sábado, 30 de mayo de 2015

James Stewart y la aviación

 Mucha gente sabe que James Stewart (1908 – 1997), fue un famoso actor Norteamericano de cine y teatro. Conocido en los USA como Jimmy Stewart, también actuó en la televisión y fue  ganador de dos Premios Óscar. Fue famoso por su particular personalidad en la pantalla. Durante el transcurso de su carrera actuó en varias películas consideradas clásicos y fue nominado cinco veces al Premio Óscar (uno fue ganado y otro fue concedido por su trayectoria). Mucha gente lo recuerda como el intrépido piloto de la película El vuelo del Fénix (1965), producida y dirigida por Robert Aldrich y ya tratada en este Blog. En efecto, Jimmy Stewart estaba muy en su papel del capitán Frank Towns, a los mandos de aquel Fairchild C-82, en el que se puede decir que bordó el personaje, al igual que lo hizo cuando interpretó al joven piloto Charles 'Slim' Lindbergh. Pero ¿Porqué daba el pego de ser un piloto de verdad?


Lo que mucha gente no sabe es que James Stewart fue un gran piloto y que estudió arquitectura en la Universidad de Princeton. Stewart sobresalió estudiando arquitectura, impresionando de tal manera a su profesor con su tesis sobre el diseño de un aeropuerto, que se le otorgó una beca para estudios de post-grado. Participó en la Segunda Guerra Mundial, lo que le llevó a simbolizar al estadounidense patriota, honorable y severo. Durante el conflicto eligió convertirse en piloto de bombardero. Pilotó un B-17 y sus dotes de mando le llevaron a ser uno de los pocos norteamericanos que pasaron de cabo a coronel en menos de cuatro años. Tras la guerra continuó su servicio en la reserva, llegando a ostentar el rango de general de brigada.

Este fabuloso actor de Indiana, (Pensilvania) hizo un corto de propaganda en 1942 llamado "Winning your wings", dirigido por John Huston (curiosamente la única película en la que trabajó con este director), que merece la pena ver. Son 17 minutos de explicaciones sobre como es la vida en el Ejercito del Aire norteamericano. Es una película de propaganda de la Segunda Guerra Mundial producida por Warner Bros para las Fuerzas Aéreas del Ejército de Estados Unidos. Una cinta dirigida a los jóvenes que estaban pensando en unirse como voluntarios a la Fuerza Aérea. La película comienza con el aterrizaje de un avión de entrenamiento mientras suena el himno del Ejercito del Aire (USA). 

Cuando se baja el piloto se ve a un joven Teniente (James Stewart) que se dirige a la cámara. "Quiero hablar con todos ustedes hoy sobre uno de mis temas favoritos, las Fuerzas Aéreas del Ejército." "En primer lugar, ¿hay alguna pregunta?" Entonces comienza una serie de secuencias en las que los jóvenes de diferentes posiciones sociales se apuntan voluntarios para ingresar en la Fuerza Aérea. Un estudiante universitario, un estudiante de secundaria, y un trabajador de 26 años con una familia. Stewart asegura que cada uno de ellos puede unirse a la Fuerza Aérea y aún así ser capaces de mantener sus diversos compromisos educativos, profesionales y familiares. A continuación, la película lleva a la audiencia a través del proceso de alistamiento, los exámenes médicos, la formación de cadetes y la escuela de vuelo. 

Todo no muy diferente a lo que se hacía en España hasta hace no mucho.Curiosamente, debido a las políticas de segregación racial de las Fuerzas Aéreas del Ejército de Estados Unidos, no hay afroamericanos representados en la película. Sin embargo, en el momento de la creación de la película, los primeros aviadores negros ya habían comenzado a servir en el ejército, (programa de aviadores de Tuskegee). 



James Stewart Se casó una única vez en 1949 y tuvo 4 hijos. Era de derechas de toda la vida (Republicano en USA) y tenía bastantes trifulcas con su amigo Henry Fonda que era de izquierdas. A pesar del hecho de que ambos tenían visiones políticas completamente diferentes siempre fueron amigos. Se puede ver que se tiran algunas puyas en películas como en el Club social de Cheyenne.

A través de sus siete décadas en Hollywood, Stewart cultivó una carrera versátil y reconocida en el cine con clásicos tales como El hombre que mató a Liberty Valance, The Philadelphia Story, Harvey, Qué bello es vivir, Rear Window, Rope y Vértigo. Stewart dejó su marca en una amplia gama de géneros de cine, incluyendo comedias screwball, westerns, biográficos, suspense thrillers y películas familiares. 

Las películas de este actor que más tienen que ver con el mundo de la aviación serían: 


...y la mencionada cinta de 17 minutos "Ganado tus Alas" de 1942

Lo que me llama la atención sobre este corto, cada vez que pienso en ello es la potencia industrial de los USA en aquellos años. En el corto, James Stewart dice que se necesitarán miles de nuevos capitanes, porque se han producido 65.000 aviones (estamos hablando de 1942) "...y el año que viene construiremos 100.000 aviones" (un gesto de propaganda, ...pero se hizo). 



Para una muestra de este poderío industrial véase la planta de producción de los bombarderos B-24 Liberator (¡Media milla!) en 1942.


La planta de ensamblaje de los B-32 Dominator en 1945. 
¡A mi me parece que esta tiene más de 800 metros!


La planta de los B-17 en 1943
(Apabullante)



...y esto contrasta con una de mis películas favoritas de todos los tiempos y que ya comentaré aquí cuando tenga un rato. Se trata de "Los mejores años de nuestra vida" (The Best Years of Our Lives), que es una película estupenda de 1946, justo nada más ganar la guerra, lo cual añade un valor histórico increíble  a esta cinta dirigida por William Wyler. 



para mi gusto, una de las escenas clave (y una de las más impactantes) es cuando un aturdido y desubicado Dana Andrews, pasea al final del filme entre los restos de los aparatos que están en el cementerio de aviones porque no se necesitan... al igual que muchos de aquellos capitanes que se pedían en la película de propaganda de James Stewart en 1942. Hombres inadaptados en tiempos de Paz y máquinas poderosas que se pudren en cementerios inmensos. Escenas tristes sin duda, acompañadas de una estupenda banda sonora que deja ver como los Estados Unidos de América se convierten en ese momento en la gran superpotencia que son hoy en día, no solo por su gran potencial industrial sin parangón, sino también por su capital humano, que lo hubo y muy bueno. 


Fotogramas de la película, pero que son hechos históricos reales sin trucaje.


El esfuerzo bélico estadounidense, hombres y máquinas que ya no sirven en la Paz.


Esta película fue incluida en 1989 entre las obras cinematográficas que conserva el National Film Registry de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos por ser consideradas «cultural, histórica o estéticamente significativas». 

La comentaré con más detenimiento más adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario