La eyección del oso Yogui


"Yogi" fue eyetado tal día como hoy en 1962 cuando volaba a 35,000 pies de altura y 1.400 Km/h (en régimen supersónico). El protagonista de esta prueba fue un oso negro de 2 años al que se llamó "Yogui". Fue eyectado de un Convair B-58 de la Fuerza Aérea de los EE. UU. durante las pruebas de la cápsula de escape del Hustler. "Yogi" sobrevivió a la prueba y aterrizó ileso 7 minutos, 49 segundos después. A pesar de que el oso no murió en la prueba, "Yogi" fue luego sacrificado, para que los médicos pudieran examinar los órganos internos en busca de signos de daño.

Aunque la Fuerza Aérea celebra la prueba realizada en 1962 como la primera expulsión de una criatura viviente de un avión supersónico, la primera criatura viva que se eyectó desde un avión supersónico en realidad fue George F. Smith, un piloto de pruebas. Smith se eyectó a Mach 1.05 desde un F-100 Super Sabre en Laguna Beach, California, el 26 de febrero de 1955 después de experimentar una fallo en el control de vuelo. Pasó 5 días en coma y finalmente se recuperó a pesar de varias lesiones.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El RADAR meteorológico en los aviones

La aviación en el cine: pelis de azafatas

Mi motor crítico...