jueves, 29 de octubre de 2015

Paco y la operación "Broken Arrow" adaluza

En 1966 ocurrieron muchas cosas en el mundo. Cinematográficamente por ejemplo se estrenaron "El bueno, el feo y el malo" de Sergio Leone, "Persona" de Igmar Bergman o la estupenda Fahrenheit 451 de Truffaut. En lo deportivo mi tocayo Santana triunfaba en Wimblendon (el primer Español que lo conseguía) y se inauguraba el Estadio Vicente Calderón en Madrid. En la canción, Raphael cantaba el famoso "Yo soy aquel" en el festival de Eurovisión (y a mi madre se le quemaron las croquetas por verlo en la TV ...pero eso no fue importante para el mundo). También en 1966 España concede a los alemanes la entrada en el país sin necesidad de pasaporte (..y así empezó la colonización pacífica de Mallorca). Ocurrieron muchas cosas, pero la más importante y que sigue acarreando consecuencias fue el llamado accidente de palomares.

El 17 de enero de 1966, dos aviones del Ejército de EEUU (un bombardero estratégico B-52 cargado con cuatro bombas nucleares y un avión nodriza KC-135 cargado con 110.000 litros de combustible) colisionaron a más de 30.000 pies de altura durante unas maniobras y se desintegraron. Dos de las bombas quedaron intactas, pero las otras, que cayeron cerca del pueblo almeriense de Palomares, esparcieron plutonio de alta radiactividad. El B-52 volvía de la frontera turco-soviética hacia la Base Aérea de Seymour Johnson en Goldsboro, Carolina del Norte, y el KC-135 provenía de la Base Aérea de Morón. La maniobra era de rutina: los B-52 se reaprovisionaban de combustible a la ida, desde la Base Aérea de Zaragoza, y a la vuelta desde Morón.

Debido a un fallo de coordinación en la maniobra de acoplamiento, ambas aeronaves colisionaron, se destruyeron y cayeron. Los cuatro tripulantes del KC-135 resultaron muertos, al igual que tres del B-52. Cuatro tripulantes del bombardero lograron eyectarse, pero el paracaídas de uno de ellos no se abrió. Otro miembro de la tripulación se lanzó a través de una escotilla abierta por una de las eyecciones, al contar el B-52 con sólo seis asientos eyectables.




El B-52 transportaba cuatro bombas H. Se llama bomba H o bomba térmica de fusión o bomba termonuclear a la que utiliza la fusión nuclear en vez de la fisión para la obtención de la energía explosiva. Para iniciar esta fusión y crear la reacción en cadena, es necesario un gran aporte de energía. Dicha energía proviene de un elemento llamado iniciador o primario, que no es otra cosa que una bomba atómica de fisión. Osea que en otras palabras, la bomba H hace detonar una bomba atómica para lograr el proceso de fusión de los elementos que componen la parte "secundaria de la bomba (deuterio, tritio, litio, etc). Esto es lo que yo llamo una bomba ...de las gordas (hay otra de neutrones más bestia todavía). Como curiosidad decir que la bomba H es la que se les tira a los alienígenas de la Guerra de los Mundos de H.G. Wells ...y no les hace ni cosquillas. 

Las bombas que cayeron en España eran del tipo Mark 28 (modelo B28RI) de 1,5 megatones cada una. Tenían 1,5 metros de largo por 0,5 metros de ancho y un peso de 800 kg cada una. Dos de ellas quedaron intactas, una en tierra (cerca de la desembocadura del río Almanzora) y la otra en el mar. Las que cayeron sin paracaídas, en el golpe violento con el suelo, se rompieron en pedazos sin detonar. Las tres que cayeron en tierra fueron localizadas en cuestión de horas; el problema era recuperar la que había caído en el mar. La bomba perdida en el agua podía seguir intacta y surgió la idea de que podría ser recuperada por algún país "enemigo" (léase la Unión Soviética). La Armada de los Estados Unidos desplegó un gran dispositivo aeronaval que incluía 34 buques, 4 minisubmarinos  y otros sumergibles, hombres rana, dispositivos sonar, etc, etc. Con un despliegue a lo grande, como es usual con los norteamericanos, se comenzó a rastrear la posición de esta bomba. pero la bomba no aparecía. 

¿Dónde estaba Paco?

Paco Simó Orts se sorprendió esa mañana cuando escuchó en el cielo un gran estruendo. El pescador se encontraba faenando cerca de la costa de Palomares (Almería) en el momento del accidente. Simó fue quien les dio las claves a la Marina Norteamericana para encontrar la bomba perdida. 80 días después del accidente y gracias a Paco, el submarino Alvin recuperaba la bomba perdida. Desde entonces, en su pueblo natal -Águilas- a nuestro protagonista se le conoce como Paco el de la bomba.


La B28RI recuperada a 870 metros en la cubierta del USS Petrel. No, este barco no pertenece a la flota del municipio Alicantino del mismo nombre.
Este accidente supuso una de las mayores tragedias ambientales en la historia de España. Las dos bombas que cayeron en tierra y se rompieron, esparcieron material nuclear altamente contaminante. Estados Unidos se comprometió en su día a retirar la arena contaminada (25.000 metros cuadrados de suelo), de la que se calcula que el 15% estaba radiada con plutonio. Sin embargo, cuando se van a cumplir los 50 años de este incidente, la zona sigue aún contaminada.


Contenedores de tierra contaminada listos para ser trasladados a los EEUU.

Casi medio siglo después del accidente, el lunes 19 de octubre se firmó en "una declaración de intenciones" un "Programa de Remediación del entorno de Palomares". Este acuerdo fue rubricado por el ministro de Exteriores, García-Margallo, y el secretario de Estado de EEUU, John Kerry.


El baño de Fraga y las protestas

No hubo una evacuación masiva de la zona, solo se desalojaron las casas que estaban en el lugar del impacto. Había que controlar la repercusión mediática. Y para demostrar que no existía peligro, el ministro de Turismo, Manuel Fraga Iribarne, y el embajador de EE.UU, Biddle Duke, se dieron una baño en la playa de Palomares. Días antes, el diplomático estadounidense lo hacía en la de Mojácar, a 15 kilómetros de la zona afectada. La respuesta institucional, además del baño, fue la construcción del Parador Nacional de Mojácar, y la promesa de indemnizaciones a los afectados. Pero también se sometió a la población a controles de orina y de sangre, por lo que los vecinos empezaron a darse cuenta de que el accidente tenía más implicaciones de las que en un momento se contaban.

Palomares es el accidente Broken Arrow (pérdida total de armas nucleares) más grave de la historia, que se conozca. Ya en 1961 había ocurrido otro Broken Arrow en Carolina del Norte, en este caso con dos bombas de uranio.

El grado de contaminación de Palomares es objeto de controversia desde el primer momento en el que se produjo el accidente. El 8 de marzo de 1966, Manuel Fraga Iribarne, entonces ministro de Información y Turismo, trató de desmentir las informaciones sobre radiactividad en la zona con un baño en las playas de Palomares. En el chapuzón también participó el embajador de EEUU en España, Angier Biddle Duke.

Después del incidente se celebraron en Madrid manifestaciones violentas frente a la embajada estadounidense exigiendo la retirada de todas las bases Militares norteamericanas en suelo Español. Así que esto no era algo nuevo con la llegada de la democracia (como mucha gente cree). de hecho encabezando una de estas manifestaciones se encontraba Isabel Álvarez de Toledo. En efecto, medio centenar de agricultores se manifestó en Madrid en 1967 exigiendo compensaciones por la contaminación del terreno. La aristócrata Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, que marchaba a la cabeza de la comitiva, fue detenida por la Guardia Civil y condenada a un año de prisión y el pago de 10.000 pesetas, acusada de manifestación ilegal. Finalmente, pasaría ocho meses en la cárcel de Alcalá de Henares, quedando libre tras la amnistía de 1969.

Palomares en el cine

En la película Hombres de honor (de George Tillman Jr.) el actor Cuba Gooding Jr. interpreta a uno de los buceadores que participaron en el rescate de la bomba perdida en el mar (Carl Brashear) . Se muestra algo del dispositivo naval desplegado y el nerviosismo de los militares estadounidenses al declararse el código Broken arrow; sin embargo no se menciona la contribución de Paco el de la bomba.

En 2007, la productora almeriense Pitaco Producciones realiza un documental de título "Operación Flecha Rota" con material audiovisual desclasificado en los últimos años. En él, se analiza el accidente y sus consecuencias, se entrevista por primera vez al piloto que estaba a los mandos del B-52 siniestrado, se recrea en 3D el accidente en base al informe oficial de la USAF y se culmina el trabajo epidemiológico del Dr Martínez Pinilla. La dirección y el guion corre a cargo de José Herrera con la producción de Antonio Sánchez Picón.

Teorías conspiranoicas

Se dice que el gobierno de los estados Unidos ha ocultado parte de la verdad y que en el accidente había una quinta bomba de la que jamás se dijo nada a los gobiernos de la democracia Española. 

File:Palomares Bomb Casings.jpg
Aquí se muestran las dos bombas en el National Museum of Nuclear Science and History de Albuquerque, NM ...por si alguien se encuentra la quinta para que sepa como son. 

8 comentarios:

  1. Según tu comentario y la prensa se ha firmado un acuerdo de descontaminacion. Sin embargo se ve en la foto antigua los residuos ya almacenados en contenedores. 25.000 m2 no es un área muy importante, apenas un cuadrado de de algo menos de 150 de lado. ¿Cual es la razón de que no se haya hecho antes? ¿Que son los contenedores de la foto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Álvaro, muchas gracias por tu comentario. No soy un experto en el tema, pero fíjate lo que dice el acuerdo:
      En los meses siguientes al accidente de 1966, el Departamento de Defensa estadounidense, cooperando plenamente con las autoridades españolas, restauró muchas de las zonas afectadas. Posteriormente, mediante el Acuerdo HallOtero de 25 de febrero de 1966, España y los Estados Unidos convinieron en llevar a cabo una serie de estudios de la zona en colaboración.
      Reconociendo los esfuerzos realizados por los Participantes inmediatamente después del accidente para salvaguardar la zona, retirar las tierras contaminadas y descontaminar el terreno para garantizar el mantenimiento de la salud y la seguridad pública, los Participantes (USA-España) continuaron colaborando en años sucesivos en la vigilancia y análisis de los niveles de contaminación del lugar del accidente de Palomares. Esta cooperación, iniciada conforme al Acuerdo Hall-Otero, se mantuvo al amparo del Acuerdo de Cooperación de 1997 entre el Ministerio de Industria y Energía del Reino de España y el Departamento de Energía de los Estados Unidos de América sobre cooperación en la investigación de estudios radiológicos (Acuerdo de Cooperación), firmado en el marco del Convenio de Cooperación Científica y Tecnológica entre el Reino de España y el Gobierno de los Estados Unidos de América, de 10 de junio de 1994 (Convenio Global), que se mantiene vigente.
      II. Cooperación mantenida hasta la fecha
      En los últimos años, y en especial desde 2010, los Participantes han colaborado en los siguientes ámbitos en relación con el entorno de Palomares, derivados del Acuerdo de Cooperación y del Acuerdo Global:
      1. Preparación y evaluación de planes, estudios y análisis ambiental de las zonas contaminadas del entorno de Palomares.
      2. Vigilancia y toma de muestras del entorno y gestión de datos para facilitar y contribuir a los ulteriores trabajos para planificar la restauración.
      3. Conversaciones sobre las zonas de rehabilitación, niveles correspondientes de descontaminación y volúmenes de residuos resultantes, alcanzando conclusiones técnicas satisfactorias para ambas partes.
      4. Conversaciones sobre el tratamiento de residuos, su embalaje y manipulación, y necesidades de almacenamiento en el entorno, así como infraestructura de apoyo a las actividades de restauración.
      5. Conversaciones sobre necesidades y opciones de transporte, relacionadas con la excavación de las tierras contaminadas en el entorno de Palomares, y el transporte de las mismas a los Estados Unidos; y
      6. Análisis de los criterios de caracterización y certificación de residuos para el posible depósito de las tierras contaminadas en una instalación situada en los Estados Unidos.

      Eliminar
  2. III. Cooperación prevista
    Considerando que el Reino de España, a fin de salvaguardar el bienestar de los ciudadanos y el potencial de desarrollo económico de la zona de Palomares, desea una mayor rehabilitación del entorno de Palomares, y que los Estados Unidos desean prestar la asistencia necesaria para lograr este objetivo, y dada la exhaustiva evaluación de las características del entorno y las opciones de rehabilitación complementaria del mismo, más amplias que las realizadas inicialmente, los Participantes, tras completar los trámites internos respectivos, tienen previsto negociar un acuerdo vinculante para establecer un esfuerzo cooperativo con objeto de realizar una rehabilitación complementaria del entorno de Palomares, y conviniendo el depósito de las tierras contaminadas en un emplazamiento adecuado en los Estados Unidos. Los Participantes tienen previsto basar dicho acuerdo en los siguientes parámetros, sujetos al resultado de la negociación entre ambos:
    1. Abordar las funciones y responsabilidades respectivas de los Participantes, así como las condiciones técnicas, financieras y jurídicas para la ejecución de las actividades de rehabilitación, conocidas como proyecto de rehabilitación complementaria. Las actividades de rehabilitación finalizarán mediante mutuo acuerdo de los Participantes.
    2. Ejecutar el proyecto de rehabilitación complementaria basándose en los siguientes niveles de descontaminación de Americio (241Am) en las zonas contaminadas del entorno de Palomares (véanse los Anexos I y II: Mapas de Palomares):
    1 Bq/g para las Zonas 2, 2-bis, 3, y los puntos adyacentes a la Zona 2
    4 Bq/g para la Zona 6
    3. Asignar la responsabilidad financiera y de gestión para la ejecución del proyecto de restauración suplementario mediante mutuo acuerdo, basándose en las funciones y responsabilidades de los Participantes determinadas en el acuerdo;
    4. Disponer la cooperación y coordinación de la gestión y supervisión del proyecto de rehabilitación complementaria, basándose en las funciones y responsabilidades de los Participantes determinadas en el acuerdo; y
    5. Considerar la creación de una Comisión Mixta de Supervisión, formada por representantes del Reino de España y de los Estados Unidos de América, que se reunirán cuando sea necesario, de mutuo acuerdo, para coordinar los trabajos de rehabilitación.

    ResponderEliminar
  3. IV. Consideraciones generales
    1. Las actividades de cooperación previstas en la presente Declaración de Intenciones, incluidos los preparativos para negociar un acuerdo, deberán comenzar inmediatamente después de la firma de los Participantes.
    2. Cada Participante deberá llevar a cabo las actividades previstas en la presente Declaración de Intenciones de conformidad con sus leyes y reglamentos aplicables y con los instrumentos internacionales de que sea parte. Los Participantes tienen la intención de trabajar para la conclusión, tan pronto como sea posible, de un acuerdo.
    3. Las actividades de cooperación previstas en la presente Declaración de Intenciones estarán sujetas a la disponibilidad de fondos, personal y otros recursos de los Participantes.
    4. La presente Declaración de Intenciones reconoce la voluntad de los Participantes de cooperar para llevar a cabo una rehabilitación complementaria del entorno de Palomares, pero no supone la creación de obligación jurídicamente vinculante alguna entre los Participantes.
    5. La presente Declaración de Intenciones podrá someterse a revisión en cualquier momento por escrito por consentimiento mutuo de ambos Participantes.
    6. Los Participantes podrán interrumpir en cualquier momento las actividades previstas en la presente Declaración de Intenciones. El Participante que decida interrumpir su participación en dichas actividades deberá comunicarlo de antemano por escrito a la mayor brevedad al otro Participante.
    7. Cualquier decisión de los Participantes de adoptar un acuerdo para ejecutar el proyecto de rehabilitación complementaria dependería del cumplimiento de todos los requisitos aplicables previstos en las leyes y reglamentos de España y los Estados Unidos, y de la solución por parte de los Participantes de cualesquiera cuestiones técnicas, financieras y jurídicas que se suscitaran durante las negociaciones del mencionado proyecto.
    Firmado en dos originales, en Madrid, el 19 de octubre de 2015, en los idiomas inglés y español.
    Por el Reino de España: Por los Estados Unidos de América

    ResponderEliminar
  4. -------------------
    De lo que deduzco que la contaminación fue mucho más importante de lo que se evaluó en su día. La contaminación aparente fue la que se metió en esos contenedores, que son los que se llevaron a los EEUU. Evidentemente los rastros que ha dejado el Americio necesitan ser de alguna manera descontaminados, pero el problema es que 50 años no son nada para los restos radiactivos. Sigue existiendo una zona vallada que está restringida al público, pero es evidente que el aire esparció contaminación radiactiva más allá de esos límites. En mi opinión no se evaluó correctamente el impacto inicial y como consecuencia la zona sigue (y seguirá por mucho tiempo) contaminada.

    La tierra de Palomares al igual que los restos de las centrales nucleares son residuos que nadie sabe muy bien que hacer con ellos. La cantidad que se llevaron a los EEUU envasada en esos contenedores especiales no es toda la tierra... Es una parte mínima. Se decidió paliar la cosa limitando el acceso, porque pienso que la cantidad de bidones que podrían salir de allí no habría donde meterlos.

    Lo dicho un auténtico desastre nuclear en toda regla.

    Un cordial saludo
    Manolo

    ResponderEliminar
  5. Hola soy de Brasil
    Usted sabe informar a las películas que se han realizado hasta 1980 sobre el accidente en Palomares?
    Um cordial saludo
    Elias Mora - de Brasil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elías, Hollywood trató el tema a su manera en "Men of Honor" (2000). Ha habido otros proyectos como el del director Ron Howard que tenía por título "Raim in Spain" y otra comedia de la Miramax que no llegaron a producirse. Precisamente el año pasado se proyectó en Río do Janeiro el largometraje documental "Operación Flecha Rota" dentro del festival Uranium Film Festival.
      Salud.

      Eliminar
  6. Hola Elias, muchas gracias por tu comentario. Yo no conozco ninguna película que hable del tema excepto lo que comento en el post.

    Un cordial saludo y muchas gracias por leerme desde Brasil :)
    Manolo

    ResponderEliminar