Cómo sentarse correctamente en el cockpit

Sentarse bien en un cockpit es algo que a veces se pasa por alto, pero es fundamental. Según la legislación vigente, los pilotos que midan entre 1,58 m y 1, 91 m de altura deberán tener fácil acceso a todos los controles de la aeronave (EASA CS 25.777). Este requisito garantiza que el diseño se adapte a la gran mayoría de los pilotos. Con este fin, los fabricantes del avión instalan unos asientos y un sistema de posicionamiento que vamos a ver ahora.


En casi todos los aviones comerciales modernos los dos asientos de los pilotos son idénticos en diseño y funcionamiento, excepto por la disposición asimétrica de sus controles. Los asientos suelen tener como mínimo apoyabrazos y respaldos ajustables. Generalmente, los asientos son regulables en altura y también se pueden deslizar hacia adelante o hacia atrás por medio de unos railes para adaptarse a la longitud de las piernas. Los asientos están equipados con cinturones de seguridad. Una vez que nos hayamos sentado y nos encontremos cómodos con los soportes lumbares o cualquier otra característica del asiento, debemos empezar a situarnos en la posición de visión óptima. Aunque pueda parecer una perogrullada, muchos pilotos que llegan a nuestros cursos no saben como sentarse correctamente. Esto es algo fundamental para poder operar el avión con seguridad. En realidad, son pocos pasos.

El asiento debe moverse hacia arriba o hacia abajo hasta que la línea de visión del piloto alcance el plano horizontal de los indicadores de bola (situados en medio del parabrisas) que ya vienen ajustados de fábrica. Los colores suelen ser en blanco y negro o blanco y rojo en algunos aviones. Cuando se alcanza el plano horizontal de los indicadores de bola (las tres bolas en línea), el asiento debe moverse hacia adelante o hacia atrás hasta que el indicador de bola blanca se alinee con el indicador de bola negra (la bola negra tapará a la blanca que está más alejada).

Una vez que nos encontramos en la posición óptima del asiento, podemos ajustar los pedales a través del mando o interruptor de ajuste correspondiente. 

Es fundamental que el piloto pueda mover completamente el pedal del timón de dirección. Esto es especialmente importante durante el despegue y el ascenso inicial en caso de que falle un motor o si se experimentan fuertes vientos cruzados. También es un control fundamental durante el aterrizaje con viento cruzado o en el momento de la recogida. Ya en tierra, la posición correcta del asiento y de los pedales nos permitirán aplicar la máxima cantidad de frenado en caso de ser necesario.

Con estos ajustes el piloto ahora puede ver todos los instrumentos correctamente. Los paneles superiores del cockpit (glareshield) no taparán los instrumentos y el ángulo de visión exterior será el correcto.

Debajo se puede ver la geometría de la visión cuando estamos correctamente sentados. El segmento visual es fundamental para los aterrizajes. Con la posición correcta este segmento es el mayor posible.


La posición del asiento correctamente ajustada nos permitirá alcanzar todos los controles sin esfuerzo y también nos situará en el punto correcto para poder utilizar el HUD.


Una posición más baja de lo normal reducirá el segmento visual tal como se puede ver e acontinuación. 


Una posición más alta de lo normal bloqueará la visión de la porte superior de los instrumentos, que en el PFD es donde se suelen encontrar los modos del sistema automático y gestión de vuelo. 


Una vez ajustado correctamente el asiento, en algunos aviones modernos, como la familia Airbus, es fundamental colocar otros aditamentos como el reposabrazos. Esto nos permitirá manejar correctamente la palanaca lateral de control. 


En estos aviones se cuenta generalmente con unos reglajes que se pueden ajustar en cabeceo y altura a gusto del piloto. Con estos ajustes evitaremos la fatiga en el brazo o la muñeca y también posibles dolores. Con un reposabrazos bien ajustado maximizaremos la precisión de los movimientos de la palanca. Si el reposabrazos no está bien ajustado, puede inducir al piloto a realizar inputs mayores de los necesarios durante el vuelo manual. Además, en condiciones turbulentas, el reposabrazos estabiliza el brazo del piloto para evitar movimientos involuntarios de la palanca lateral debido a vibraciones.



Comentarios

  1. La ergonomía en "la oficina"... que son muchas horas al cabo del día.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen post, sin embargo no entendí muy bien cómo funciona lo de las bolas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querido lector, muchas gracias por el comentario.

      Pues mira, lo de las bolitas no es complicado. Se hace todo a base de mover el asiento arriba y abajo, adelante y hacia atrás.
      Las bolitas son solo referencias visuales. Suele haber tres. La de en medio es de un color distinto.
      1.- Te sientas y te acomodas, luego subes o bajas el asiento hasta que las tres bolitas estan a la misma altura. Las tienes que ver en línea y que ninguna esté más alta o más baja.
      2.- Una vez que ves las tres bolitas en la misma línea, es el momento de mover el asiento hacia adelante o hacia atrás, hasta que dejas de ver una de las bolitas (la más alejada) porque la central la tapa por completo. En ese momento se dice que tienes la poisición visual correctamente ajustada.
      3.- Mueves los pedales para que estos se ajusten a tus preferencias con respecto a tus piernas.

      Un cordial saludo
      Manolo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Neumáticos de avión: mucho más que caucho

Algunas aplicaciones del principio de Bernouilli

El organigrama de una empresa de transporte aéreo