La aviación en el cine: Capitanes de las nubes (1942)

Capitanes de las nubes es una película estadounidense del año 1942 que va de lo que se denomina en inglés "Bush pilots". No hay una traducción directa al español que yo sepa. La palabra "bush" se refiere en este contexto a rural y "bush flying" se refiere a las operaciones aéreas en sitios inhóspitos. Implica operaciones en terrenos accidentados donde a menudo no hay pistas de aterrizaje o estas no están preparadas, lo que a menudo obliga a este tipo de aeronaves a estar equipadas con ruedas especiales, flotadores o esquís anormalmente grandes. La película, aunque es producida por la Warner Bros norteamericana, transcurre enteramente en la región de Ontario en Canadá, con protagonistas que representan a canadienses. Es la primera película que yo sepa que se rodó enteramente fuera de los estudios de Hollywood en los espectaculares ambientes y paisajes naturales del Canadá. El protagonista es un tal Brian McLean interpretado por James Cagney (más conocido por "ya me escoñé" que dirían nuestros padres y abuelos). McClean es un piloto rural canadiense que se dedica a eso del "bush flying", haciendo rutas por los grandes lagos del norte de Ontario en Canadá, recogiendo pasajeros y transportando mercancías en su aeroplano anfibio. 


Aspectos técnicos


  • Dirección: Michael Curtiz
  • Título en V.O.: Captains of the Clouds
  • Editado por George Amy
  • Distribuida por Warner Bros.
  • Nacionalidades: USA Año: 1942
  • Fecha de lanzamiento: 12 de febrero de 1942 (Nueva York)
  • Duración: 114 min.
  • Género: Bélica
  • Color: Technicolor
  • Relación de aspecto 1,37: 1 (pantalla pequeña con relación de aspecto de TV antigua)
  • Longitud de película 3.113,53 m
  • Formato del negativo 35 mm, también las copias.
  • Guion: Arthur T. Horman, Richard Macaulay y Norman Reilly Raine
  • Fotografía: Sol Polito y Wilfred M. Cline
  • Música: Max Steiner

Reparto

 James Cagney como Brian MacLean
 Dennis Morgan como Johnny Dutton
 Brenda Marshall como Emily Foster
 Alan Hale como 'Tiny' Murphy


Trama

La película comienza en 1939, justo después de que haya estallado la IIGM. McClean es un piloto rural algo jeta y juega sucio con los otros pilotos que hacen lo mismo. Se dedica a bajar los precios de sus servicios ya establecidos para ganar clientes. Sus vuelos por las salvajes tierras del norte son muy conocidos por los locales. Finalmente los otros pilotos le pescan y le intentan dar un a lección. McClean resulta herido por la pala de una hélice en movimiento, pero al ser atendido por una joven local, intima y se acaba casando con ella. El problema es que esta chica era la novia de uno de los pilotos rivales. Después de escuchar el famoso discurso de Churchill "Sangre, sudor y lágrimas" por la radio, él y algunos otros pilotos rurales, enardecidos por las persuasivas palabras del líder británico, deciden alistarse en las "Reales Fuerzas Aéreas de Canadá" (RCAF). 


Cuando llega a su destino se entera que su inmediato superior resulta ser aquel al que "robó" la novia. Debido a esto y a que McLean (como los demás pilotos rurales que presenta la película) no le gusta recibir órdenes comienza a tener problemas. Los pilotos rurales tienen muchas horas de vuelo, pero su pericia y la gran experiencia en operaciones aéreas arriesgadas no es suficiente para poder ser aceptados como pilotos de combate. Estos pilotos se desesperan al ver que llegan tarde. En las Fuerzas Aéreas no se aceptan pilotos de más de 26 años y ellos ya llevan unos cuantos más a sus espaldas. Aún así, y debido a su gran experiencia, se les ofrece ser instructores. Su formación como instructores es accidentada. McClean destaca por su gran pericia como aviador, pero también por su testarudez y desobediencia, lo que le lleva a que le finalmente le expulsen del ejército. Pero el destino se las arregla para que vuelva a ponerse a los mandos de un bombardero Lockheed Hudson y vuele desde Gander hacia el reino Unido para cumplir con su destino.

Crítica

Esta película es una de tantas que se produjeron en aquella época para hacer propaganda y colaborar al esfuerzo bélico. De hecho Capitanes de las Nubes se produjo con la plena cooperación de la Real Fuerza Aérea Canadiense para promover el alistamiento en el Plan de Entrenamiento Aéreo de la Commonwealth Británica. En un principio también se pensó que serviría para animar y preparar al público estadounidense para cuando entraran en guerra, pero cuando finalmente se lanzó el film Estados Unidos ya estaba en guerra. La película es muy antigua y quizás hay que verla más como un documento histórico, aunque la primera parte también podría englobarse en lo que es el cine de aventuras. El guión es muy flojo y la interpretación de Cagney es bastante mala para mi gusto. Cagney hace de Cagney como en tantas y tantas películas suyas anteriores, el estilo es el mismo pero en esta se ve que no estaba motivado. Lo mejor de la película con mucho es la bellísima fotografía en fantástico Technicolor (de los primeros años). Genial cinematografía de los paisajes canadienses y los aviones volando y amerizando en los grandes lagos. Se dice que la Warner Brothers mandó en 1941 a más de 80 técnicos junto con sofisticados equipos de cinematografía. se utilizaron procedimientos muy avanzados a color con estos equipos que estaban valorados en medio millón de dólares de la época. Esta fue la primera película de James Cagney en color. Las escenas filmadas en Ottawa incluyen varias vistas del histórico hotel Chateau Laurier, el Parlamento y el área del monumento a los caídos. 

Las secuencias militares fueron filmadas en las bases aéreas de la RCAF en Uplands, Trenton, Dartmouth, Jarvis y Mountain View. El desfile de graduación fue filmado en la Escuela de Entrenamiento No. 2 en Uplands y lo que poca gente sabe es que en realidad era una graduación de verdad con 110 cadetes de la RCAF. Resultó ser la escena más compleja de la película, ya que se emplearon más de 100 aviones de entrenamiento Harvard para hacer una pasada a modo de saludo para los recién graduados que pronto entrarían en combate real al otro lado del Atlántico. Los efectos especiales son malísimos y la verdad es que hacen que la película pierda mucho. Las escenas reales de vuelo en cambio son muy buenas. Es muy agradable ver volar a los bombarderos Lockheed Hudson y todos los demás aviones de entrenamiento y anfibios que salen en la película, pero en las escenas de acción cuando se emplean maquetas se pierde toda la espectacularidad y hasta da la risa. Debido a la época se puede perdonar incluso que se haya utilizado un Hurricane Hawker repintado (se ve clarísimo) que se utilizó como un caza alemán Bf 109. En el rodaje se tuvo que advertir además al personal de tierra que no lo derribara confundiéndolo con un avión alemán real. Lo que tampoco tiene mucha explicación es lo que hacía un "Messer" en el área donde aparece. El avión alemán no tenía autonomía para poder haber estado patrullando en el la vertiente occidental del reino Unido. Esta era la ruta habitual por donde venían los aviones en vuelo ferry de Gander, Canadá.

También se puede perdonar otro gran error. La película hace como que se transmite por radio el famoso discurso de Churchill que decía eso de "Lucharemos en las playas". Los pilotos canadienses la escuchan como si fuera el discurso en directo, pero Churchill hizo el discurso en la Cámara de los Comunes en junio de 1940 y no se emitió en ese momento. El texto apareció en los periódicos y los extractos fueron leídos en la radio por un locutor de la BBC. El discurso que se escuchó en la película fue el "recreado" por Churchill nueve años después de esa fecha. Vale, todo eso pase, pero lo relativo a los efectos especiales no tiene perdón. En aquella época ya existían técnicas muy buenas para poder haber representado los combates de forma más realista. La película recibió 2 nominaciones al Oscar: Mejor fotografía en color y dirección artística en color. Con todo la película resulta entretenida y se le puede dar un 5,5 sobre 10.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El RADAR meteorológico en los aviones

La aviación en el cine: pelis de azafatas

Mi motor crítico...