martes, 3 de marzo de 2015

La aviación en el cine: El aviador (2005)

El Aviador es una biografía del polifacético y extravagante multimillonario Howard Hughes, quien fue productor y director de cine durante las décadas de los 30, 40 y 50. Llegó a comprar la productora RKO Radio Pictures y lanzó a la fama a muchas actrices. pero Hughes no solo amaba el cine, también estaba enamorado de la aviación, fue piloto y constructor, muchos de los aeroplanos que llegó a construir batieron récords. La película obtuvo varios premios, entre ellos 5 Oscars, incluyendo mejor actriz secundaria, fotografía y montaje.

Martin Scorsese quiso darle un colorido a la película exactamente igual al que hubiera tenido si se hubiese hecho con material de aquella época. Para ello empleó técnicas digitales, pues los rollos antiguos de Technicolor de aquella época ya no se consiguen. El problema, para mi modo de ver, es que Scorsese se empeñó en ir cambiando las tonalidades del color según se va contando la historia, pues quiso acompañar a los cambios de cada año y el resultado (siempre para mi gusto), imprime a la película un ambiente a veces onírico y artificioso. Al final de la película se nota que el color ha tomado más cuerpo, pero aun así el resultado no fue agradable a la vista cuando la vi por primera vez. Esto quizás hubiese quedado bien si en vez de rodar la película en formato panorámico de 2,35:1 (pantalla grande de toda la vida, vamos), lo hubiese hecho en el formato de aquella época, que era de 1,33:1 (pantalla pequeña como la de la TV), pero no pudo hacerlo, porque la mayoría de las salas cinematográficas modernas solo pueden proyectar formatos de entre 1,85:1 a 2,35:1. (Ver explicación de formatos en este post)

El director no se quedó ahí, hizo muchas más cosas excéntricas. Martin Scorsese llegó a pagar de su bolsillo 500.000 dolares para cubrir gastos del rodaje que no se podían pagar con el presupuesto oficial. Para poner en situación a Cate Blanchett, Scorsese hizo que se tragara las primeras 15 películas que hizo Katharine Hepburn, para que aprendiera a imitarla en todos sus detalles. Cate incluso tuvo que aprender a jugar al tenis, al golf y a tomar duchas frias, algo de lo que era particularmente amiga la Hepburn. Curiosamente Cate lo hizo tan bien que ganó el Oscar por la interpretación de un personaje real y que toda vivía.


Leonardo DiCaprio Se tiró todo un día con con Jane Russell para oir de su propia boca todas las historias y recuerdos del millonario Howard Hughes. Jane se quedó maravillada con DiCaprio y le contó cotilleos que recordaba, entre ellos le dijo a DiCaprio que Hughes era muy cabezota y que al final siempre acababa haciendo lo que él queria.

La película tiene varios errores de continuidad, como casi todas, ademas se ven elementos mas modernos de los que deberian ser en la epoca que se representa. Uno de los errores más graves son los ojos azules de Leonardo, ya que no le pusieron lentillas marrones, que serían los de Hughes. En un momento de la película se habla del F-80, cuando deberia de haberse denominado P-80, etc. Con todo y con eso, El Aviador es una película entretenida y DiCaprio lo hace bien, Cate Blanchett está estupenda como Hepburn y en general la historia se adapta bastante bien a los que ya se conocía del excéntrico  millonario. Lo que no me gustó mucho en las escenas de vuelo es el uso de ciertas maquetas junto con imágenes generadas por ordenador reproduciendo vuelos que no resultaban muy creíbles en cuanto a dinámica, como cuando bate el récord de velocidad y luego se estrella en el campo de maíz. Con todo le doy un 6 (un 7,5 en la IMDB).

No hay comentarios:

Publicar un comentario