¿Para que sirven esas bolas en los cables de las torres de alta tensión?

Se dice que el origen de estas bolas de colores rojo y anaranjado que se pueden ver con tanta frecuencia en los cables de alto voltaje tiene algo que ver con un tal Winthrop Rockefeller, gobernador de Arkansas. Cuenta la historia que estaba en un avión en los años cincuenta y se llevó el susto de su vida cuando el piloto pasó muy cerca de unos cables que no había visto. Rockefeller pensó que los cables eléctricos eran un gran peligro y deberían ser más visibles para que los pilotos pudiesen evitarlos a medida que se acercan a la pista.

Los cables de alta tensión no están aislados, por lo que incluso el más mínimo toque puede resultar desastroso. Rockefeller decidió que todo esto podría causar muchos accidentes y sugirió alguna forma de alerta visual. Comenzaron instalándose bolas en los cables de alto voltaje en las cercanías de los aeropuertos como señal de advertencia para los pilotos.

La adopción de este sistema de alerta visual no fue generalizada hasta muchos años después. El accidente de Colorado a finales de la década de 1980 fue determinante para su implantación en todos los Estados Unidos. En 1988, un helicóptero de una agencia de noticias se estrella con variso periodistas a bordo y todos los ocupantes pierden la vida. Unos quince años después, la revista de pilotos FAA viation News publicó un artículo en el que los pilotos de helicópteros se quejaban de los cables de alta tensión.

Los destinatarios no son los aviones de línea regular que operan en IFR, sino más bien aquellos pilotos de vuelo visual como helicópteros, avionetas, ultraligeros…, que suelen navegar a la estima y utilizan las líneas de ferrocarriles, carreteras, ríos y otros accidentes geográficos, para su orientación. Por este motivo las bolas solo están instaladas en las torres y en los cruces de las líneas eléctricas con las carreteras y en las cercanías de los aeropuertos.

Las bolas tienen diferentes tamaños y colores dependiendo del lugar y la altura. Debajo se puede ver un vídeo que muestra su instalación. Las esferas suelen estar hechas de vidrio y resina de poliéster, tienen unos 50 cm de diámetro y un peso de 5Kg. Además, al transportar cables de electricidad en su interior, poseen una alta resistencia a la intemperie gracias a los herrajes de aluminio y la tornillería galvanizada.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Neumáticos de avión: mucho más que caucho

Algunas aplicaciones del principio de Bernouilli

El organigrama de una empresa de transporte aéreo