viernes, 23 de octubre de 2015

La aviación en el cine: Los amantes pasajeros (2013)

Ojo, no leas la crítica si eres fan Almodovar, porque le doy bien en esta peli :)


Los amantes pasajeros es una película española de 2013 escrita y dirigida por el afamado director español Pedro Almodóvar. Esta película hace la número 19 en su carrera como cineasta. La película se estrenó el 8 de marzo de 2013, y lo hizo simultáneamente en Madrid y en Calzada de Calatrava, localidad natal del director. Con esta película Almodovar pretende regresar al genero de la comedia que tan buen resultado le dio en los años 80 con películas como: Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (1980), ¿Qué he hecho yo para merecer esto? (1984) o Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988).

Tanto el cartel como el diseño gráfico fue realizado por Javier Mariscal. El vestuario que lucen los "azafatos" y pilotos en la película fue diseñado por David Delfín. Algunas escenas de la película se rodaron en el Aeropuerto de Ciudad Real.


Sinopsis

En un vuelo a México DF de un Airbus A340 de la compañía (ficticia) Península, surge un problema grave, en el que los pasajeros, al verse al borde de la muerte, poco a poco irán sacando sus secretos más íntimos. Algunos de los pasajeros son un particular trío de azafatos, Fajas (Carlos Areces), Joserra (Javier Cámara) y Ulloa (Raúl Arévalo); una vidente llamada Bruna (Lola Dueñas), el copiloto del avión Benito Morón (Hugo Silva); el comandante del avión Álex Acero (Antonio de la Torre), un feliz padre de familia, con un novio alcohólico; el señor Más (José Luis Torrijo), un empresario corrupto que está huyendo de España; Infante (José María Yazpik), un hombre del que se sabe poco, solo que está leyendo el libro 2666; Norma Boss (Cecilia Roth), la mujer hecha error; Ricardo Galán (Guillermo Toledo), un actor fracasado; dos novios que van a Cancún de luna de miel (Miguel Ángel Silvestre y Laya Martí).

Otros personajes de la película son Ruth (Blanca Suárez); Alba (Paz Vega); León (Antonio Banderas), operario que comete un fallo que pondrá en juego la vida de los pasajeros; Jessica (Penélope Cruz), la encargada de transportar las maletas; la portera del edificio donde vive Alba (Carmen Machi).

Apartado técnico

Titulada en inglés I'm so excited!
Duración 1 h 30 min (90 min)
Sonido Dolby Digital
Color
Relación de aspecto 1.85: 1
Formato Cine Impreso: D-Cinema

El cine digital (o D-Cinema) es un formato estándar de proyección de cine totalmente digitalizado para proyecciones comerciales. La norma D-Cinema ha sido creada por el consorcio Digital Cinema Initiatives, LLC (DCI), cuyos miembros son los principales estudios de Hollywood - Walt Disney Pictures, Fox Broadcasting Company, Paramount Pictures, Sony Pictures Entertainment Universal Studios y Warner Bros. Studios. El consorcio DCI emitió un documento detallado sobre el estándar D-Cinema, que lleva por nombre Digital Cinema System Specifications (especificaciones del sistema de cine digital).


Esta cámara puede filmar en HD, 2K, 4K UHD

La película se rodó con una cámara digital en formato parecido a la pantalla normal de televisión (16:9). Si se hace la división se ve que 16/9= 1,78, mientras que la cámara Arri puede filmar con su sensor en formato (4:3) 4/3 = 1,33 pero en post puede ser transformado en un  1.85:1

Critica

Después de hacer la escabrosa e inquietante "La piel que habito" y la más que correcta "Los abrazos rotos", Almodovar acude una vez más a la fórmula de la comedia pero esta vez no le sale bien. El manchego trata de hacer una comedia sofísticada, pero lamentablemente se queda en una comedia absurda de muy bajo nivel con algunos tintes de comedia negra. El producto final es un bodrio infumable lleno de groserías, indecencias y mal gusto. Humor facilón y obsceno. Almodovar trata de mezclar crítica social con comedia. La película está llena de referencias a la mala gestión, a la corrupción y al desgobierno de los políticos de ideología contraria. Todos conocemos lo que ocurre en nuestro país, no somos tontos, ...la crítica es simplista y burda. Ni España es la Alemania nazi ni Pedro Almodovar es (ni será) un Charles Chaplin con su "Gran dictador" o un Ernst Lubitsch con su "Ser o no ser"

Es curioso ver que cuanta más libertad de expresión hay en un país o en un contexto, más soez, simplón y con falta de ingenio es el tono de la crítica. No señor Almodovar, sintiéndolo mucho tengo que decirle que no es buena su película, precisamente porque usted disfruta de una libertad de expresión que debería de valer para hacer algo con más ingenio. Es muy fácil decir eso de ¡Me cago en Reagan! como en el famoso chiste de los años 80 en plena Guerra Fría. 

Un hombre de negocios norteamericano llega a Moscú y toma un taxi para ir al hotel. En el camino alardea delante del chófer de que en Norteamérica tienen libertad de expresión, no como en la URSS. 
¡Vea usted! le dice al taxista. Yo puedo decir "Me cago en Reagan" en mi país y no me pasa nada. 
A lo que el taxista mirando con desgana por el retrovisor, contesta con fuerte acento ruso: Aquí nosssotrrrros tenerrrr misma liberrrtad de expresssion que ustedes. También poderrrr decirrr "Me cago en Reagan" ...y no pasarrrr nada.

Algunos ejemplos de ironía fina y críticas al gobierno

Todo elmundo probablemente recuerda la famosa anécdota atribuida a Francisco de Quevedo. Quevedo era muy conocido por su inteligencia y su audacia. En aquella época sus rivales más hábiles en el manejo de la sátira le retaron a llamar coja a la reina, que a la sazón era persona de muy malas pulgas, sobre todo si la cosa tenía que ver con su defecto físico. El inefable Quevedo espoleado por la idea de utilizar su gran ingenio acudió a la recepción con dos ramos de flores para la reina, los colocó a ambos lados de su majestad y le dijo aquello tan famoso de "entre el clavel y la rosa su majestad escoja". La reina no supo si agradecer el obsequio o mandar encarcelar a Quevedo.

También recuerdo de pequeño (en tiempos de la dictadura de Franco), haber visto a mi padre leer "La Codorniz". Una revista muy mal vista por el régimen. Alguna vez cayó en mis manos la famosa revista satírica, que ella misma se definía como "la revista más audaz para el lector más inteligente". Una de las sutilezas que más me llamaron la atención fue aquel parte meteorológico que tantos problemas le dio a su director, el brillante Álvaro de la Iglesia. Se decía: "Reina en toda España un fresco general procedente del noroeste..." Los censores del régimen molestos por las claras alusiones al caudillo, que era del Ferrol, cerraron la edición durante algún tiempo. En cuanto se autorizó de nuevo la publicación lo primero que hicieron los hábiles humoristas es plantear un acertijo:


Solución: ¡Frasco, frasco, frasco, arriba es piña!

Se les volvió a cerrar la edición otra vez por la chulería mostrada, pero no contentos con ello, cuando se les autorizó a reabrir publicaron aquella famosa regla de tres: almohadín es a almohadón como cojín es a X ...y me importa tres X que nos cierren la edición. Se la volvieron a cerrar.

Como decimos al principio, en esta ocasión Almodovar utiliza el ambiente aeronáutico como burda excusa para situar su particular visión de lo que son las relaciones sociales Españolas... craso error. En los años 80 España era muy distinta, acababamos de salir de un atransición y nos abríamos a Europa. Se iniciaba un periodo de libertad y la mentalidad del Español medio buscaba entretenerse con comedias escabrosas de dudoso gusto, pero que en el fondo retrataban bien la sociedad de los bajos fondos.

Ni que decir tienen que para mi gusto Almodovar está sobrevalorado y cuando se habla mal de él parece que la gente te toma por retrógrado o inculto (cuando no por "facha"). Nada más lejos de la realidad. A Almodovar hay que reconocerle las cosas que ha hecho bien (tiene algunas buenas películas), pero hay que ser crítico con los auténticos bodrios y este es uno de los más grandes. Con esta película Almodovar ridiculiza la profesión (no solo a los asistentes de vuelo, también a pilotos y mecánicos de mantenimiento) con un humor procaz y sin sentido, que acaba aburriendo hasta al acomodador. No voy a hablar de las subvenciones para el cine español que ha recibido Almodovar porque sería como quedar con un amigo para tomar café y que se esté quejando constantemente de lo bajo que es su sueldo. 

La película es un autentico fiasco, no solo para los aficionados a la aviación, sino también  para los apasionados del cine en general. Parece más una tomadura de pelo al espectador que cualquier otra cosa. La sensación que te deja esta película cuando ves lo que recibes y lo comparas con lo que te cobran por la entrada, (aunque sea el día del espectador), es como si vas a un restaurante oriental, te clavan por una comida muy mala... y luego cuando sales ves esto:

 

Pero no soy yo solo el que vapulea  esta película. La crítica mundial especializada en general ha sido muy desfavorable. Por ejemplo, el popular sitio web "Rotten Tomatoes" ha calificado a la película con un promedio total de 47% de votos positivos o un 4,7 sobre 10. Michael O'Sullivan del Washington Post escribe. "Despite its plentiful and playful sexuality, this dose of Spanish fly is anything but exciting" y le dá un 13 sobre 100. Yo le doy un 3 y va que chuta.

En resumen: Una peli para los incondicionales de Almodovar. ¡Pedro, porfa, vuelve a hacer cosas buenas como "Los abrazos rotos" o "Volver" o "Hable con ella"... porfa-please!

No hay comentarios:

Publicar un comentario