota un Grumman JF Duck antes de efectuar las pruebas de bombardeo. En realidad este avión no voló hasta 1936. Lo que se narra en la escena ocurre en  1921.

J2F-5 1942 NAN11-61.jpg
El J2F era un biplano con alas de igual envergadura, un gran flotador central monocasco que también albergaba el tren de aterrizaje retráctil y estructura de aluminio. Tenía flotadores estabilizadores montados sobre pivotes bajo cada ala inferior. Una tripulación de dos o tres iba en cabinas tandem, con el piloto delante y el observador atrás, con espacio para un operador de radio si era necesario, en el fuselaje, había espacio para dos pasajeros o una camilla. El flotador central del Duck estaba fusionado con el fuselaje, haciéndolo casi un hidroavión a pesar de su parecido con un avión equipado con flotadores. Este formato era compartido por el anterior Loening OL-9 , del que Grumman compró los derechos de los diseños del casco, el flotador central y el tren de aterrizaje. Al igual que el F4F Wildcat, su estrecho tren de aterrizaje era accionado mediante una manivela.
Con todo, esta película merece ser visionada si te gusta la historia de la aviación y si eres un fan incondicional (como es mi caso) de Gray Cooper y de Otto Preminger. Una película entretenida con momentos interpretativos brillantes. En mi clasificación personal un 6 de 10.

2 comentarios:

  1. Manolo:
    No creas que he dejado de seguir el blog, pero por "necesidades de programación" no he tenido ocasión de comentar las nuevas entradas, y ahora contesto en ésta, pero con la del Starfighter más arriba, el estímulo es muy grande...

    Sólo un par de cosas a propósito de Mitchell, no tanto desde el punto de vista cinematográfico, respecto del cual muy poco puedo añadir a tus completísimos análisis .Bueno, sí, una curiosidad, al llamarme la atención la "ebúrnea" Patricia Neal, busqué en la Wiki y ví que era la atribulada madre de la imprescindible "The Day the Earth stood Still" aka "Ultimatum a la Tierra" (por cierto ¿el platillo volante cuenta como aerotrastorno?).Pero a lo que iba, que me despisto, sobre el personaje en sí me gustaría añadir algo de picante, en el sentido de que, si bien no se le puede negar estatura histórica, me gustaría polemizar sobre ese gran papel que se le atribuye. Cierto es que abogó por el poder aéreo y sobre el papel de la aviación como arma independiente, y que acertó en parte sobre la vulnerabilidad de la marina de guerra, pero lo cierto es que en las famosas puebas de Hampton Roads hizo algunas trampas, y sobre el papel de la aviación en la guerra futura, era un "doouhetiano" sin matices. La tesis de la aviación concebida como arma única capaz de ganar por sí sola la guerra, en detrimento de las otras armas,incluida la aviación táctica, no quedó demostarda, ni mucho menos, en la Segunda Guerra Mundial (aunque este tema da mucho de sí y creo que volveremos a hablar de él...), y la relevancia del personaje (y la película es una muestra de ello) viene muy condicionada por los avatares de posguerra, con el nacimiento de la USAF como rama independiente y del papel dentro de ella del Strategic Air Command como árbirto defintivo de la politica de defensa, como titular último del arma nuclear. Creo que LeMay y su gente (incluido el gran Jimmy Stewart) hicieron un gran papel propagandístico en favor de su arma, pero me da que hay algo de "hype" en todo ello en la grandeza de la figura de Mitchell.
    Bueno, aquí lo dejo, esperando con impaciencia nuevas entradas (NASARR awaits...).
    Un saludo cordialísimo y hasta muy pronto
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo, muchas gracias una vez más por tus acertados comentarios. Con lo del Starfighter te voy a hacer esperar un poco más hasta la parte III donde hablo del famoso NASARR, la parte II viene dentro de poco y habla sobre la aerodinámica del F-104. No te preocupes que intentaré darte gusto :)

      Con respecto a lo que comentas es cierto que la Patricia fue la "prota" de "Ultimátum a la Tierra" ...y si, creo que los platillos volantes podrían entrar dentro de lo que un aerotrastornado considera volador Jajaja. De hecho tenía pensado desde hace tiempo hacer una entrada hablando del famoso "proyecto Libro Azul" https://es.wikipedia.org/wiki/Proyecto_Libro_Azul del que también se hizo una serie de TV que veía de pequeño y me encantaba.

      Ahora, entrando al trapo. Me gustaría llevarte un poco la contraria, pero es que no puedo. Yo fui militar durante 20 años (...creo que todavía lo sigo siendo hasta la edad de los 65, pero estoy en excedencia voluntaria), si me preguntas por lo que yo hubiera hecho con el famoso Mitchell... que quieres que te diga, yo también me lo hubiera cargado :)

      En el estamento militar se podrá estar equivocado, con ideas arcaicas o todo lo que tu quieras, pero hablar con la prensa sin permiso es una de las cosas que está tan muy penadas como la insubordinación o la falta de respeto aun superior. Creo que había un artículo en las reales Ordenanzas de las Fuerzas Armadas españolas, que definía perfectamente lo que intentó hacer Mitchell cuando hizo las trampas con el bombardeo. En España se llama "Intentar sorprender la buena Fe de un superior" que aunque queda muy pomposo significa que lo has engañado malamente y te han pillado con el carrito del helado :)

      Es cierto que Mitchell era un tipo con agallas, su familia lo describe como muy temperamental (decían que Cagney hubiera dado mejor en el papel), pero creo que se le fue un poco la olla con lo de defender de forma tan vehemente el bombardeo y la aviación como única arma. No le falta razón en decir aquello de que los barcos se paran en cuanto llegan a tierra y que las tropas de tierra se paran cuando llegan al mar, mientras que la aviación vuela por encima de ambos escenarios. es un idea simplista, pero en aquellos años 20 podría haber funcionado. Sin embargo, tal como demostraron lso alemanes con su guerra relámpago unos años más tarde, lo que realmente funciona es la combinación de dos (... o mejor las tres armas). Sin ir más lejos esta es la razón por la cual el US Marines Corp posee aeronave :)

      Por lo tanto creo que estoy bastante de acuerdo con tu opinión... no obstante y por la cosilla de generar debate yo preguntaría ¿Que sentido tiene en el contexto socio-político actual que la marina Española disponga de un arma aérea embarcada tipo Harrier? Recordemos que dentro del tan cacareado concepto de "proyección de la fuerza" Norteamericano nosotros no jugamos la misma liga. Por lo tanto ahí queda mi pregunta: ¿Gasto superfluo o necesidad estratégica?

      Un cordial saludo
      Manolo

      Eliminar