El rincón de Pablo: LUFTSPIEGELUNG DREI


Todos los países tienen, en mayor o menor medida, un sentimiento de orgullo nacional que se manifiesta en los diversos órdenes de la vida  y que pude expresarse a través de logros de todo tipo, ya sean culturales, deportivos,  económicos o, por lo que ahora nos interesa, tecnológicos. Así, la aviación, y más concretamente la militar, ha sido y es, buena muestra de ese orgullo nacional. Es una industria que ofrece al mundo un escaparate inmejorable  de los logros de un país, y si la cosa, va bien, además, fuente de divisas. Estas reflexiones, un tanto  genéricas, nos servirán para divagar e intentar entretenernos un rato a costa de nuestros vecinos y  del que sin duda es uno de los aviones más bellos de la historia de la aviación.  

Los franceses son un pueblo especialmente orgulloso, es más, son el pueblo orgulloso por excelencia,   no en vano, su símbolo nacional es un gallo. Y como apuntábamos al comienzo de estas líneas, la aviación militar ha ofrecido a Francia  motivos  sobrados para tal orgullo. Y a ese sentimiento (y a las divisas, no os olvidéis) contribuyó significativamente uno de sus más famosos aviones de combate, un símbolo nacional, señero,  del ingenio galo y montura de Michel Tanguy: el Mirage III.  Pero hay que andarse con cuidado a la hora de alardear, porque en muchas ocasiones, si rascas un poco te puedes llevar algunas sorpresas.

Ah, el genio francés: Descartes, Laplace, Pasteur… Monsieur Dassault. Bien por este último, pero tengamos un poco de calma y empecemos por el que quizás es el rasgo distintivo del Mirage, su característica ala delta. Una solución elegante a las exigencias del vuelo altas velocidades, no sin inconvenientes.  Pero no nos extenderemos en los aspectos técnicos, porque el titular del blog ya ha dedicado sus correspondientes entradas a tratar técnica y  exhaustivamente este tipo de ala. Ahora sólo me gustaría recordar de dónde sacaron los franceses su “know- how”, y creo que el lector avispado ya lo sabe: del mismo sitio que los americanos (ellos tienden a minimizarlo), rusos o ingleses ¿Le suena a alguien el nombre de Alexander Lippisch? ¿Y el planeador  DM-1? Concedamos que la tecnología aerodinámica la pescaron los franceses en el mismo estanque que las restantes  potencias vencedoras (cabría objetar que Francia fuera “potencia vencedora”, pero el caso es que se supo subir al carro, lo cual también  tiene su mérito, especialmente si tenemos en cuenta su desempeño militar en la Segunda Guerra Mundial).  Bueno, podríamos decir, el ala aflechada, otro avance, en buena medida salió del mismo sitio,  el F-86, el MIG-15, el Saab J-29 Tunnan se parecen sospechosamente al TA-183 de Kurt Tank. Todo normal y lógico. ¿Quién no se aprovecharía de la novísima tecnología militar del enemigo derrotado? Tonto le dernier.

Bueno, dejemos el ala en paz. Pero ¿y el motor? Vuelvo a invocar al archivo del blog, en el cual, ineludiblemente encontraremos amplia información sobre la familia de motores SNECMA ATAR, fiables y rocosos turborreactores de flujo axial, cuyo biznieto, con la forma de M-88, propulsan actualmente al Rafale. Pero otra vez, y con ésta ya van dos, la tecnología “francesa” vuelve a tener ascendencia teutona. En los primeros días de los motores a reacción dos fueron las vías que los ingenieros adoptaron en cuanto a su morfología, el compresor centrífugo, solución adoptada por los ingleses, que, no obstante su simplicidad y buen hacer en esos primeros años acabó en una línea muerta,  y el compresor axial, adoptado por…los alemanes, solución que a la larga triunfó.  Turborreactor axial fue el BMW 003 que propulsó al He-162 o al AR-234,  que al final de la guerra, junto con un buen puñado de ingenieros alemanes,  acabó en Francia “ayudando “a reconstruir la industria nacional francesa, a través de la sociedad SNECMA y reencarnándose en el ATAR. El resto de la historia, creo, nos la imaginamos.

Vale. Ya hemos hablado de las alas y del motor (nada menos), pero como dirían los miembros del Frente Judaico de Liberación, “…además de las calzadas, el alcantarillado, el acueducto, el orden público, el derecho y el vino, sobre todo el vino, …¿qué más nos han dado los alemanes, perdón, los romanos?” . Algunos dirán que soy malpensado. Nada más lejos de mi intención. Pero es que si seguimos analizando al Mirage, continuamos encontrando ADN teutón. Otro ejemplo:  las armas, en este caso el cañón DEFA de 30 milímetros que dota al avión. Y otro elemento tecnológico que también  bebe de las fuentes alemanas, ahora del cañón Rheinmetall Mk.108 que armaba, entre otros, al Me-252 o al Me-163, arma potentísima y revolucionaria con la que la Luftwaffe pulverizaba a los bombarderos aliados. Quizás pueda servir de alivio a nuestros vecinos del norte que también los británicos se “inspiraron” en el Mk-108 para crear su propio cañón, en este caso el ADEN, que armó a aviones tan significativos como el Hawker Hunter, EE Lightning o el Harrier. 

¿Algo más? No quisiera abusar de la paciencia del lector con mis objeciones a los motivos del orgullo aeronáutico francés, pero, sí,  aún se me ocurre algo más. ¿Alguien se ha preguntado cuál es el asiento eyectable del Mirage? Si las fuentes no me fallan, es el Martin Baker Mk.6, que, me temo, no es muy francés. Producto de mi mala fe, he de confesar que he estado indagando para ver sí también en el radar y el sistema de control de fuego, el Cyrano Ibis y II  encontraba algún elemento “no-gabacho”, pero sin resultado. La búsqueda, no obstante, sin haber sido especialmente prolija, me ha permitido descubrir que entre los contendientes para dotar al avión de su radar, además de CSF, el ganador, estuvo  la división de electrónica de Dassault y ¡ sorpresa, sopresa! ,  la británica Ferranti. Hubiera sido divertido que el candidato inglés ganara para completar la “francesidad” del avión.

Hasta aquí llega mi malicioso divertimento. Espero que el lector, indulgente, lo lea con espíritu jovial y ligero, pues sólo me ha inspirado a la hora de perpetrarlo  el más inocente “animus iocandi”. En definitiva, los franceses, como ocurre con algunos platos, como la paella, combinaron los ingredientes y elaboraron un plato delicioso que se vendió maravillosamente. Y como ya se apuntó arriba, si el avión es bello, bien por ellos. Pienso, en definitiva que, por supuesto, todos tenemos derecho a sentirnos orgullosos, lícitamente, de nuestro logros nacionales, pero, ojo, sin pasarse ni venirse arriba, pues como dijo Alguien a propósito de cierto adulterio,  “quien esté libre de pecado que tire la primera piedra”.

Pablo Sánchez

Entradas relacionadas:

La dimensión política del Mirage F-1

El affair francés del Eurofighter

Mirage espejismo de la técnicay la política

La guerra es aburrida ...y cara

Desde Rusia con amor: Orgulloso de ser francés


------------------ link para los comentarios --------------------

https://es.wikipedia.org/wiki/Mauser_MG_213

Con mucho humor, Pablo nos manda el nuevo dibujo para que no se diga :)


Muchas gracias Pablo 😊 

Comentarios

  1. Si nos pusiéramos a rascar, la multinacionalidad de muchos productos sería manifiesta. Me ha divertido la cita de "La vida de Braian", un judío con nombre inglés, por cierto.

    ResponderEliminar
  2. Mi querido amigo Jordi, como buen armero, me ha hecho notar lo siguiente:

    Los cañones ADEN, DEFA, GIAT, Mauser BK27, entre muchos otros, están basados (literalmente) en el cañón Rheinmetall MG 213C, que es el padre de los cañones tipo revolver, este cañón tenía un tambor, lo cual le hacía alcanzar una alta cadencia de disparo, al contrario que el MK 108 que se cita en el artículo, que funcionaba por retroceso de masas y ademas tenia un tubo cañón muy corto que le limitaba el alcance.

    Muchas gracias querido Jordi, especialista en armamento,excelente fotógrafo y un gran amigo. Te llamo un día de estos y nos ponemos al día.

    Un abrazo
    Manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manolo:

      Con lectores así, casi da gusto meter la pata...

      En todo caso, con tu venia, fe de erratas on line, de tal modo que donde dice "....Mk.108 que armaba, entre otros, al Me-252(sic) o al Me-163, arma potentísima y revolucionaria con la que la Luftwaffe pulverizaba a los bombarderos aliados..." deberá decir "...MG213C, que es el padre de los cañones tipo revólver y que, si bien no llegó a entrar en servicio en la Segunda Guerra Mundial, dio paso (lo copiaron, vamos) a toda una generación de cañones, como los ADEN, DEFA, GIAT o Mauser Mk 27..." ; la segunda mención al MK 108 entiendo que se corrige sola. Lo que no puedo corregir, de momento, es la ilustración, pues obviamente, dibujé el dichoso cañón equivocado.

      Aunque creo que el error no altera el sentido del párrafo en particular ni del texto en general, es un caso muy parecido al del mal estudiante que "oye campanas pero no sabe dónde", pues por pereza, se cree que sabe algo pero no comprueba las fuentes.

      Espero que tú y los lectores me disculpéis la torpeza.
      Un saludo.
      Pablo.
      P.S. Por cierto, Manolo, ¿podrías convencer a tu amigo Jordi para que escribiera alguna cosilla para el blog, no sé, algo sobre cañones aéreos? Ahí lo dejo...

      Eliminar
    2. Por supuesto, ya le he dicho que estaba invitado a ver si se anima y le entrevistamos en algún programa :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Neumáticos de avión: mucho más que caucho

Algunas aplicaciones del principio de Bernouilli

El organigrama de una empresa de transporte aéreo