martes, 1 de septiembre de 2015

La aviación en el cine: La barrera del sonido (1952)


Estas vacaciones me ha dado tiempo de ver algunas películas que tenía pendientes. Entre ellas esta: The Sound Barrier (conocida para su distribución en castellano como "La barrera del sonido" y "Sin barreras en el cielo") es una película británica dirigida por David Lean en el año 1952 y protagonizada, en los papeles protagonistas, por Ralph Richardson, Ann Todd, Nigel Patrick, John Justiny Denholm Elliott. La película narra la historia de Tony (Nigel Patrick), un piloto que durante la guerra, se acaba casando con la hija (Ann Todd) de un poderoso industrial británico (Ralph Richardson) metido de lleno en la industria aeronáutica. Este film narra las tensiones entre padre e hija y sirve como hilo conductor para contarnos cómo los pilotos y los ingenieros aeroespaciales británicos diseñaron y probaron un avión para intentar romper la barrera del sonido. La historia es ficticia, pero tiene unos cuantos puntos que la hacen muy interesante para todos aquellos a los que les guste la aeronáutica y el cine.

En primer lugar hay que decir que esta cinta está dirigida por el prestigioso David Lean. La primera película de este director que yo recuerdo haber visto es la magnífica  "El puente sobre el río Kwai", que se reestrenó en Oviedo a principios de los 70 en el cine Principado (en pantalla super-panorámica y sonido stereo). Esta es una de las 20 películas imprescindibles sobre la II Guerra Mundial que todo buen aficionado debería de haber visto. Quedé tan impresionado con este director y su forma de enfocar las historias, que empecé a ver todas las películas que puede cuando se fueron reestrenando. De esta forma volvieron a los cines las tres grandes: "El Doctor Zhivago", "La hija de Ryan" y "Lawrence de Arabia", pero también tuve la oportunidad de ver en vídeo alguna otra de sus obras "menores", como la deliciosa "Locuras de verano" (en esta película emula el primer "travelling" hecho en góndola por Alexandre Promio en 1896) o la infidelidad matrimonial exquisitamente tratada en "Breve encuentro".

Para mi modo de ver este director, guionista, escritor, editor y un largo etc, está a la altura de los más grandes. Personalmente lo tengo dentro de la lista (no muy extensa) de mis mejores directores de todos los tiempos, junto con Billy Wylder y Staley Kubrik entre otros. Tiene fama de ser un poco "plasta" por la forma como cuenta las cosas, la longitud de sus películas y por la "languidez" de algunas de sus tomas. Es famosa la historia que se cuenta de Omar Sharif, en la que el actor, harto ya de no poder decir ni media frase en lo que llevaban de filmación en el Doctor Zhivago, le dijo a David Lean que él era ante todo actor y que quería actuar. Hasta entonces la actuación de Sharif se había limitado a poner caras delante de la cámara. David Lean le tranquilizó y le dijo: "No te preocupes, lo entenderás cuando veas la película acabada, la gente va a llorar cuando vea tu mirada". No sé si le sirvió de mucho la respuesta de David Lean al bueno de Omar, lo que si es cierto es que su director ganó un montón de Oscars en 1965. También se ha dicho (...y si no se ha dicho lo digo yo), que David Lean ha sabido plasmar en la pantalla mejor que nadie la psique femenina. Dotado de una fina sensibilidad y seguramente bastantes conocimientos de la naturaleza humana y su comportamiento, este director ha transmitido mejor que nadie a los espectadores las alegrías, los temores y los anhelos femeninos, todo ello sin caer en la ñoñería de otros, como Jean Negulesco en "Creemos en el amor" ...insoportablemente empalagosa).

Sir David Lean es un director metódico, de la antigua escuela. Es una persona que domina su profesión y que explota todos los recursos desde cualquier ángulo, no en vano David Lean empezó como ayudante de cámara en 1927 en Gaumont Pictures. Luego en 1930 trabajó como montador de noticias y, a partir de 1934 empezó a editar y montar películas. Montó obras como Escape me Never'' (1936), Pigmalion (1938), Paralelo 49 (1941), y One of our Aircraft is missing (1942). Sus primeros cuatro trabajos como director estuvieron basados en obras de Noël Coward, con quien codirigió la primera de ellas, Sangre, sudor y lágrimas (In Which we Serve, 1942). La más notable de este grupo fue Breve encuentro (Brief Encounter, 1945), que compartió una Palma de Oro en el Cannes. Más tarde dirigió dos adaptaciones de obras de Charles Dickens, Great Expectations y Oliver Twist. Toda su vida estuvo unido al cine británico y después de la no tan exitosa "La hija de Ryan" (1970), pasó una larga temporada (catorce años) sin volver a ponerse detrás de la cámara. En 1984 dirigió la que sería su última película, "Pasaje a la India". Murió en Londres mientras planeaba una película basada en la obra Nostromo, de Joseph Conrad.


La película que hoy comentamos es en B/N y pantalla pequeña 4:3, formato clásico. Rezuma orgullo británico en cada fotograma. Los "British" se sienten muy orgullosos (con motivo) de sus logros en muchos de los campos científicos en los que han participado, pero a veces se les olvida que no fueron los únicos que lograron cosas importantes. En esta película, parece que fueron ellos solitos los que hicieron la gesta que se narra en la película. Por supuesto no aparecen referencias a lo que hicieron los norteamericanos con Chuck Yeager a la cabeza en 1947, claro que ellos son sus ex-colonias. Tampoco se hace referencia a los motores a reacción alemanes (...ellos perdieron la guerra). 

Sin quitarle mérito a los británicos, esta cinta se encuentra para mi gusto dentro de lo que se puede calificar como cine patriótico comparable al de cualquier otro país y más por aquella época. Es una pena que en España en cambio no hayamos hecho lo mismo. Existen muchas películas Españolas, que podrían ser comparables e incluso superiores. Al fin y al cabo nosotros tenemos una gran historia y fuimos un imperio antes que el británico. Ideologías aparte yo soy de los que piensa que "Los últimos de filipinas", por poner un ejemplo, es un autentico peliculón comparable a cualquier superproducción hollywoodiense o británica de la época. Es una pena que no se haya hecho un cine épico, dramático y de aventuras donde se narren otras gestas heroicas como esa. Los "Últimos de filipinas" creo que ha llegado hasta nuestros días sin haber perdido fuerza y es altamente recomendable para todos aquellos que piensen que en España no se hizo buen cine de guerra y de aventuras. Sobrevaloramos cosa como "La jungla en armas" de Gary Cooper (que cuenta algo parecido) y despreciamos a Armando Calvo, José Nieto o Fernando Rey simplemente porque la película se produjo durante la dictadura.

En la película que hoy comentamos destaca en su papel femenino una Ann Todd, muy conocida por papeles como el que interpretó en "El proceso Paradine", haciendo de atribulada esposa de Gregory peck. Ann era prima carnal del director y se acabo casando con él en 1949. Apareció en dos películas más a las ordenes de su marido, destacando en la emotiva "The Passionate Friends" de 1949. Ann no es guapa. Hay que reconocerlo. No es el prototipo de actriz norteamericana de la época, pero tiene algo. Quizás sea el porte británico, la elegancia o el saber moverse delante de la cámara. Para mi gusto Ann Todd es demasiado fría, muy británica, muy flemática. Que se olvide el espectador de ver algo parecido a lo que se muestra en el cartel de la película. Para nada pierde los papeles cuando ve que su marido se juega la vida en el intento debatir la barrera del sonido. Incluso después de la muerte de su hermano en su primer vuelo solo se la ve soltar una lágrima... nada, pura flema británica a la que en ningún modo estamos acostumbrados los que tenemos sangre en en las venas en vez de horchata. Lo mismo ocurre con el resto de los personajes. Todos guardan la compostura incluso en los momentos más angustiosos.

Algunas curiosidades

En los títulos de crédito al comienzo de la película salen junto con los actores principales los modelos de avión utilizados en esta película. Curiosamente, el modelo de avión al que llaman "Prometheus" y que utilizan para romper la barrera del sonido, no es un avión supersónico. En realidad los primeros aviones diseñados para tal efecto apenas lo eran. Casi todos debían de utilizar la técnica de picado para poder romper la barrera del sonido. Hoy en día hay ejemplos parecidos, como el Harrier, que normalmente está considerado un avión transónico y es capaz de ir mas rápido solo en un ligero picado. La técnica del picado era arriesgada en aquella época (hoy en día los aviones están preparados). Cuando un avión no supersónico se aproxima a la velocidad del sonido, se producen varios efectos causados por el desplazamiento del centro de presiones hacia atrás. El más notable es el llamado "Tuck under" o "Mach Tuck" en inglés, que significa hundimiento o picado sin control. Una vez en esta situación es muy difícil sacar al avión de ella y el vuelo se descontrola, acabando por estrellarse si es que antes no se despedaza la estructura.

Las secuencias de vuelo tan realistas las dirigió Anthony Squire y se realizaron ene el aeródromo de la casa Vickers en Chilbolton cerca de la localidad de Nether Wallop en Hampshire. Para poder realizar las tomas aéreas, Squire se las arreglo para poder volar en un Avro Lancaster de los pocos que quedaban en vuelo por aquellas fechas. Los cámaras se posicionaron en las torretas antiaéreas, mientras que Squire lo hizo en la posición del astrodromo (que normalmente ocupaba el navegante para la navegación estelar). Al final se optó por utilizar otro modelo mas rápido para poder filmar mejor las escenas de gran velocidad. Esta vez fue un Vickers Valetta, pero debido a un fallo con el sistema de oxigeno, Squire perdió el conocimiento en una de las ocasiones, recobrando otra vez la consciencia con el aumento de presión cuando comenzaron a descender.

La película tiene cosas muy buenas, pero también está plagada de errores aeronáuticos, uno de los mas gordos es cuando se muestra al malogrado De Haviland Comet (todavía con sus ventanillas cuadradas) en su vuelo de pruebas antes de entrar en servicio. Esto ocurrió cuando ya se había traspasado la barrera del sonido hacía años y en la película nos lo muestran como si transcurriera en la mismas fechas. Desgraciadamente, un par de años después de haberse filmado esta película, los Comet (orgullo de la ingeniería aeronáutica británica) que tanto se ensalzan en el film tuvieron dos trágicos accidentes matando a todos sus ocupantes. Aunque posteriormente fueron re-diseñados y corregidos los fallos de diseño, este aparato quedó marcado de por vida y no llegó a ser el éxito comercial que se había previsto. Otro error monumental es cuando vemos el vuelo del De Havilland Vampire que pilota el protagonista con su esposa (en la foto). La pareja hace un vuelo sin escalas desde el Reino Unido hasta Egipto a gran velocidad. Para poder hacer ese vuelo con este tipo de avión a esa velocidad, lo mas probable es que hubiera tenido que hacer por lo menos dos escalas para repostar. Una curiosidad mas es ver el error de continuidad que se produce con las matriculas de los Comet. Cuando los personajes Tony y Susan aterrizan en el Cairo la matricula del Comet aparcado es G-ALYR, la cual se puede ver claramente en el film. Cuando se marchan del Cairo, y teóricamente es el mismo avión de la BOAC, lo hacen con un G-ALZK.

Cuando le preguntaron a Chuck Yeager (el primer piloto supersónico) sobre la película, este dijo que la maniobra para poder batir la barrera del sonido es totalmente incorrecta y de haberse intentado así se hubiera matado seguramente su piloto. No en vano el film se basa mucho en la historia de Geoffrey De Havilland Jr, hijo del magnate británico del mismo nombre, quien murió en el Támesis haciendo una maniobra para superar la barrera del sonido en 1946.

En cuanto a las cosas buenas, están el poder ver al Spitfire (al comienzo, con las puntas del ala cuadradas, probablemente un MkVII o alguna variante parecida), al Comet, al Supermarine Swift y un Vampire entre otros. En segundo plano se pueden ver muchos otros, como un Dragon Rapid igual al que llevó al General  Franco de Canarias a la Península. Es una delicia, porque no son maquetas, son aviones de verdad los que se utilizaron para rodar la película y eso da calidad y realismo la misma. Otra de las escenas que me gustó ver es aquella en la que se muestra al piloto antes del vuelo final enfundándose un primitivo traje anti-G, apretándolo a base de cuerdas, como uno de los corpiños femeninos del siglo XVIII. Otro punto muy bueno del film es que se dan explicaciones técnicas al espectador sobre lo que es y lo que representa la barrera del sonido.  Se ven planos de aviones y factorias con un banco de pruebas donde se está poniendo a punto un motor a reaccion con compresor centrifugo (tipoWhittle), probablemente un Goblin producido por De Havilland como este:

Rolls Royce Goblin II cutaway.jpg 


Con todo, lo mejor del film para mi modo de ver, es cuando se habla de la posibilidad de inversión de los mandos de vuelo en las proximidades del vuelo transónico. Al comienzo de la película esto es lo que le ocurre a uno de los protagonistas cuando hace un picado, por otra parte perfectamente realizado con G's positivas. En dicho picado el piloto alcanza el Mach 1 en algunas partes de su Spitfire. Esto ocurrió en la realidad de los combates durante la II GM y algunos de los "derribos" de aviones enemigos en realidad solo fueron accidentes por pérdida de control en régimen transónico. En el vuelo con el reactor de la película, es el propio piloto el que, con más miedo que vergüenza y haciendo tripas de corazón, hace lo contrario de lo que los pilotos deben de hacer para poder superar el régimen transónico turbulento... y le funciona. Pero ¿Qué es lo que pasa a esas velocidades, por qué se invierten los mandos de vuelo?  La respuesta se encontró precisamente después de esos primeros vuelos supersónicos.

LA REVERSA DE LOS ALERONES

la reversa de los alerones, tal como indica su nombre, es un fenómeno que se produce a muy altas velocidades. En estas circunstancias, el efecto que produce una deflexión de los alerones es el contrario del que normalmente se desea, y suele estar asociado a alas de flecha regresiva y de poco espesor, como las del reactor de la película. Se considera que el ala puede girar libremente alrededor de su eje de torsión oponiéndose a este giro su rigidez. Si se deflecta un alerón hacia abajo, lo que realmente tenemos son otros perfiles con más curvatura, con una distribución de presiones diferente que produce dos efectos: un aumento de sustentación y un movimiento hacia atrás del centro de presiones (c.p). pudiendo quedar éste situado por  detrás del eje de torsión. Si sucede esto y el ala es bastante flexible, el momento que existe respecto al centro de torsión hará que baje el borde de ataque (b.a.) del ala, (ver ilustración) disminuyendo el ángulo de ataque y la sustentación; la torsión será tanto mayor cuanto mayor sea la velocidad, depende del cuadrado de ésta, y a él se opone la rigidez a la torsión de la estructura del ala que es independiente de la velocidad y tiene un valor constante. La torsión se experimenta a lo largo de toda la envergadura y es tanto mayor cuanto más cerca de las puntas, la deformación va siendo aditiva, y reduciendo el ángulo de ataque y la carga aerodinámica en la punta del ala.



Al alcanzar una cierta velocidad la disminución de ángulo de ataque por la torsión produce un efecto mayor sobre la sustentación que el producido por el aumento de curvatura, originando una disminución global de la sustentación, esta velocidad se denomina velocidad de inversión de los alerones, a valores superiores a ella la respuesta del avión en alabeo es la contraria de la esperada y es imposible pilotar el avión. Para evitar o disminuir la reversa de los alerones se puede: 

  • Utilizar a velocidades altas únicamente alerones interiores, aunque sean menos efectivos.
  • Utilizar spoilers como mando lateral.
  • Aumentar la rigidez del ala, lo que significa una penalización operativa por el aumento de peso.
  • Utilizar tailerones como mando de alabeo.
  • Por supuesto limitar la velocidad de operación, lo que también supone una penalización.


En varios aviones de émbolo de la II Guerra Mundial, como se narra en la película, se encontraron con este problema al efectuar picados con motor metido. El famoso caza japonés Zero, tenía muy disminuida su capacidad de alabeo a alta velocidad por este motivo. Este fenómeno también puede presentarse en los timones de dirección y de profundidad, lo que en modo alguno es permisible.

Estos son algunos de los aviones que se pueden ver en el film:

Supermarine Spitfire 3D ExCC.gif

Supermarine Swift.svg


Después de todos los esfuerzos por batir la barrera del sonido, las mejores frases de la película para mi gusto, se puede escuchar cuando padre e hija filosofan por un momento sobre el universo, los limites y los desafíos humanos. Es algo así como (la vi en versión original y el doblaje en castellano puede ser distinto):

  • Susan: Nunca me di cuenta de lo poco acogedor que puede ser el Universo
  • John: Si, el Universo es frío y poco acogedor .
  • Susan:¿Eso es lo que piensas?
  • John:  Es un frío y poco acogedor Universo, pero solo porque no es consciente de que existimos.
  • Susan: Esa es una concepción deprimente.
  • John: A mi no me lo parece. En nuestra lucha contra el Universo, eso nos da una ventaja.
  • Susan: ¿Tiene que ser siempre una lucha?
  • John: Debe de ser así, de lo contrario hubiéramos sido dotados de más recursos para poder entenderlo.
  • Susan: ¿Qué recursos?
  • John: ...imaginación solo por ponerte un ejemplo.
  • Susan: ...creo que otro es la valentía.




Conclusión:

Una película muy desconocida para muchos aficionados, pero que hay que ver si nos gustan los aviones. A pesar de ser bastante antigua, en realidad es bastante entretenida, sobre todo porque no utiliza trucajes baratos, son casi todo aviones de verdad. Muy bonita para aquellos a los que les guste ver aviones verdaderos de otra época. Bastante realista con las escenas de vuelo y aunque la historia es ficticia, se basa en los esfuerzos reales de la industria británica por desarrollara aeroplanos cada vez mas veloces. El film tiene buenas y sencillas explicaciones técnicas para un espectador no iniciado y una cinematografía muy cuidada. En cuanto a la mejor interpretación, para mi gusto es la del personaje del padre de Ann Todd en la película, el resto es demasiado "tieso". Por todo ello yo le doy un notable alto.





No hay comentarios:

Publicar un comentario