¿Son en realidad tan complicadas las cabinas de pilotaje de los aviones?

Las cabinas de los aviones son muy complicadas, están repletas de botones, palancas e indicaciones. Esta observación me la han hecho más de una vez cuando invito a alguien ajeno a la aviación a visitar nuestros simuladores. 




Otra pregunta típica sería: ¿se saben los pilotos todos los botones y mandos del cockpit? La respuesta corta es: si, por supuesto. No solo todos los del cockpit, sino también todos los del avión sobre los cuales tienen alguna responsabilidad. Así que si, los pilotos saben o deben de saber lo que hace cada botón e interruptor. Esa es mi misión como instructor. La parte teórica del curso de calificación de tipo para aprender los detalles de un avión es muy intensa, y requiere una gran concentración durante varias semanas. Después de la parte teórica, las sesiones de simulación entrenan a los pilotos en los procedimientos necesarios para volar el avión. Durante ese entrenamiento, casi cada interruptor y botón se activa para mostrar su función.

Pero volviendo a la cabina de vuelo, cuando uno entiende un poco la filosofía del diseño en realidad se da cuenta de que realmente la interfaz hombre máquina no es tan complicada. Pensemos por un momento en lo que representa un ordenador portátil para alguien que nunca lo hubiera visto antes. Existen para empezar 81 teclas en el teclado del portátil que se ve a continuación.



El touchpad tiene también sus funcionalidades y gestos, los laterales, parte frontal y posterior están repletos de entradas, salidas y rendijas. Cada cual tiene su función específica y en algunos casos pueden llegar a ser funciones dobles o triples. Pensemos ahora en los atajos del teclado y la combinación de teclas para poder  acceder a todos los recursos disponibles. Todo esto sin contar con la complejidad del propio sistema operativo.

Los cockpits de los aviones han sido diseñados desde el principio para poder ofrecer una secuencia lógica de monitorización al piloto. Pensemos en la famosa escena de la película Indiana Jones y el templo maldito, en la que los pilotos aprovechando que los protagonistas duermen saltan en paracaídas y dejan a su suerte al atribulado héroe y sus acompañantes. Willie (la histérica rubia) le pregunta a Indiana si sabe volar un avión, a lo que este responde una vez a los mandos "no debe de de ser tan difícil, ¿no?"

Lo primero que hace Indiana muy acertadamente, es ponerse a volar el avión y luego echar un vistazo rápido a la cabina para ver que cosas están en orden hasta que encuentra la falta de combustible y ve que se dirigen hacia una montaña. La escena es una de las más hilarantes de la película.


El avión que pilota Indy en la película era un precioso Ford Trimotor de los años 30. En realidad esta cabina de vuelo no era nada sofisticada debido a que la instrumentación en aquellos años era muy básica. Se volaba a base brújula y cronómetro la mayor parte del tiempo (navegación a la estima).


En el vídeo que sigue, aunque está en inglés, se puede ver una explicación de los controles de vuelo. No hay que ser un genio para entender las funciones básicas.


Cuando la gente me pregunta sobre esta cuestión de la complejidad siempre me acuerdo de otra famosa película Firefox, de Clint Estwood, donde el protagonista, un piloto militar norteamericano, roba un avión ultrasecreto de la Unión soviética. Nuestro héroe nunca antes ha visto el avión y todas las indicaciones están en ruso, pero no tarda mucho en hacerse con los controles porque el esquema general de una cabina de vuelo de un avión militar es siempre bastante parecido. Sabiendo perfectamente un avión se puede llegar a intuir con bastante acierto casi todos los botones de otro avión de características parecidas. Ver debajo las cabinas del F-35 y el Saab Grippen NG.

Yo diría que los controles de un avión en realidad no son complicados para nadie, quizás simplemente son algo que no se ha visto antes, pero con algo de tiempo se puede llegar a saber el funcionamiento básico del 80% de ellos sin mucho esfuerzo.

En la gran mayoría de los casos, los diversos controles en el avión hacen simplemente una cosa: encienden o apagan algo. En realidad son bastante simples comparados con lso de algunos automóviles, pero lo que hace que parezca complicado para un neófito es que hay muchos. A medida que se va aprendiendo sobre el avión (especialmente los modernos), se puede ver que estos controles individuales están agrupados por sistemas, de una manera que realmente tiene bastante lógica y sentido común. Además de eso, los diseñadores de hoy en día han hecho un gran esfuerzo para que el esquema general sea limpio y accesibel. Compárese la foto que sigue de un 747-300 con cabina analógica tradicional y el siguiente que es de un CSeries de nueva generación.

747-300 cockpit Image © aroosh

Los aviones CSeries utilizarán el pack de aviónica Rockwell Collins Pro Line Fusion, un sistema integrado de cabina de vuelo que incorpora pantallas de 15 pulgadas, con un sistema de navegación ampliada, comunicaciones, vigilancia, EICAS, y sistemas de mantenimiento del avión. El avión además está dotado de un sistema de control  de vuelo FBW por medio de una palanca lateral.

Las pantallas multifunción LCD de última generación han descargado los paneles superiores y frontales de instrumentos analógicos clásicos e interruptores. Debajo se puede ver la abigarrada cabina de pilotaje de un Concorde, típica de los años 60.


El Concorde fue diseñado en la década de 1960, antes de que las "cabinas de cristal" fueran posibles. Entonces no había pantallas multifuncionales reales, por lo que tenía que haber un interruptor o dial para cada acción posible y cada parámetro posible que los pilotos pudieran necesitar saber. La diferencia principal es probablemente el panel del ingeniero de vuelo a la derecha. Los aviones modernos tienen dos pilotos en la cabina y ningún ingeniero de vuelo. Una mayor automatización en los controles del motor con los nuevos ordenadores FADEC y los FMS más el sistema Autothrottle por ejemplo, significa que la gestión del motor por parte de la tripulación es mucho más simple y requiere menos controles y diales.

Los aviones militares modernos también han mejorado mucho el interfaz. De por si estos aviones ya eran muy sencillos en el sentido que son pilotados por una sola persona, que además tiene que centrarse en el combate. Están desprovistos de un panes superior y casi todos los sistemas de combate, incluido el radar están pensados para poder ser gestionados sin soltar los mandos (concepto HOTAS). Debajo se puede ver una cabina de vuelo muy limpia y muy bien diseñada del famoso caza polivalente sueco, el Saab Gripen NG (Next Generation).




Otro avión militar de última generación donde la aviónica está muy integrada es el famoso y controvertido F-35 norteamericano. En este aparato, si tenemos un objetivo en nuestro radar, podemos incluso disparar los misiles de otro caza que vuele con nosotros si nos quedamos sin misiles propios.



...así que, ¿son complejos los controles de los aviones? Podríamos decir que los controles de la cabina son complejos porque los aviones son complejos, pero en realidad la cabina es una interfaz de usuario como cualquier otra interfaz. Con un poco de tiempo no es tan difícil hacerse con los controles básicos de vuelo. Otra cosa es intentar sacar el máximo partido de las características del aparato. En los cursos de calificación de tipo que yo instruyo por ejemplo, le lleva unos dos o tres meses a un piloto con experiencia hacerse con el nuevo modelo al 100%. Una persona que nunca antes haya visto un avión necesitaría más tiempo solamente para entender las funciones básicas del 80%.

Para saber más sobre el tema ver post relacionado: La interfaz hombre-máquina del Embraer 190

Comentarios

Entradas populares