¡El hombre conquistará el espacio pronto!

La imaginación al poder. "¡El hombre conquistará el espacio pronto!" Este era el título de una famosa serie de artículos de la conocida revista Collier, que en 1950 detallaban los planes de Wernher von Braun (ver también: libro) para vuelos tripulados al espacio. Editado por Cornelius Ryan, los artículos fueron escritos por "notables cerebros" del espacio de la época como Willy Ley, Fred Lawrence Whipple, el Dr. Joseph Kaplan, el Dr. Heinz Haber y von Braun. Los artículos contaban con ilustradores de renombre que dieron una visión artística (basada en hechos científicos de la época) con espectaculares pinturas y dibujos de Chesley Bonestell, Fred Freeman y Rolf Klep, por aquel entonces algunos de los mejores ilustradores de revistas de la época. Debajo se puede ver el "optimista" programa con los tiempos que entonces se preveían para cada hito de la humanidad. Nada menos que colonias lunares en los 70, quizás por el hecho de que en cuando llegamos a los 70 eso no se produjo, los sagaces productores británicos de TV pusieron 1999 como una fecha más acorde (de ahí vino la famosa serie Espacio 1999), pero ni por esas. 


La serie de artículos que inspiraron este mapa fue una famosa triología de episodios de TV producida por Disney: "Man in Space", "Man and the Moon" y "Mars and Beyond". La serie se amplió con tres libros: Across the Space Frontier (1952), Conquest of the Moon (1953) y The Exploration of Mars (1956). En ellos se dieron a conocer algunas ideas para la construcción de las naves espaciales que sirvieron luego para proyectos reales. Los científicos inspiraron a los artistas y estos a su vez retroalimentaron a los científicos, excitando a su vez la imaginación de los espectadores (sobre todo los infantiles y juveniles). 



Algo parecido ocurrió con la famosa película 2001 una odisea del espacio. El guion fue escrito por el propio Kubrick y por el novelista Arthur C. Clarke, basándose en un cuento de este último titulado El centinela, escrito en 1948 y publicado originalmente en la revista 10 Historias de Fantasía, en 1951. Aunque no exenta de fallos propios del optimismo que se comentan más arriba, 2001 está considerada como una de las películas de ciencia ficción más respetuosas con las leyes de la física jamás rodadas. Se tardaba un par de años en llegar a Júpiter y no existía la teletransportación, las transmisiones (...que para el que no lo sepa viajan a la velocidad de la luz) tardaban 10 minutos en ir y venir, etc. Escenas como la del acoplamiento de la lanzadera con la estación espacial, la ausencia de sonido en el espacio y otros detalles cuidados, como el diseño de la nave Discovery, marcaron un hito en el género.

Incluso la supercomputadora HAL 9000 que sufre de manía homicida es en realidad algo plausible. La película nos cuenta que la decisión de HAL de matar a los astronautas a bordo de la nave espacial Discovery está motivada por la autopreservación y el deseo de seguir sus directrices para completar la misión, después de que observara que David Bowman y Frank Poole discutían su desconexión. La novela profundiza un poco más en una explicación ligeramente diferente: HAL se angustia por el secreto que rodea la misión a Júpiter, ya que entra en conflicto con su otra directiva para proporcionar toda la información relevante a la tripulación. Matar al equipo le permite a HAL cortar el nudo gordiano de sus ordenes conflictivas (programación); si los humanos están muertos, no tiene que mentirles. Esto sería algo como resolver la disonancia cognitiva en los humanos.

La novela era de 1951, la película de 1968, pero ahora ya estamos en el año 2018 y un vehículo autónomo de UBER mata a una persona, ni SIRI, ni BIXBY, ni ALEXA nos entienden.  Parece ser que la realidad es bastante más lenta que nuestras ganas de llegar ahí, ...y cuando lleguemos, ¿seremos más felices? Yo no lo sé, pero lo que me hace a mi feliz es ver que en el mundo hay una cosa que puede ir todavía más rápido que la velocidad de la luz: nuestra imaginación.




Comentarios

  1. Hola Manolo.
    Ya que tocas uno de mis temas favoritos voy a aprovechar y hacer un comentario algo extenso.
    Efectivamente, en la incipiente carrera espacial, se hicieron vaticinios que luego han demostrado ser imposibles o casi imposibles, imagino que fruto de los éxitos tan rápidos que se dieron que invitaban al optimismo. No olvidemos que en poco más de una década se paso de no tener nada casi, a construir vehículos capaces de orbitar la Tierra y después, viajar a la Luna. Así que, pensarían, si en 15 años hemos logrado esto, en 20 o 30 podemos ir a Marte. Pero los viajes espaciales no son fáciles que se diga. El espacio es un entorno muy hostil y tienes que llevarte todo de casa, y eso es masa, y la masa requiere energía, mucha, para salir del planeta. Creo sinceramente que hasta que no se encuentre otra forma de energía que una nave pueda usar lo vamos a tener muy complicado. Los cohetes tienen un uso muy limitado. Si, sirven para ir a la órbita, a la Luna y probablemente a Marte, pero.....el Sistema Solar es enorme y el hecho de tener una energía limitada hace que dependamos de las posiciones Tierra-Marte u otros planetas, para poder viajar a ellos. Si no tuviéramos trabas con la energía y pudiésemos variar nuestra velocidad a placer, la cosa sería diferente. Cuando una nave va a Marte, ya parte con la velocidad orbital terrestre y tiene que incrementar su velocidad para ir a una órbita exterior. Si dispusiésemos de energía a placer se podría calcular un vector para ir directamente en línea recta, un vector que anulase la velocidad orbital y al mismo tiempo lanzara la nave a la órbita de Marte, lo que acortaría el viaje a unos 60 millones de km (solo). Eso, lógicamente, hoy es imposible y me temo que por mucho tiempo y aún así, dependeríamos de las posiciones relativas de los planetas.
    No sé si habrá civilizaciones extraterrestres y como estarán de avanzadas, pero seguro que, si viajan por el espacio, se han encontrado con los mismos problemas con los que nos encontramos nosotros y uno por encima de todos: la distancia. Y es que el espacio es muy muy grande. Cabe la posibilidad de que algún día se descubra una forma de propulsión que permita hacer viables este tipo de viajes. Si esto sucede no tengo ni la más remota idea de que puede ser, pero si se algo: será algo que nadie, ni los más imaginativos autores de ciencia ficción, hayan pensado jamás. Como un sumerio no se podía imaginar un motor de gasolina. Por otra parte, como una vez ya comenté, necesitamos dos cosas: una, que la nave no viole la relatividad pero al mismo tiempo que soslaye sus consecuencias, si no, sería un viaje sin retorno. Así que debe ser algo muy raro, algo que "bordee" las leyes de la física pero sin romperlas. La otra es que el sistema que acelere la nave afecte también al contenido, para así poder acelerar muy rápido pero que las inercias no maten a los ocupantes. Algo así como crear un campo de gravedad a discreción. Si esto es posible o no el tiempo lo dirá. Pero también creo que de serlo, se logrará. Quien puede saber lo que se habrá conseguido en mil años! Recordemos que, durante más de 10000 años, la única energía para el transporte era animal, Hasta hace un rato, como quien dice.
    Un saludo!!
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, muchas gracias por tu extenso comentario. Tocas muchos puntos interesantes y la verdad es que no te falta razón. Desd luego estamos en pañales. No hay más que ver los coches que todavía utilizamos. El primer automóvil con motor de combustión interna rodó en 1886. 132 años después seguimos usando la misma tecnología. Al igual que la edad de piedra no acabó por falta de piedras, el petroleo no acabará por falta de reservas, pero me temo que hay más de las que pensábamos y mucha gente dispuesta a no perder dinero. Supongo que con la exploración espacial pasa algo parecido. Seguramente mantendremos los lanzamientos a órbitas bajas y medias con combustible líquido durante mucho tiempo. Para viajes más largos no tripulados seguiremos haciendo uso del tirón gravitatorio de los planetas como hemos estado haciendo hasta ahora. El gran paso de Neil Armstrong no es nada con lo que nos queda. Un amigo mio, ferviente defensor de la existencia de vida extraterrestre, asegura que en algún momento tendremos un encuentro con estos seres y será entonces cuando nos sea desvelado el secreto de nuevas tecnologías... yo lo pongo en duda y me acuerdo de la frase de Michio Kaku, quien especula con que puede haber civilizaciones, no cientos, sino miles de años más adelantadas que nosotros. Cuando se le pregunta eso de por qué entonces los alienígenas no han contactado con nosotros abiertamente en caso de habernos visitado, dice: "es como si nosotros cuando vamos al campo nos paramos delante de un hormiguero y tratamos de decirles a las hormigas que estamos en posesión del secreto de la energía nuclear y también dominamos la genética... las hormigas simplemente no nos harán ningún caso y seguirán a lo suyo."

      Un cordial saludo
      Manoo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Velocidad terminal

El RADAR meteorológico en los aviones

La atmósfera estándar