Secretos del FBW: el vals de los alerones

La introducción del sistema FBW trajo consigo multitud de ventajas. La sencillez en el diseño, la reducción de peso, la precisión en el vuelo, etc, etc. Una de las características más significativas de los sistemas FBW es que utilizan sensores muy sofisticados para informar a los ordenadores centrales sobre la situación del avión. Con esta retroalimentación, el ordenador puede elaborar cálculos que son empleados para aumentar la eficiencia del vuelo y también su confort. Uno de estos cálculos se utiliza para producir el conocido “gust aleviation” o amortiguación de turbulencias. No todos los aviones FBW disponen de esta función, el ejemplo típico de avión con gust aleviation es AIRBUS.

El gust aleviation se lleva a cabo por los alerones y en algunos aviones también intervienen los spoilers. Cuando una ráfaga de aire turbulento intenta mover el avión en el eje longitudinal, los sensores (acelerómetros y giróscopos) detectan este input que no ha sido generado por el ordenador del avión para el vuelo, sino que es ajeno a él. En ese momento se manda una señal a los alerones para que estos se desplacen de forma y manera que se pueda contrarrestar la turbulencia creando o reduciendo la sustentación según convenga. El resultado es una amortiguación que incrementa el confort de vuelo y evitan tensiones en la estructura de las alas y fuselaje.

En el vídeo del A380 despegando podemos deleitarnos y apreciar toda la belleza del conocido como "valse des ailerons". Sobre todo, después del despegue, donde se puede ver como los alerones se dividen en secciones y cada parte inicia su particular danza.



Comentarios

Entradas populares de este blog

El organigrama de una empresa de transporte aéreo

El sistema EFIS (Electronic Flight Instrument system)