¿Cuánto tiempo lleva establecer una nueva ruta?

Este es un aspecto clave de lo que se denomina economía de líneas aéresa. La respuesta depende de muchos factores. Antes de nada, es imprescindible contar con un espacio en rampa o una puerta de embarque, al que se la suele llamar slot. De alguna manera se tiene que disponer de un espacio en el aeropuerto de origen/destino, de lo contrario, la operacion se podría demorar muchísimo tiempo. 

Los atraques son un bien limitado. Existe toda una política de compra/venta de slots en la que se adquiere el derecho a usar un atraque por un tiempo limitado. A veces no solo se trata de dinero. Una compañía que tiene un slot que nos pueda interesar podría pedir que dejemos de operar una ruta que le pudiera resultar interesante o cambiarla por otra. Aquí, como en todo, también hay estrategias agresivas y puñalads traperas. No todas las puertas son igual de interesantes y no todos los horarios son igual de buenos. Por ese motivo, las aerolíneas tienen equipos de profesionales (en algunas compañías 50 o más personas), que se encargan de calcular la rentabilidad y oportunidad de operación.

Algunas de las consideraciones incluyen la cantidad de personas que quieren ir a esa ciudad y cuánto están dispuestas a pagar para ir allí (ver post dedicado a la elasticidad de la demanda). Pero la competencia, la flota y los costos operativos también son importantes: no se puede colocar un Boeing 777 con casi 300 asientos en una nueva ruta que solo admita 150 clientes de pago, por ejemplo.

Vamos a suponer que ya disponemos de una puerta de atraque en origen y destino que nos resulta interesante y que los cálculos son buenos. ¿Cuándo puedo empezar avolar? En general, desde que se da el visto bueno a una nueva ruta en una línea aérea hasta que se produce el primer vuelo pueden pasar desde varios meses hasta casi un año.

Cuando los equipos comerciales de la línea aérea buscan nuevas oportunidades, preparan un dossier con toda la información, donde se consideran la rentabilidad de la ruta y los costes asociados. La junta directiva de la empresa evalúa la propuesta y da el visto bueno.

Abrir una nueva ruta no es nada sencillo desde el punto de vista logístico, ya que seguramente todos los aviones de la flota están asignados a otras rutas en las que ya se han vendido billetes. La asignación de aeronaves a la nueva ruta requiere una coordinación muy delicada para maximizar la utilización de cada aeronave y evitar tiempos en tierra sin volar, que es donde un avión pierde dinero (ver post dedicado al cálculo de la utilización de la aeronave).

Teniendo todo esto en cuenta, se puede empezar a vender billetes pronto, teniendo presente siempre que los equipos legales, de mantenimiento, de operaciones y de aeropuertos deben obtener cuanto antes todas las certificaciones y autorizaciones necesarias. El personal, los permisos, los contratos y los requisitos para la ruta deben ser calculados y gestionados con rápidez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neumáticos de avión: mucho más que caucho

Algunas aplicaciones del principio de Bernouilli

El organigrama de una empresa de transporte aéreo