lunes, 14 de septiembre de 2015

La aviación en el cine: "La batalla de Inglaterra" (1969)


“Nunca en la historia de los conflictos humanos, tantos debieron tanto a tan pocos."


La batalla de Inglaterra es una estupenda película británica del año 1969 que narra el conjunto de combates aéreos librados en cielo británico y sobre el canal de la Mancha, entre julio y octubre de 1940, cuando Alemania buscó destruir a la Royal Air Force (RAF) para obtener la superioridad aérea necesaria con el fin de llevar a cabo la invasión de Gran Bretaña en el marco de la famosa operación León Marino.

La citada invasión era de todo punto imposible sin antes haber ganado la superioridad aérea, este era un punto clave que el mismísimo Adolf Hitler y la propia Wehrmacht tenían muy claro. La RAF debía de ser vencida no solamente en el aire, sino también en tierra. El objetivo primario era derribar a los cazas para que estos no molestaran a los bombarderos alemanes y los secundarios eran destruir la producción de aeronaves y las infraestructuras terrestres (incluidos los novísimos sistemas RADAR) para obligar al gobierno británico a buscar una solución negociada.

La batalla de Inglaterra fue la primera gran batalla enteramente disputada en el aire. Fue la mayor y más concurrida campaña aérea habida hasta hoy y la primera prueba de las estrategias de bombardeos que emergieron desde la Primera Guerra Mundial. En la batalla participaron 1464 cazas, 1380 bombarderos, 428 Stukas y 569 aviones de reconocimiento. Después de la batalla los aviones perdidos se elevaron a: 1023 cazas y 524 bombarderos por parte británica y 873 cazas y 1014 bombarderos por parte alemana, esto da una idea de la intensidad de los combates y de la importancia estratégica y económica que tuvo esta batalla. Todo esto sin contar con las miles de victimas civiles y militares.

La película

Se dice que la idea del rodaje de esta superproducción surgió cuando el productor Ben Fisz paseaba por Hyde Park y vio el vuelo de un Spitfire. Este hecho trajo a su mente los recuerdos de viejos tiempos en los que él mismo pilotaba uno de esos aparatos junto a un escuadrón polaco de la Real Fuerza Aérea. 

La película cuenta con un extenso reparto de primeras figuras y trata de narra lo mas fielmente posible los hechos que se ha descrito más arriba. Para poder realizar tan grandiosa superproducción y que pareciera real, los productores se lanzaron a la adquisición del mayor arsenal bélico del que fueron capaces. La famosa batalla había terminado hacía ya casi 30 años y eran muy pocos los sitios donde los productores podían encontrar Stukas, Heinkels, Messerschmitts, Hurricanes y Spitfires

El empeño de Fisz le llevó a contactar el Ministerio de Defensa británico, el cual se interesó por el tema prestándole apoyo, además de varios aparatos. En conversaciones al más alto nivel, y gracias la intervención del agregado aéreo de la Embajada británica en Madrid, se obtuvo también la colaboración del Ejército del Aire español que amablemente cedió y vendió gran cantidad de aviones.

En Inglaterra, el acondicionamiento de los Spitfire llegó a plantear algunos problemas. Cada aparato pertenecía a una versión diferente, pero ninguna de ellas correspondía a la que había sido protagonista de la batalla, por lo que se transfomaron en una versión genérica, denominada Mark Addie, que resultase aceptable a las necesidades del film. Entretanto, en España, el personal de la Maestranza Aérea de Sevilla se ponía al trabajo de maquillar los Buchon con el propósito de que adquirieran la apariencia de la versión Bf 109 E. Los Stukas no pudieron conseguirse, por lo que se tuvo que recurrir a avionetas trucadas, modificadas y enmascaradas que daban bastante el pego, pues aunque su tamaño no era el verdadero, en las escenas en pleno vuelo esto no podía notarse. 





Gran parte de la película se rodó en Sevilla (Tablada), donde pilotos Españoles del Ejercito del Aire volaron de verdad los famosos Buchones. Ese es uno de los grandes puntos fuertes del film. Aquí no hay imágenes generadas por ordenador. Todo lo que sale (aunque sean maquetas) es "real". Cada caza, cada bombardero, los coches, etc... los vuelos en los que algunos pilotos se jugaron la vida. No esperes ver una cosa igual hoy en día. Tan solo se produjeron algunos efectos especiales (hoy se nota que alguno no es muy bueno) en las explosiones aéreas de algunos cazas.

La ambientación de la película es increíblemente buena no solo en cuanto a las aeronaves. Las playas de Dunkerque son las playas de Huelva, el tren donde se desplaza Göring es de la RENFE y tan solo por un minuto (más o menos) se puede ver la ciudad de San Sebastián, engalanada con emblemas nazis para la superproducción. Parce ser que esta bella ciudad del norte de España (La Bella Easo) tiene el "look" del Berlín de los años 30 a principios de los 40. El rodaje de la parte británica se realizó en Duxford, Debden, North Weald y Hawkinge. las escenas rodadas en el Fighter Command fueron realmente realizadas allí mismo, en el cuartel general y los muebles de la oficina del Air Chief Marshall Dowding son realmente los mismos. Una auténtica pasada.


Fotografía tomada en la avenida de la Libertad de San Sebastián (esquina con la calle Bergara) en el año 1968.
No es un acto fascista, es el rodaje de The battle of Britain.

El otro gran "protagonista" de la película: avión de Caza y Ataque Hispano Aviación 1112 -Buchón- (C-4)

El Hispano Aviación 1112 -Buchón- es un avión construido bajo licencia por la Hispano Aviación en Sevilla. A las células de 172 Messerschmitt 109G-2, se les acopló el motor Rolls-Royce Merlin 500-45, resultando un híbrido entre el citado avión y el Spitfire, enemigos mortales de la II Guerra Mundial. El fuselaje hubo de ser rediseñado para dar cabida al nuevo motor, y por su amplio morro fue denominado -Buchón-. Se fabricaron 3 biplazas para entrenamiento. Estos aviones dotaron a las Alas de Caza 7 de ?El Copero- y 47 de -Tablada-, también estuvieron destinados en Gando y El Aaiún. Su actuación militar más importante tuvo lugar entre 1957 y 1958 durante el conflicto de Ifni. Continuaron en servicio hasta 1965.
  • Tipo: Avión
  • Designación del fabricante: HA 1112 M1L
  • Designación del ejército del aire: C-4
  • Misión: Caza y Ataque
  • Primer vuelo: 1954
  • Entrada en servicio en España: 1956
  • País de origen: España
  • Fabricante: Hispano Aviación
  • Dimensiones:
  • Longitud: 9,13 m.
  • Envergadura: 9,92 m.
  • Altura: 2,60 m.
  • Diámetro rotor principal:
  • Diámetro rotor cola:
  • Peso:
  • Vacío: 2.666 kg.
  • Máximo al despegue: 3.330 kg.
  • Velocidad:
  • Máxima: 665 km/h
  • Autonomía:
  • Distancia: 765 km.
  • Tiempo:
  • Motores: un rolls-royce merlin de 12 cilindros en línea
  • Empuje: 1.600 CV
  • Techo máximo: 10.200 m.
  • Reabastecimiento en vuelo: No
  • Carga: 206 kg.
  • Armamento: dos cañones hispano-suiza de 20 mm. y ocho cohetes oerlikon de 80 mm.

Avión de Caza y Ataque Hispano Aviación 1112 -Buchón- (C-4)
El C-4 es un avión construido bajo licencia por la Hispano Aviación en Sevilla.

Perfil del Buchón (C-4) en vuelo

Perfil del Buchón (C-4) en vuelo

A las células de 172 Messerschmitt 109G-2, se les acopló el motor Rolls-Royce Merlin 500-45, resultando un híbrido entre el citado avión y el Spitfire, enemigos mortales de la II Guerra Mundial. El fuselaje hubo de ser rediseñado para dar cabida al nuevo motor, y por su amplio morro fue denominado ?Buchón-.

Formación en vuelo de los aviónes Hispano Aviación 1112 -Buchón- de la antigua Ala 47

Formación en vuelo de los aviónes Hispano Aviación 1112 -Buchón- de la antigua Ala 47

Su actuación militar más importante tuvo lugar entre 1957 y 1958 durante el conflicto de Ifni. Continuaron en servicio hasta 1965.
Vista lateral de un Hispano Aviación 1112 -Buchón- perteneciente al Ala 47 de Tablada

Vista lateral de un Hispano Aviación 1112 -Buchón- perteneciente al Ala 47 de Tablada

Se fabricaron 3 biplazas para entrenamiento. Estos aviones dotaron a las Alas de Caza 7 de El Copero- y 47 de Tablada-, también estuvieron destinados en Gando y El Aaiún.

File:HA 1112-M1L and Bf 109G-2.jpg
Estupenda imagen donde se puede comparar al HA-1112 M.1.L Buchon y a un Messerschmitt Bf 109.


File:HA-1112-M1L Buchon C4K-102.jpg
Un HA-1112 M.1.L Buchon "disfrazado" de Bf 109 para el rodaje de la Batalla de Inglaterra


El cockpit del bando alemán

El cockpit del bando británico
Las escenas de combates aéreos están bastante fielmente reproducidas, no en vano estas fueron asesoradas por dos de los auténticos protagonistas de la batalla, el as alemán y general de la Luftwaffe Adolf Galland (el General alemán más joven con 29 años) y el jefe de ala de combate de la RAF Robert Stanford Tuck. Los pilotos de los aviones británicos fueron volados por militares de la RAF y los "Buchones" y CASA 2111 por pilotos del Ejercito del Aire Español. Este hecho, junto con el aspecto histórico, es otro de los puntos fuertes del film. Se contó con gran cantidad de documentación y testimonios reales de personas que habían participado y aun seguían vivas.

El estupendo reparto

En la parte británica
En la parte Alemana
  • Curd Jürgens como el embajador alemán en Suiza.
  • Peter Hager como el Mariscal de Campo Kesselring.
  • Hein Riess, como el Mariscal Hermann Göring, Comandante en Jefe de la Luftwaffe.





La dirección de la película corrió a manos del reconocido director Guy Hamilton, quien ya había trabajado antes con el productor Harry Satzman (el productor de las pelis más famosas de 007 incluso cuando se separó de su compañero Albert R. Broccolli.) dirigiendo películas de James Bond (Goldfinger y Diamamtes para la eternidad).

Los guionistas fueron James Kennaway y Wilfred Greatorex, los cuales se basaron en la obra de Derek Dempster y Derek Wood "The narrow Margin" (El estrecho margen) . Al igual que la película, el libro es un claro homenaje a los hombres y mujeres que protagonizaron aquel momento decisivos de la historia. Por supuesto los pilotos son los grandes héroes que todo el mundo recuerda, pero este homenaje se hace extensivo también a todos aquellos que jugaron papeles no tan brillantes públicamente, pero si igualmente importantes, como por ejemplo los operadores del RADAR (...y el RADAR mismo) y los servicios de inteligencia y operaciones de vuelo, etc. 

En el libro, los autores nos cuentan la historia desde los dos bandos. Se centran en los aspectos tácticos y estratégicos de la contienda contándonos las deliberaciones y las decisiones del alto mando en ambos lados. Lógicamente el libro es británico y el punto de vista de los ganadores es evidente.

Los aspectos ténicos

  • Duración 2 hr 12 min (132 min)
  • Sonido Mono (en copias de 35 mm) | en 70 mm 6-pistas de sonido.
  • Color: Technicolor
  • Relación de aspecto 2.20: 1 (en copias hechas en 70 mm). Otras copias 2.35: 1
  • Cámara: lentes Panavision
  • Laboratorios: Technicolor, Reino Unido
  • Longitud del film: 3.610 m 
  • Formato del negativo para el rodaje: 35 mm
  • Proceso cinematográfico Panavision (sistema anamórfico)
  • Formato para copias de salas de cine: expansión en laboratorio del 35 mm al 70 mm (proceso blow-up).

El proceso Blow-up

Este es el nombre que se le da al proceso de expansión para hacer copias en formato panorámico de 70 mm desde un formato mas manejable y pequeño, como es el 35 mm. El Bow-up fue el resultado de varios años de investigación y desarrollo por parte de tres empresas que trabajaban en estrecha colaboración: Panavision, Inc., Eastman Kodak y Technicolor. Así fue como Director de Fotografía León Shamroy, ASC, fotografió e imprimió por primera vez en la historia del cine la excelente película "El cardenal" de Otto Preminger. 

Las cámaras de 35 mm son mas pequeñas y ligeras. Son fácilmente instalables en aviones y son mucho más baratas. Rodar con un negativo en 70 mm es muy caro, con lo que el proceso de Blow-up es muy recomendado en estos casos. En el proceso de expansión se descomprime el negativo por medios ópticos de gran calidad. Es algo parecido a lo que ocurre con el cinemascope, pero en esta ocasión la descompresión de la película se efectúa para hacer copias, no para proyectar la película. 

 

En la imagen superior (izquierda) se observa un negativo en 35 mm en el que se ha comprimido la imagen con una lente anamórfica en el momento del rodaje. Nótese que existen cuatro perforaciones laterales a lo largo de cada fotograma. A la hora de hacer las copias para su proyección en cines (imagen superior derecha), se hace un positivado y se descomprime la imagen. N'otese ahora las cinco perforaciones por cada fotograma. En este tipo de positivado existe ademas mucho espacio para poder utilizar más pistas de sonido.

Negativo tomado con la cámara de 35 mm y lente anamórfica

La batalla de Inglaterra
Aspecto de la pantalla una vez que se ha hecho la descompresión y se ha positivado

En la imagen de abajo se pueden ver algunos momentos interesantes del film.



El Trailer



Premios


  • 1969: Premios BAFTA: Nominada a mejor banda de sonido
  • 1970: National Board of Review: Mejores diez películas del año


Algunas curiosidades

Se decidió comprar casi todo el material volante. Esa era la única forma de que un proyecto tan grande fuera llevado a cabo a tiempo. Los productores lograron reunir 27 Spitfires en condiciones de conservación muy diferentes. Algunos estaban inservibles para el vuelo, pero algunos de ellos pudieron ser reparados y puestos en perfecto estado para volar. Al final 12 Spitfires podían volar perfectamente. Lamentablemente el número de Hurricanes que se pudo encontrar fue mucho menor. De los 6 que se compraron solo 3 podían volar. Es curioso, porque el verdadero protagonista de la Batalla de Inglaterra, fue precisamente el Hurricane y no el Spitfire. En aquella época el 60% de la RAF Fighter Command eran precisamente los Hurricane. Los buchones se compraron todos al Ejercito del Aire español (50, de los cuales se pusieron en vuelo 17). Un par de Junkers 52 fueron cedidos por la Fuerza Aérea Portuguesa. En la batalla real participaron también los Messerschmitt 110, los Dornier 17 y los Junkers 88, pero de esos ya no quedaba ninguno.

Los 32 Heinkels (a los que cariñosamente llamábamos "Pedros" en España) fueron cedidos con sus tripulaciones por el ejercito del Aire, donde todavía se les usaría durante un periodo de tiempo como remolcadores de blancos y transporte. Poco tiempo después estos aviones dejaron el servicio activo para convertirse en veneradas piezas de museo. Recuerdo que muy cerca de las escuadrillas de la Escuela de especialistas del Ejercito del Aire, donde me formé como Especialista en Radares y Misiles, teníamos precisamente uno de estos. Alguna foto tendré por casa subido a uno de ellos :)


La flota de aviones de combate era tan grande (sin contar el B-25 Mitchell para las tomas aéreas) que se llegó a decir que aquella era la trigésimo quinta fuerza aérea mas grande  del planeta... probablemente fuera cierto. Los costes se elevaron tanto que se calculan unas pérdidas de unos 10 millones de dólares. Aún así es una magnífica película. 

Hacia el final de la película se puede ver como un Spitfire derriba a un bombardero alemán que cae sobre el centro de Londres. En realidad este hecho fue verídico, pero en vez de un Spitfire fue un Hurricane y en vez de un He 111 fue un Dornier Do17. el piloto del Hurricane en realidad se quedó sin munición, pero decidió acosar al bombardero envistiéndole y cortándole la cola con su hélice al ver que este se dirigía al Palacio de Buckingham. Finalmente el bombardero cayó en Victoria Station. Increíblemente el piloto del Hurricane pudo saltar en paracaídas.

De acuerdo con los guionistas que participaron en la filmación, en esta película se dispararon más balas (de fogueo, claro) que en la batalla real. Esto se debió en parte a que el director Guy Hamilton quiso repetir muchas de las escenas.

Como ya se comentó más arriba, más del 60% de los aviones de combate de la RAF durante la Batalla de Inglaterra eran Hawker Hurricanes. Debido a la falta de Hurricanes en condiciones de vuelo, cuando se filmó la película la mayor parte de las escenas de combate aire-aire vuelan los Spitfire (en realidad mejor caza que el Hurricane). Durante la batalla real, se había decidido, que siempre que fuera posible, los escuadrones de Spitfire se enfrentarían a los cazas alemanes que escoltaban las formaciones de bombarderos, mientras que los Hurricane menos maniobreros, pero mejor plataforma de arma, se dedicarían a derribar los bombarderos.

El derribo de bombarderos alemanes fue en realidad la clave fundamental del éxito, ya que los alemanes estaban atacando insistentemente los aeródromos de la RAF en la primera fase de la batalla y la cosa parecía funcionarle a la Luftwaffe. Cuando se cambiaron las prioridades alemanas y fueron las ciudades las que empezaban a ser bombardeadas, la cosa fue distinta. La RAF se vio menos atosigada y la reacción británica acabó por desequilibrar la balanza a su favor. La película describe con precisión casi histórica la necesidad británica de destruir los bombarderos para proteger su infraestructura de defensa aérea y posteriormente proteger objetivos civiles. Por razones similares a las reales, (la falta de aviones del tipo adecuado para la tarea) en la película se pueden ver volando juntos a Spitfires y Hurricanes en formaciones tácticas mixtas dentro de una escuadrilla. En realidad los escuadrones de la RAF volaron uno u otro tipo de cazas, pero nunca en configuraciones conjuntas. Una escuadrilla mixta nunca podría llegar a funcionar, ya que las características de rendimiento de ambos aeroplanos los sitúan en niveles diferentes.

En las escenas filmadas al este de Londres, participaron extras que en realidad habían vivido aquellos días. Muchos de ellos se prestaron voluntarios para filmar escenas en los escenarios que representaban los refugios improvisados en el metro de Londres. Algunos  de ellos al final decidieron no hacerlo al ver el escenario tan realista que se había creado. Había despertado amargos recuerdos. en muchos de ellos, ahora ya mayores y muy sensibilizados.



Cuando el Mariscal del Aire Göring les pregunta a dos oficiales alemanes que es lo que necesitan para ganar la batalla, uno  de ellos responde "un escuadrón de Spitfires". En realidad fue una petición de Adolf Galland a Hermann Göring. Una de las cosas que menos me gustó de la película fue precisamente la imagen que se nos da de Göring. Los alemanes no eran tontos y en la película alguno lo parece (sobre todo Göring). El plan en principio no era malo y los generales y el alto mando alemán sabían perfectamente con lo que se enfrentaban (RADAR incluido). En la película parece que todo se debe mas a la cabezonería personal de un istriónico (rayando lo grotesco) Göring que a los planes perfectamente trazados por el alto mando. Si no se hubieran cambiado los planes para bombardear las ciudades, probablemente la batalla aérea hubiera sido ganada por Alemania. Otra cosa es que al final hubiera podido ser posible una invasión de las islas. Todo parece indicar que eso nunca hubiera sido posible y se trataba más de una apuesta tipo farol para presionar a los británicos (a los que Hitler en realidad admiraba, era uno de los pocos pueblos que ejercía esa impresión en él).

Nota personal: Debido a a mi trabajo tengo la suerte de tener amigos Británicos y Alemanes. Es un gran privilegio poder hablar de estas cosas con ellos en pleno siglo XXI y discutir las posiciones de cada bando. Yo, como Español, y por hacer rabiar un poco a los british, me posiciono a veces del lado Alemán. Entiéndase bien que no es porque yo sea pro-nazi (todo lo contrario), pero me parece que estos hubieran tenido mucho que decir si en vez de dejar las grandes decisiones a Hitler, estas hubieran sido tomadas por los verdaderos estrategas. Cuando me preguntan, siempre digo que si yo hubiera estado al mando, con casi toda Europa bajo mi dominio, habría parado una vez tomado París en 1940. Me habría sentado en la Sociedad de Naciones (entonces todavía no existía la ONU) y habría negociado la Paz condicionada quedándome con gran cantidad de territorios. Por supuesto contando con devolver París y gran parte de algunos territorios ocupados como moneda de cambio. Si se hubiera logrado la historia hubiera sido muy distinta. Eso es política-ficción, pero por especular que no quede.  

El avión en el que se rodaron las escenas aéreas fue un bombardero B-25 Mitchell. Precisamente por volar descargado de bombas y ametralladoras (solo disparaba fotogramas), los pilotos dijeron que era como volar un avión super-maniobrable casi comparable a uno de los cazas que filmaba, con potencia de sobra para hacer todo tipo de maniobras que un bombardero real ni soñaría. El Bombardero era propiedad del piloto que lo hizo volar para la producción Jeff Hawke y su co-piloto Duane Egli. Tenía varias cámaras situadas en las torretas de morro, la cola y la panza. El avión se pintó con productos altamente reflectantes, la mitad  de color naranja, la otra de color azul y las alas y motores también con pintura altamente brillante... se le llego a conocer como el mosntruo psicodélico, pero era la forma de que todas las escuadrillas y todos los pilotos vieran claramente donde estaba situada la cámara durante los combates, ademas de servir como referencia para comenzara  a posicionarse antes de la "batalla" en cada toma. Cada lado del B-25 estaba claramente indicado, para que alemanes y británicos no se mezclaran en los vuelos de formación. 

Los famoso Junkers 87 Stukas en realidad fueron maquetas y planos de otros aviones modificados. En las escenas de ataque a los RADARES británicos (filmadas en Malta) se decidió no usar el Percival Proctor. Un avión que en realidad es así:


Pero que una vez modificado quedó así:


Las caracteriticas de vuelo de este aparato eran tan malas que se decidió no usarlo por ser muy peligroso. Al modelo híbrido se le llamó "Proctuka". las maquetas que se usaron eran enorme, a escala 1/2.  Aquí se puede ver una de ellas.


Las maquetas eran extraordinariamente fieles al avión real, pero durante el rodaje con estos modelos no se pudo alcanzar el vertiginoso y escalofriante picado real de los verdaderos Stukas, que eran de entre 60° y 90°. Además,en los vuelos de los verdaderos Stukas se arrojaban las bombas durante el propio picado, no cuando el avión recogía, esto es un fallo gordo de la película.

En la película se narra el hecho histórico de los combates del escuadrón polaco 303 "Kosciuszko" y que estos pilotos no usaban el inglés en sus comunicaciones, dando lugar a muchas transmisiones erróneas o confusas entre pilotos y mando en tierra. Lo que no cuenta la película es que del lado germano también intervino bastante activamente una fuerza italiana... pero la peli es británica "of course".  Otro de los momentos donde se nota que la peli es british total, es cuando se quiere retratar a los alemanes como algo torpes y cabezas cuadradas. Los comandantes Foehn y Falke, dos de los jefes de escuadrones están basados en las figuras reales de Adolf Galland y Werner Molders quienes fueron verdaderos ases de caza de la Luftwaffe y consejeros en el film. En la película Galland tuvo varias trifulcas con los productores y estuvo a punto de dejar la película por retratar de forma tan simplista y estereotipada a sus compatriotas. Para calmar un poco a Galland los productores tuvieron que reescribir alguna de las escenas.

Para poder generar el humo de un motor dañado se decidió que lo mejor era inyectar aceite de cocinar en los escapes del motor. El resultado quedó de lo más aparente.

En el aeródromo de Duxford, cerca de Cambridge, se dio autorización a los productores para volar realmente un hangar, que ya se consideraba ruinoso y no recuperable. Los otros tres hangares de aquella época todavía se conservan como museo.

El número de alemanes fallecidos en esta batalla (killed in action (KIA)) se cuentan al final de la película en los títulos finales:


  • Tripulaciones de Bombarderos KIA: 1176
  • Tripulaciones de Stuka KIA: 85
  • Tripulaciones de caza bombarderos KIA: 212
  • Pilotos de caza KIA: 171
  • Tripulaciones desaparecidas y probablemente fallecidas KIA: 1445


Así que de acuerdo con los productores, las bajas alemanas de la Batalla de Inglaterra ascenderían a unas 3089.

Algunas meteduras de pata

Existen numerosos anacronismos durante toda la película, pero para mi una de las cosas que no refleja la realidad para nada es el casting de los propios pilotos británicos. En la película son muy mayores todos. En la Batalla de Inglaterra la mayoría de los pilotos eran muy jóvenes (algunos casi críos que mintieron a la hora de listarse). La edad promedio era "veintipocos" años. Aparte de esto, se pueden ver cosas, como peinados de mujer de los 60, lineas de condensación en el cielo que pertenecen a reactores volando a gran altitud, un Land Rover (que entró en producción en 1948), algunos edificios de ciudades que se construyeron bastante despulpes de la Guerra, modificaciones en los aeroplanos (carlingas, motores, etc) que no tuvieron lugar hasta mucho después y un largo etc.

Cuando Dowing y el Ministro del Aire discuten la cantidad de aviones de los que disponen, el Ministro dice, "Contamos con el RADAR". Este término nunca se usó en la Batalla de Inglaterra en 1940, en su lugar se hablaba del novísimo sistema RDF. En realidad RADAR es un término acuñado por sus primos (los Yankees) de la US NAVY, que aunque se inventó en 1939, se mantuvo en secreto hasta mucho después.

RDF = Range and Direction Finder
RADAR = RAradio Detection And Ranging

Para leer un poco más sobre el RADAR:
https://en.wikipedia.org/wiki/History_of_radar#Origins_in_Great_Britain

La película adolece también de algunos fallos en cuanto a sincronización o desfase. Además de esto los trucajes a veces no so todo lo "finos" que cabría esperar en una superproducción de estas características, como por ejemplo cuando se ven los hilos de los que cuelgan algunas maquetas de los Stuka.

Conclusión

A pesar de los múltiples fallos y defectos que se le puedan sacar a esta película, hay que decir que es una magnífica "película de guerra". Claramente sigue el estilo de otros "clásicos", como "El día más largo", donde se intenta retratar con fidelidad los hechos acaecidos en esa batalla. precisamente la aproximación a la realidad es lo que puede hacer que sea un poco aburrida para aquellas personas que vayan buscando una historia más humana. Las pequeñas tramas que los productores insertaron en el guión no añaden nada a la película que la haga más interesante desde el punto de vista del drama individual. Lo que se narra es el hecho histórico colectivo y en mi opinión creo que les ha salido una buena película. Quitando algunos errores históricos, omisiones, problemas de coordinación, vestuario, etc. y teniendo en cuenta lo complicado del rodaje y la inversión real en aviones, hay que decir que La Batalla de Inglaterra se merece estar entre las 20 mejores películas de guerra realizadas en el historia del cine. En mi clasificación personal le doy un 8 de 10.

El vídeo del comienzo de la película es de los que quitan el hipo, sobre todo porque, como decíamos más arriba, lo que se puede ver en el "es de verdad". No hay Imágenes Generadas por Ordenador... ese es uno de los grandes méritos de esta película.


Consejo final

Aunque la película completa se puede ver en muchas plataformas, es muy recomendable para todos aquellos cinéfilos comparase el DVD en su edición especial (doble DVD). En el primero se ve la película magníficamente, pero el segundo DVD es interesantísimo, ya que narra en varios documentales todo esto que se comenta en este post y mucho más. Se pueden ver planos que no salen en la película, preparación de vuelos, etc, etc. Una autentica gozada para todos aquellos a los que les guste el cine y la aviación. Es una película que hay que tener.



Actualización:
La banda sonora que me ha recordado Pablo en su comentario! (Muchas gracias)




5 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con usted, una auténtica película de y para aerotranstornado.
    P.D. Lamento la falta de comentarios ya que creo que este blog tiene un gran nivel técnico y toca muchos "palos" relacionados con la aeronáutica en el sentido más amplio del término. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el comentario y por seguir este blog! A mi también me gustaría ver más participación y quizás que los lectores propusieran temas o aportaran datos.

    Un cordial saludo
    Manolo

    ResponderEliminar
  3. Manolo:

    A la vista de la amplia y documentada reseña del la película, algunos brochazos para paliar, en la medida de lo posible, la "carestía" de comentarios; sospecho que el amigo GS2008 me tendrá "filado" de otros lares..., y es posible que algo de lo que voy a cometar pueda resultarle familiar..., pero a fuer de resultar poco original, voy a atreverme, así que, con la venia:

    1.- En cuanto a los aspectos estrictamente históricos de "La Batalla de Inglaterrra", me gustaría apuntar un cosa que creo es bastante significativa, y es la propia denominación del acontecimiento. Como bien apuntas, Manolo, la tal "Batalla" es en realidad una campaña, pero su bautismo como tal corresponde, cómo no, a Winston Churchill; y no es baladí el empleo de tal concepto, pues, como de él dijo Kennedy a propósito de sus discursos y escritos, "movilizó a la lengua inglesa", al referirse a la campaña como batalla, como un enfrentamiento directo entre el pueblo inglés y los asaltantes alemanes, creando un especie de comunión con sus pilotos, que estaban defendiendo su hogar. En esto, Churchill en particular, y los ingleses en general, han solido ser maestros, ganando en muchas ocasiones las "Batallas de las Palabras", y como muestra, además de la que hoy nos ocupa, p.e., la Batalla de Jutlandia (que los alemanes denominan, con poco predicamento, "Skagerrakschlacht"), o más recientemente las Guerra de las Falklands por Malvinas ...Sobre el desenlace de la batalla en sí, sólo me gustaría apuntar que algunos historiadores modernos, sin rebajar el mérito de "los pocos", han destacado que la pretendida invasión ("Seelowe") era totalmente inviable con la absoluta supremacía de la Royal Navy sobre la Kriegsmarine, controlando el Canal y sus accesos, con lo que aquélla fue, en realidad, la que desde el fondo del salón, ganó la batalla. De hecho durante su transcurso desplazaron a las bases del Sur de Inglaterra a algunos de sus viejos acorazados de la clase "R" que no obstante su vetustez, con sus cañones de 15 pulgadas resultaron bastante disuasorios ante una potencial flotilla de invasión.

    2.- En cuanto a la película, poco puedo añadir a tus documentadísimos comentarios, Manolo, sólo puedo decir que ya hace algunos (bastantes) años que la ví, y si bien la disfruté como aerotrastornado por las impresionantes tomas aéreas y algunas escenas de tierra (p.e. los aeródromos), al final se me hizo algo cansina, una historia más condensada y algo más de humanidad quizás me la hubieran hecho méjor; de hecho, revisé después de leer una de tus entradas "Twelve O´Clock High" y me gustó mucho, ya no sólo por los aspecto puramente técnicos sino por el enfoque "humano", centrándose en las personas y no sólo en los aviones . No obstante, quizás tenga que revisarla con alguno de los formatos modernos para disfrutarla más, aunque las incorrecciones técnicas (aun reconociendo los esfuerzos de los productores)junto con los cardados años 60... no contribueyn a mi "suspensión de la incredulidad".

    No me enrollo más, sólo señalarte una pequeña omisión en lo, por demás, y como te he dicho, completísima recensión: no te olvides de la gloriosa banda sonora y su tema principal del gran Ron Woodwin , que puesto a todo volumen eriza los vellos...
    https://www.youtube.com/watch?v=IFEXitPn1ko
    Un saludo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo:



      Muchas gracias de nuevo por tus estupendos comentarios y toda la información que aportas. Eso enriquece este humilde blog. Efectivamente, parece que ya eres un “viejo” conocido de GS2008, sois de los pocos que entráis a comentar :)



      Estoy totalmente de acuerdo con tus acertadas puntualizaciones sobre la manera tan sutil de utilizar el lenguaje para ganar la batalla de las palabras. El bueno de Churchill era un auténtico “figura” a la hora de presentarse ante la “galería”. Se cuentan muchas anécdotas graciosas sobre él. Por ejemplo, una de las cosas que hacía para ir siempre elegantemente vestido al parlamento, era darle a su sobrino sus trajes nuevos recién hechos en sastrería. Su sobrino, que tenía una talla parecida lucia los trajes durante esa semana y así se le quitaba el aspecto acartonado de recién hecho que tanto se notaba con la ropa de aquellos años y el almidón que se empleaba. Después de la semanita lucía sus trajes con elegancia y con una caída que para sí hubieran querido muchos de sus coetáneos.



      Algunas de sus citas en lengua original para saborear la sutileza de sus palabras:



      "Their Finest Hour"

      What General Weygand called the Battle of France is over. I expect that the battle of Britain is about to begin. Upon this battle depends the survival of Christian civilisation. Upon it depends our own British life, and the long continuity of our institutions and our Empire. The whole fury and might of the enemy must very soon be turned on us. Hitler knows that he will have to break us in this island or lose the war. If we can stand up to him, all Europe may be free and the life of the world may move forward into broad, sunlit uplands. But if we fail, then the whole world, including the United States, including all that we have known and cared for, will sink into the abyss of a new Dark Age made more sinister, and perhaps more protracted, by the lights of perverted science. Let us therefore brace ourselves to our duties, and so bear ourselves that if the British Empire and its Commonwealth last for a thousand years, men will still say, 'This was their Finest Hour.'

      —House of Commons, 18 June 1940, following the collapse of France. Many thought Britain would follow.


      … y la que abre este post



      "The Few"

      "The gratitude of every home in our island, in our Empire, and indeed throughout the world, except in the abodes of the guilty, goes out to the British airmen who, undaunted by odds, unwearied in their constant challenge and mortal danger, are turning the tide of the world war by their prowess and by their devotion. Never in the field of human conflict was so much owed by so many to so few. "

      —Tribute to the Royal Air Force, House of Commons, 20 August 1940. The Battle of Britain peaked a month later. Because of German bombing raids, Churchill said, Britain was "a whole nation fighting and suffering together." He had worked out the phrase about "The Few" in his mind as he visited the Fighter Command airfields in Southern England.



      ¡Gracias por recordarme lo de la banda sonora! Error imperdonable que ya he subsanado.



      Un cordial saludo


      Manolo

      Eliminar
  4. No olvidemos que Churchill fué Nobel de Literatura en el 53... de escribir algo sabía.
    P.D. Tengo el honor de coincidir con el Sr. Sánchez y aprender mucho de él en un "club" muy selecto ��

    ResponderEliminar