Una premonición

En 1968, un grupo cívico que se oponía  a la construcción del World Trade Center (las torres gemelas) publicó un anuncio a página completa en el New York Times, advirtiendo que los nuevos edificios serían tan altos que un avión comercial podría estrellarse contra ellos. El grupo, llamado Comité para un Centro de Comercio Mundial Razonable, estaba compuesto principalmente por agentes inmobiliarios de Nueva York. Uno de ellos era el famoso empresario inmobiliario Lawrence Wien, dueño del Empire State que ya había sufrido un accidente en 1945. 

En julio de ese año, un bombardero del ejército B-25 Mitchell se empotró contra la fachada norte del Empire State Building cuando volaba en mitad de la niebla. El accidente tuvo lugar entre los pisos 79 y 80. Uno de los motores atravesó el edificio, aterrizando en el techo de un edificio cercano donde creó un incendio que destruyó un ático. El otro motor y parte del tren de aterrizaje cayeron por el hueco de un ascensor provocando un incendio. Catorce personas murieron en el incidente. La ascensorista Betty Lou Oliver sobrevivió a una caída de 75 pisos dentro de un ascensor y hoy en día esta caída se mantiene como récord mundial Guinness de desplomes de ascensor.

Las Torres Gemelas empezaron a construirse en 1966. Dos años después, Lawrence Wien financió el famoso anuncio en el New York Times. Titulado “Las montañas vienen a Manhattan”. En él denunciaba los peligros que implicaban para el tráfico aéreo dos enormes torres.

En 1979, un anuncio de la compañía PIA (Líneas aérea de Pakistán) también se inclinó por anunciarse de una forma poco apropiada. Se trataba de la silueta de un Boeing 747 recortada contra las famosas torres. El horroroso atentado terrorista del 11S no fue más que la realización de los temores expresados muchas veces antes.

El 11 de marzo de 2002, exactamente seis meses después del ataque a las Torres Gemelas, Huffman Aviation, la escuela aeronáutica donde Mohamed Atta y Marwan Al-Shehhi aprendieron a volar, recibió una carta del servicio de inmigración estadounidense. En dicha carta se notificaba a la escuela que la visa de estudiante de sus alumnos había sido aprobada.








Comentarios

Entradas populares de este blog

Neumáticos de avión: mucho más que caucho

Algunas aplicaciones del principio de Bernouilli

El organigrama de una empresa de transporte aéreo