La aviación en el cine: El proceso de Billy Mitchell (1955)

El proceso de Billy Mitchell es una película estadounidense del año 1955 dirigida por uno de mis directores favoritos, nada menos que Otto Preminger.  Director de éxitos como "Buenos días tristeza", Exodo", "El Cardenal", "Laura" y "Anatomía de un asesinato" entre muchas otras. Las que aquí cito son mis preferidas y las que considero de lo mejorcito del séptimo arte. 

Otto Preminger perteneció a una generación de directores considerados clásicos en Hollywood. Era uno de esos directores que el público iba a ver, simplemente porque él había dirigido la película, independientemente de los actores que salieran en ella (algo parecido a lo que ocurría con Hitchcock). Hoy en día muy pocos directores podrían presumir de lo mismo.

Otto Preminger me cautivó desde que era un niño. Quizás es la forma que tiene de dirigir a sus actores para que se metan en la piel de los personajes que interpretan lo que más me ha llamado la atención. Se dice que Tom Tyron en "El Cardenal" acabo llorando de desesperación por lo exigente que era Otto con su actuación. Le hizo repetir multitud de escenas llegando incluso a gritarle en varias ocasiones (no en vano Otto era de origen prusiano). Pero de la misma manera que Otto buscaba la perfección en sus actores, tampoco evadía su responsabilidad social.


Puedes leer más en el libro dedicado a la aviación en el cine:


También se puede pedir en papel aquí:

Comentarios

  1. Manolo:
    No creas que he dejado de seguir el blog, pero por "necesidades de programación" no he tenido ocasión de comentar las nuevas entradas, y ahora contesto en ésta, pero con la del Starfighter más arriba, el estímulo es muy grande...

    Sólo un par de cosas a propósito de Mitchell, no tanto desde el punto de vista cinematográfico, respecto del cual muy poco puedo añadir a tus completísimos análisis .Bueno, sí, una curiosidad, al llamarme la atención la "ebúrnea" Patricia Neal, busqué en la Wiki y ví que era la atribulada madre de la imprescindible "The Day the Earth stood Still" aka "Ultimatum a la Tierra" (por cierto ¿el platillo volante cuenta como aerotrastorno?).Pero a lo que iba, que me despisto, sobre el personaje en sí me gustaría añadir algo de picante, en el sentido de que, si bien no se le puede negar estatura histórica, me gustaría polemizar sobre ese gran papel que se le atribuye. Cierto es que abogó por el poder aéreo y sobre el papel de la aviación como arma independiente, y que acertó en parte sobre la vulnerabilidad de la marina de guerra, pero lo cierto es que en las famosas puebas de Hampton Roads hizo algunas trampas, y sobre el papel de la aviación en la guerra futura, era un "doouhetiano" sin matices. La tesis de la aviación concebida como arma única capaz de ganar por sí sola la guerra, en detrimento de las otras armas,incluida la aviación táctica, no quedó demostarda, ni mucho menos, en la Segunda Guerra Mundial (aunque este tema da mucho de sí y creo que volveremos a hablar de él...), y la relevancia del personaje (y la película es una muestra de ello) viene muy condicionada por los avatares de posguerra, con el nacimiento de la USAF como rama independiente y del papel dentro de ella del Strategic Air Command como árbirto defintivo de la politica de defensa, como titular último del arma nuclear. Creo que LeMay y su gente (incluido el gran Jimmy Stewart) hicieron un gran papel propagandístico en favor de su arma, pero me da que hay algo de "hype" en todo ello en la grandeza de la figura de Mitchell.
    Bueno, aquí lo dejo, esperando con impaciencia nuevas entradas (NASARR awaits...).
    Un saludo cordialísimo y hasta muy pronto
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo, muchas gracias una vez más por tus acertados comentarios. Con lo del Starfighter te voy a hacer esperar un poco más hasta la parte III donde hablo del famoso NASARR, la parte II viene dentro de poco y habla sobre la aerodinámica del F-104. No te preocupes que intentaré darte gusto :)

      Con respecto a lo que comentas es cierto que la Patricia fue la "prota" de "Ultimátum a la Tierra" ...y si, creo que los platillos volantes podrían entrar dentro de lo que un aerotrastornado considera volador Jajaja. De hecho tenía pensado desde hace tiempo hacer una entrada hablando del famoso "proyecto Libro Azul" https://es.wikipedia.org/wiki/Proyecto_Libro_Azul del que también se hizo una serie de TV que veía de pequeño y me encantaba.

      Ahora, entrando al trapo. Me gustaría llevarte un poco la contraria, pero es que no puedo. Yo fui militar durante 20 años (...creo que todavía lo sigo siendo hasta la edad de los 65, pero estoy en excedencia voluntaria), si me preguntas por lo que yo hubiera hecho con el famoso Mitchell... que quieres que te diga, yo también me lo hubiera cargado :)

      En el estamento militar se podrá estar equivocado, con ideas arcaicas o todo lo que tu quieras, pero hablar con la prensa sin permiso es una de las cosas que está tan muy penadas como la insubordinación o la falta de respeto aun superior. Creo que había un artículo en las reales Ordenanzas de las Fuerzas Armadas españolas, que definía perfectamente lo que intentó hacer Mitchell cuando hizo las trampas con el bombardeo. En España se llama "Intentar sorprender la buena Fe de un superior" que aunque queda muy pomposo significa que lo has engañado malamente y te han pillado con el carrito del helado :)

      Es cierto que Mitchell era un tipo con agallas, su familia lo describe como muy temperamental (decían que Cagney hubiera dado mejor en el papel), pero creo que se le fue un poco la olla con lo de defender de forma tan vehemente el bombardeo y la aviación como única arma. No le falta razón en decir aquello de que los barcos se paran en cuanto llegan a tierra y que las tropas de tierra se paran cuando llegan al mar, mientras que la aviación vuela por encima de ambos escenarios. es un idea simplista, pero en aquellos años 20 podría haber funcionado. Sin embargo, tal como demostraron lso alemanes con su guerra relámpago unos años más tarde, lo que realmente funciona es la combinación de dos (... o mejor las tres armas). Sin ir más lejos esta es la razón por la cual el US Marines Corp posee aeronave :)

      Por lo tanto creo que estoy bastante de acuerdo con tu opinión... no obstante y por la cosilla de generar debate yo preguntaría ¿Que sentido tiene en el contexto socio-político actual que la marina Española disponga de un arma aérea embarcada tipo Harrier? Recordemos que dentro del tan cacareado concepto de "proyección de la fuerza" Norteamericano nosotros no jugamos la misma liga. Por lo tanto ahí queda mi pregunta: ¿Gasto superfluo o necesidad estratégica?

      Un cordial saludo
      Manolo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los filtros HEPA y el Coronavirus

El organigrama de una empresa de transporte aéreo