El vuelo 502


El Festival Internacional de la Canción de Mallorca fue un festival de música ligera celebrado en Palma entre 1964 y 1970. Las bases de las convocatorias de este festival favorecían la presentación de canciones que promocionaran la isla Balear como destino turístico y allí se presentaron temas que tuvieron un gran eco en los años 60: Me lo dijo Pérez, Vuelo 502, El turista 1.999.999 o El puente. 

El vuelo 502 fue la exitosa canción de Los 4 de la torre. Debajo se puede escuchar esta divertida canción aeronáutica interpretada por los 3 Sudamericanos que reinó en el verano del 66.




Estoy en el aeropuerto
Esperando la salida de un avión
que nos llevarán a Mallorca
Cuando por los altavoces, se escucha una voz
Que nos dice así

Atención atención, próximo a despegar
A Mallorca
Mi vuelo 502 destino a Son San Juan
A Mallorca
Atención por favor
Dirijanse a puerta 3
A Mallorca
Que Allí les conducirán a bordo de un caravel

Volando, volando a Mallorca voy, a Mallorca voy
Volando, volando a Mallorca voy con mi canción.

Atención, atención,
Volamos a 7.000
A Mallorca
El vuelo 502 que despegó de Madrid.
A Mallorca
Poco nos falta ya, para poder divisar
A Mallorca
La Tierra que puso Dios, en medio del ancho mar

Volando, volando a Mallorca voy, a Mallorca voy
Volando, volando a Mallorca voy con mi canción.

Y escuchamos la voz de la azafata que nos dice
Atención atención
Dejen ya de empujar, ajústense el cinturón por favor
Que vamos a aterrizar el vuelo 502
Gracias por su atención, en nombre del capitán
Que ustedes lo pasen muy bien, en Mallorca junto al mar
Cantando, cantando, en Mallorca estoy, en Mallorca estoy
Cantando, cantando, en Mallorca estoy, con mi canción.


Pero el vuelo 502 también tiene una historia curiosa e inquietante. El 31 de enero de 1978, el vuelo 502 de Aviaco, (precisamente un avión Caravelle como el de la canción) volaba la ruta Valencia-Bilbao, cuando de repente el comandante pudo divisar un cúmulo de nubes opaco y espeso, flotando a un kilómetro de altura en las cercanías de Bilbao. El vuelo fue desviado a Santander y entonces una gigantesca nube resplandeciente y de forma lenticular apareció de la nada. Repentinamente empezaron a fallar los instrumentos y se perdió la comunicación con tierra. Las brújulas de a bordo se volvieron locas y tanto el instrumento de indicación de dirección como el horizonte artificial empezaron a emitir alertas, indicando que el avión volaba en dirección opuesta a la ruta trazada y en vuelo invertido. Al terminar de atravesar la nube, después de unos 7 minutos, todo volvió a la normalidad. La comunicación se restableció y los instrumentos mostraron nuevamente parámetros normales, con excepción del registro de millas recorridas. Para sorpresa de los pilotos, el instrumental no registró avance alguno durante el lapso en que el avión permaneció dentro de la nube, como si hubiese estado suspendido en el mismo punto durante 7 minutos sin avanzar.

El vuelo 502 aterrizó finalmente en el aeropuerto de Santander sin ningún tipo de inconvenientes, pero 17 minutos más tarde  de lo previsto. Todos los que estaban a bordo del vuelo 502 habían perdido inexplicablemente 17 minutos de tiempo en sus vidas. Es como si se hubieran adentrado en un agrieta  espacio-temporal. Hoy, el expediente por este incidente continúa abierto y sin solución, a pesar de las múltiples investigaciones técnicas y el asesoramiento de los mejores expertos a nivel mundial.

Comentarios

  1. Lo que empezó como una anécdota musical termina como un guión de Hollywood... la realidad supera a la ficción. 😱

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El organigrama de una empresa de transporte aéreo

El sistema EFIS (Electronic Flight Instrument system)