Meteduras de gamba: Nevil Shute


Nevil Shute Norway fue un novelista e ingeniero aeronáutico inglés que falleció en 1960. Utilizó su nombre completo en su carrera de ingeniería y simplemente Nevil Shute como seudónimo para proteger su carrera como ingeniero. Según creía, sus empleadores (trabajaba en Vickers) o compañeros podrían pensar que era una persona poco seria por escribir novelas.

Precisamente una de estas novelas "On the Beach", fue llevada al cine con gran acierto para mi gusto. En España se tituló La hora final y debo decir que es una de mis películas favoritas de finales de los 50. Es un film post-apocalíptico sobre los últimos supervivientes de una III Guerra Mundial. Una historia acongojante, pero muy bien contada. La peli me impactó en su día (tenía 17 años cuando la vi por primera vez) y me pareció tristísima.  Aún recuerdo los títulos de crédito donde se ve el submarino nuclear norteamericano llegando Melbourne, navegando lentamente con los acordes del famoso "Waltzing Matilda". Muy recomendable para los amantes del cine en B/N.

Pero aquí vamos a hablar de otro tipo de profecías más acordes con el tema del Blog. En 1929, Nevil trabajaba como ingeniero jefe en importantes proyectos aeronáuticos y le dio por profetizar sobre aviones con los conocimientos que él tenía en aquellos años. Se puede decir que en lo suyo (como ingeniero y escritor) destacó y fue galardonado. Pero en su faceta de visionario la verdad es que no dio una. En aquellos días (1929), escribió un artículo sobre el futuro de la aviación, empezando con estas palabras: «Se predice con toda libertad que dentro de muy pocos años los aviones de pasajeros viajarán a más de 300 millas por hora, que es el récord de velocidad actual.»

Esto, según él estableció pontificalmente, era una enorme exageración periodística, ya que «el avión comercial tendrá un definido límite de desarrollo más allá del cual ya no pueden preverse mayores avances». Echemos un vistazo a los avances que el profeta anticipó, para cuando el avión hubiera llegado al límite de sus posibilidades, probablemente hacia el año 1980:
  • Velocidad: 180-210 km por hora
  • Alcance: 1000 kilómetros
  • Carga: 4 toneladas
  • Peso total: 20 toneladas
Pues bien, cada una de estas cifras había sido multiplicada por más de cinco cuando el profeta falleció en 1960. Lo único que cabe esperar, es que On the Beach resulte ser tan equivocada como esta predicción anterior, menos conocida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El organigrama de una empresa de transporte aéreo

El sistema EFIS (Electronic Flight Instrument system)