I want to believe: el planeta Clarión

Dorothy Martin fue la lideresa de una secta apocalíptica llamada "The Seekers", que a mediados de los 50 en los Estados Unidos, proclamaba el fin del mundo. A través de la escritura automática Dorothy decía estar en contacto con los seres del planeta "Clarión". En realidad Clarión es el nombre de un planeta inventado, muy popular entre charlatanes e iluminados. Este planeta, como algún otro planeta ficticio se supone que está habitado por seres extraterrestres con apariencia humana.

El grupo de creyentes, verdaderos seguidores convencidos de la realidad de tal afirmación, había tomado fuertes medidas para indicar su grado de compromiso con la creencia. La mayoría renunciaron a sus puestos de trabajo, universidad, incluso abandonaron a sus cónyuges, y habían regalado su dinero y posesiones para prepararse para su partida en un platillo volador que los rescataría del la hecatombe. La lideresa afirmó haber recibido el claro mensaje (la revelación) de que el mundo terminaría en una gran inundación en la madrugada del 21 de diciembre de 1954.

Según Dorothy, los seres del planeta Clarion llevaban meses comunicándose con ella para asegurar sin la menor duda de que en la medianoche de ese día concreto se producirá el fin del mundo a base del desbordamiento de los océanos. Solo la comunidad con sus acólitos, aquellos que han cortado en las últimas semanas sus vínculos laborales y afectivos con su entorno como preparación para este trascendente momento, podrán salvarse. Descenderá del cielo un platillo volante y Sananda (el Jesús de esta civilización superior) los llevará con ellos.

Esto, ahora en pleno siglo XXI, nos puede parecer hilarante, pero hay que recordar que a mediados de los 50 había gran temor a los OVNIS en los Estados Unidos. En aquella época se hicieron diferentes investigaciones, algunas muy serias llevadas a cabo por la USAF en su famoso proyecto Libro Azul. Existe un libro muy interesante (Shoot Them Down! The Flying Saucer Air Wars of 1952) que narra precisamente supuestos contactos entre aviones norteamericanos y platillos volantes.

Pero volvamos con nuestros iluminados. El día señalado, la secta subió a lo alto del monte donde deberían de aterrizar las naves del planeta Clarión para recogerlos. Al ver que pasaban las horas y ya de madrugada, la gente comenzó a ponerse nerviosa. Algunos de los seguidores empezaron a dudar de la veracidad de la predicción y empezaron a abandonar el monte. Después de un tiempo, unos pocos "despertaron" muy indignados dándose cuenta de la monumental tomadura de pelo. Estos pocos abandonaron el grupo y denunciaron a su sacerdotisa. 

Curiosamente y aunque pueda parecer inverosímil, muchos otros adeptos acabaron por reafirmarse en sus creencias. La sacerdotisa Dorothy Martin dijo haber recibido una nueva comunicación de los habitantes del planeta Clarion: ¡gracias a ella y su grupo, a “la fuerza del Bien y la luz” que su unión ha provocado esta noche, el mundo se ha salvado! 

Este curioso hecho fue estudiado por un gran psicólogo llamado León Festinger. El famoso psicólogo elaboró un trabajo llamado "When Prophecy Fails: A Social and Psychological Study of a Modern Group That Predicted the Destruction of the World(1956)". En este estudio llevado a cabo por Festinger y para proteger su privacidad, la sacerdotisa recibió el alias de "Marian Keech" y su grupo en vez de estar en Chicago fue trasladado a Michigan. 

Con este estudio, Festinger dio a conocer posteriormente su teoría de la "disonancia cognitiva", que viene a ser un comportamiento a veces inconsciente de negar la evidencia y tratar de justificar por todos los medios nuestras creencias. Tratar de justificar las cosas, aunque sea de forma casi irracional, reduce la disonancia. Es algo que se da muy a menudo y de lo que normalmente no somos conscientes. Festinguer indicó en su estudio que la disonancia cognitiva es más habitual cuando se invierte mucho esfuerzo, dinero o sacrificio en algo. El ejemplo típico es el de aquella persona que después de grandes sacrificios y esfuerzo económico acaba pidiendo un préstamo bancario para hipotecarse en una vivienda. 

Si después de un tiempo le hacemos una visita y hacemos algún comentario, como por ejemplo "parece que se escucha mucho a los vecinos", esta persona seguramente tenderá a minimizar este hecho (a pesar de que sea evidente) y realzar otras muchas virtudes, como por ejemplo, que eligió precisamente esa casa por su situación o su perfecta orientación. A nadie le gusta admitir que ha hecho el ridículo más espantoso en algo tan costoso. Un gran tanto por ciento de los que dicen haber visto OVNIS, o haber sido abducidos es básicamente el mismo caso.

La verdad es que a Dorothy Martin no le fue tan mal. Tras el estrepitoso fracaso de su predicción, Dorothy fue amenazada con un internamiento en algún centro de salud y prefirió  irse de Chicago. Tiempo después, en 1965, fundó la Asociación Sananda y Sanat Kumara. Bajo el nombre de Hermana Thedra, la mujer continuó practicando la canalización y participando en grupos de contactados. Dorothy falleció en 1992 a la edad de 92 años.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La aviación en el cine: pelis de azafatas

El RADAR meteorológico en los aviones

Mi motor crítico...