McDonnell XF-85 Goblin: el caza parásito feo como culo de mandril

'Parasite Fighter' Así se apodó al extraño XF-85 Goblin. Un avión producido por McDonnell Aircraft Corporation. Al lector no familiarizado con la historia de los aviones le podrá parecer que la foto está comprimida, como si estuviese tomada con una de esas lentes de cinemascope. Parece una especie de F-86 comprimido. Pero no. El avión era así de rechonchete y feo.


Fue concebido durante la Segunda Guerra Mundial para ser transportado en el compartimento de bombas del gigantesco bombardero Convair B-36 Peacemaker como un "caza parásito" defensivo. Debido a su aspecto pequeño y gordo, también fue apodado "El Huevo Volante" ("The Flying Egg").


Esta pequeña aeronave tenía un motor turborreactor J34 Westinghouse muy adelantado a su tiempo. Era un caza muy ligero con un peso total de 1,7 toneladas, su velocidad máxima prevista era de 1.069 kilómetros por hora. El avión se desarrolló con la idea de contar con un contraataque rápido contra los cazas enemigos que volaran tras los bombarderos. El avión fue diseñado teniendo en cuenta las dimensiones de la bahía de bombas del Boeing XB-38.


Otra razón por la que se eligió el XB-38 como una especie de vehículo para el caza parásito fue por sus potentes motores Allison V-17 10-97 turbo sobrealimentados V12 que desarrollaban más de 1400 caballos de fuerza por motor. Era más que suficiente para transportar al caza Goblin y aun así mantener una buena velocidad de crucero. 

Los ingenieros y desarrolladores del XF-85 crearon un sistema para que el bombardero pudiera recuperar al caza a reacción y volver a meterlo en la bahía de bombas en pleno vuelo. El desarrollo y producción del avión llevó mucho tiempo. Los pilotos que volaron el XF-85 dijeron que el proceso de recuperación no era nada práctico y, por lo tanto, se construyó un segundo prototipo con tren de aterrizaje para aterrizar como un caza convencional. El aparato estaba armado con cuatro ametralladoras doradas de 12,7 mm (calibre 50). Con el tiempo, el XF-85 fue cancelado. Nunca entró en producción ni pudo combatir, pero muchos ingenieros aeronáuticos afirman que el diseño de este aparato era realmente bueno y se le considera muy adelantado a su tiempo. 

Esto del caza parásito no era una idea estadounidense, los alemanes intentaron hacer algo similar con el Messerschmitt Me 163 Komet, que era un caza propulsado por cohetes producido en 1939. El problema de ambos modelos era su autonomía. El Komet era de 5 o 6 minutos y en el XF-85 Goblin 1 hora en el mejor de los casos.



Comentarios

  1. Los vídeos de "enganchaje" del aparato demuestran las steel balls del piloto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, una maniobra muy peligrosa. Se cuenta que en uno de los enganches el piloto golpeó la percha y rompió la cúpula e incluso le quitó el casco al piloto. Pa'venos matao!!!

      Eliminar
  2. Aún así, feo y todo, es uno de mis favoritos!😆

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Neumáticos de avión: mucho más que caucho

Algunas aplicaciones del principio de Bernouilli

El organigrama de una empresa de transporte aéreo