Ingredientes para la II Guerra Fría

Dos Sukhoi Su-57 de la fuerza aérea rusa han llegado a Siria. La situación es única porque es la primara vez que tenemos en el mismo escenario bélico a tres cazas de quinta generación operando en dos bandos. La USAF opera el F-22 de Lockheed Martin y al otro lado de la frontera se encuentran los F-35 también de Lockheed Martin de la fuerza aérea israelí. Precisamente Israel es la que ha desvelado la presencia de los dos cazas rusos gracias a su satélite espía Imagesat Eros B tal como se puede ver en la foto del satélite.


El satélite israelí ha captado la foto al pasar sobre la base aérea rusa de Hmeimim, en el oeste de Siria, y ha revelado la presencia de dos Su-57 (anteriormente conocido como T-50 o PAK FA). Aunque los especialistas piensan que estos cazas todavía no están en pleno funcionamiento y que Rusia posiblemente pretende utilizar Siria como un “campo de entrenamiento” para probar el avión más avanzado que tiene en su arsenal, la situación es delicada.


Además de estos cazas de última generación la Fuerza Aérea rusa tiene en Hmeimim varios aviones de combate tipo Sukhoi Su-35S, cuatro aviones de apoyo cercano Su-25 y un avión de alerta temprana y control aerotransportado A-50U. El viceministro de Defensa ruso Yuri Borisov informó a principios de febrero que el Su-57 había concluido la primera etapa de prueba. No sería descabellado pensar que los rusos quieran dar el bautismo de fuego real al novísimo avión de quinta generación. Todo esto aderezado con los últimos anuncios de Putin sobre el nuevo armamento nos hacen pensar que entramos en una escalada armamentística sin precedentes desde los años 60.

Sin embargo, según el general John Hyten, jefe del Mando estratégico de los Estados Unidos, no existe nada que los rusos o los chinos puedan hacer excepto estratégias de ataque para una destrucción masiva contra los Estados Unidos de América. De esta forma se impediría una respuesta igual de contundente. Pero según los expertos norteamericanos, las últimas armas anunciadas por Putin pueden ser neutralizadas. Básicamente, la idea de la Guerra Fría todavía es la misma, se trata de la disuasión. De todos los anuncios hechos por el premier ruso, solo el misil de crucero causó cierta sorpresa entre los analistas occidentales, aunque la técnica es muy antigua y ya fue explorada por los norteamericanos allá por comienzos de los 60 con el famoso "Project Pluto" y el misil SLAM.  

¿Es un intento de Putin para reafirmarse delante de su parroquia y de la pujante China o estamos reeditando una segunda parte de la Guerra Fría?




Comentarios

Entradas populares de este blog

El RADAR meteorológico en los aviones

La aviación en el cine: pelis de azafatas

La atmósfera estándar