Alexander Fridman: un cosmólogo de altos vuelos

Este hombre de aspecto apocado y con pinta de ser poca cosa se llamaba Alexander Alexándrovich Fridman (apellido a veces escrito como Friedmann). Nació en junio de 1888 en San Petersburgo y falleció prematuramente (a los 37 años) por culpa de las fiebres tifoideas. Era hijo de familia relacionada con la música (su padre era compositor y bailarín, Y su madre pianista), fue educado en la fe de la Iglesia ortodoxa rusa. 

En1897 ingresó en la Escuela Secundaria, donde destacó junto al que fue su amigo íntimo durante toda vida, el gran matemático Yákov Tamarkin. En 1905 ambos publicaron un artículo sobre los números de Bernoulli en la revista Mathematische Annalen, entonces dirigida por David Hilbert. En la Universidad de San Petersburgo tuvo como profesor, entre otros, al físico austríaco Ehrenfest y se graduó en 1910, teniendo seguidamente una plaza de profesor en el Instituto de Minas de la misma ciudad. En 1911 se casó con Ekaterina Dorofeyeva. Defendió su tesis doctoral en 1922. En 1918 ingresó como profesor en la Universidad de Perm y en 1920 obtuvo un puesto en el Observatorio Geofísico de Leningrado. Fridman fue un gran matemático, auténtico genio que incluso contradijo al gran Einstein, quien creía que el Universo era estacionario. Trabajando con las ecuaciones de la teoría de la relatividad general, en 1922 encontró soluciones en las que, además del universo estático que había encontrado Einstein aparecía la posibilidad de un universo dinámico en expansión abierto e infinito cerrado y finito (que colapsa con el paso del tiempo). 

Las tres soluciones de Friedmann conducen a tres modelos del universo: uno cerrado, otro abierto y un tercero plano. Las posibilidades que ofrecen estas tres soluciones son:
  1. -Un universo en expansión puede dejar de expandirse y volver a contraerse.
  2. -Puede que el universo en expansión llegue a un estado de equilibrio.
  3. -La expansión puede proseguir hasta el infinito.
El lector se estará preguntando qué hace este eminente científico relacionado con la física teórica en un Blog dedicado a la aviación. Pues la verdad es que además de cerebro, tiene méritos suficientes para estar considerado un gran aviador. En 1916, durante la Primera Guerra Mundial, Alexander Fridman fue piloto militar e instructor de vuelo, destacando en este campo. Llegó a dirigir la Estación Central Aeronáutica de Kiev y en 1925 logró un récord mundial ascendiendo en globo hasta nada menos que los 7400 m de altura para realizar distintos experimentos. Fridman, a pesar de su corta edad se interesó también en algunos problemas de hidrodinámica y meteorología. Los famosos físicos George Gamow y Vladímir A. Fock fueron estudiantes suyos. Fridman fue honrado con la asignación de su nombre a un cráter de la cara oculta de la Luna. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neumáticos de avión: mucho más que caucho

Algunas aplicaciones del principio de Bernouilli

Sistema de detección de fuego y extinción