La aviación en el cine: El final de la cuenta atrás (The Final Countdown) (1980)

Estamos en 1980 (el presente en el momento que se estrena la película) el impresionante portaaviones nuclear USS Nimitz (CVN-68), es uno de los buques de guerra más moderno y poderoso del mundo. Está equipado con un auténtico arsenal y lleva a bordo una fuerza aérea, que por sí sola, supera a la de muchos países del mundo. El navío de guerra realiza una misión rutinaria a 200 millas de Pearl Harbor. De repente el tiempo empeora y se ve envuelto en una extraña tormenta. Al salir de este extraño fenómeno, nunca antes experimentado, el portaaviones sigue navegando por las tranquilas aguas del pacífico sin daño aparente. Sus ocupantes todavía no lo saben, pero acaban de atravesar un túnel del tiempo y ahora se encuentran en el mismo lugar, pero en 1941, a 24 horas del ataque japonés a Pearl Harbor. Cuando la tripulación finalmente se dan cuenta y el capitán (Kirk Douglas) acepta el hecho de que han viajado en el tiempo, este tiene que decidir si interviene en la contienda. Debido a la alta tecnología y preparación de la nave, el enfrentarse a la flota de ataque japonesa supondría una victoria casi segura y la aniquilación del poder aeronaval nipón, pero también un gran cambio en la historia del mundo tal y como lo conocemos. ¿Qué haríamos si fuéramos el capitán del Nimitz? Quizás aprovecharíamos la oportunidad para cambiar el rumbo de la historia, pero si lo hacemos, ¿qué le sucederá al mundo y que pasaría con nosotros?


Dilemas morales, viajes en el tiempo, aviación naval y paradojas. Así de sugerente es la historia que nos plantean los guionistas David Ambrose, Gerry Davis, Thomas Hunter y Peter Powell. Es un guión cinematográfico muy interesante desde el punto de vista de la ciencia ficción. En mayor o menor medida casi todo el mundo ha fantaseado alguna vez con la posibilidad de viajar en el tiempo. Algunos seguro que se han preguntado aquello de ¿que pasaría si una tecnología del futuro apareciera en tal o cual época? No es nada nuevo. En su novela "Un Yanqui en la corte del Rey Arturo", Mark Twain narraba algo parecido. En el final de la cuenta atrás se especula con un enfrentamiento armado y se quiere comparar la potencia armamentística norteamericana "actual" (léase de los 80) con la del primer tercio del siglo XX en Japón. Esta película ochentera que fue todo un referente para los aerotrastornados de entonces es de lo mejor que se produjo en aquellos años. Una película que mucha gente considera muy superior a Top Gun en los aspectos del vuelo y las operaciones en portaaviones. El título original es "The Final Countdown" (ojo, nada que ver con la exitosa canción del grupo sueco). Fue dirigida por Don Taylor, y contó con la actuación de Kirk Douglas, Martin Sheen, James Farentino y Katharine Ross. La película se estrenó en España en septiembre de 1980. Creo recordar que yo fui a verla al teatro Filarmónica en Oviedo.

1980 fue un año en el que se estrenaron varias películas interesantes en nuestro país. De ese año son por ejemplo, el resplandor de Kubrick, Aterriza como puedas (estrenada en diciembre), Atlantic City de Louis Malle que acaba por convertirse en una película de culto, Los dioses deben estar locos, hilarante y crítica comedia. Ordinary People de Robert Redford, ganadora, entre protestas del Óscar a la mejor película. Superman II, Fama, de Alan Parker, Viernes 13, Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, de Pedro Almodóvar, Star Wars: Episode V - The Empire Strikes Back y El hombre elefante, de David Lynch entre muchas otras. En el mundo ocurrían bastantes cosas, entre ellas la creación del sindicato Solidarność de Lech Walesa en Polonia. La matanza de BoloniaIrak invadió Irán, es asesinado el Arzobispo de San Salvador, Óscar Romero, se inicia la guerra civil de El Salvador, se realiza la primera videoconferencia, aparecen los primeros teléfonos públicos con tarjeta, se publica El nombre de la rosa de Umberto Eco, muere asesinado John Lennon, a manos de un fan, el Voyager 1 vuela alrededor de Saturno... etc. etc.

Trama

Warren Lasky trabaja como analista de sistemas para el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Su jefe es un tal Richard Tideman, un misterioso personaje a quién no ha visto nunca. El señor Tideman ha participado en el diseño y construcción del portaaviones Nimitz y es una persona muy influyente. Lasky es enviado por Tideman a bordo del navío de guerra con el fin de hacer evaluaciones sobre la eficacia del sistema y enviar informes con posibles sugerencias al Departamento de Defensa. Al ser un civil, es recibido con cierta reticencia por el capitán del barco Matthew Yelland (Kirk Douglas). Lasky también conoce a bordo al comandante Richard T. Owens, quien además de ser jefe del ala de caza embarcada es un experto historiador. Después de experimentar el paso por el túnel del tiempo, se dan cuenta de que es la víspera del ataque de Pearl Harbor. Cuando dos ceros japoneses atacan la lancha motora del senador Samuel Chapman, la tripulación del Nimitz rescata al senador y a su asistente Laurel Scott. Pero Lasky se entera de que el senador había desaparecido justo ese día. Lasky descubre que el capitán Matthew Yelland ha tomado una decisión y ya sea en el presente o en el pasado, su deber como americano es defender a su patria, con lo que se dispone a atacar a los japoneses.

Aspectos técnicos
  • Duración: 1 hora 43 minutos (103 minutos)
  • Sonido: Mix Dolby
  • Color: Technicolor
  • Relación de aspecto: 2,35: 1 (Pantalla panorámica)
  • Cámara: Panavision, Cámaras y lentes
  • Formato del negativo: 35 mm
  • Proceso cinematográfico: Panavision (anamórfico para poder meter en un ancho de 35 mm el equivalente a uno de 70 mm)
  • Dirección: Don Taylor
  • Producción: Peter Douglas, Lloyd Kaufman, Richard R. St. Johns
  • Guion: David Ambrose, Gerry Davis, Thomas Hunter, Peter Powell
  • Música: John Scott
  • Sonido: George Dutton
  • Fotografía: Victor J. Kemper

Curiosidades y crítica

El portaaviones protagonista de la película realmente existe, es el USS Nimitz (CVN-68), uno de los barcos de guerra más grandes que todavía navega. Recibe su nombre del almirante Chester Nimitz, responsable del comando del Pacífico de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, el último almirante de cinco estrellas de la marina estadounidense. Hablar de esta película es hablar también del magnífico F-14 Tomcat y de su letal combinación AIM-54 Phoenix + radar AWG-9. Cualquier aerotrastornado sabe bien la historia y las capacidades de este avión multi-rol. Sin embargo, no todo el mundo ha tenido la oportunidad de ver uno de estos aparatos de cerca. Yo si tuve la suerte de poder hacerlo y debo decir que impresiona mucho. Me pareció mastodóntico. Recuerdo que me paseé completamente erguido entre las góndolas de los motores. Eso da una idea de lo grande que es este bicho.


En la cinta se usan algunas escenas de la película Tora, Tora Tora y el ataque a Peral Harbor. La película tuvo mucho apoyo del Ministerio de Defensa. Se usó como campaña de reclutamiento para la Marina de los EE.UU, de hecho la Navy estadounidense patrocinó el estreno de las películas y el póster de la película se exhibió en las oficinas de reclutamiento. Esto me recuerda al caso de la famosa película "Boinas verdes" (The green Berets) estrenada en 1968,  protagonizada y co-dirigida por John Wayne. Se dice que en 1967, John Wayne escribió al presidente demócrata Lyndon B. Johnson solicitando asistencia militar para su película, que era sobre la guerra de Vietnam. El Departamento de Defensa había ayudado previamente a otras películas de guerra como Arenas sangrientas (1949) y El día más largo (1962). Jack Valenti le dijo al presidente: "La política de Wayne está equivocada, pero en lo que respecta a Vietnam, sus puntos de vista son correctos. Si filmara la película, estaría diciendo las cosas que queremos dijo". Wayne obtuvo la ayuda del Departamento de Defensa no solo para hacer esta película, sino para montar una pequeña guerra con todo el material bélico que pusieron a su disposición. La película se convirtió en una de las más controvertidas de todos los tiempos. Con esta que comentamos hoy ocurrió algo parecido. A mediados de la década de 1980, el gobierno comunista prohibió la película en Hungría, alegando que glorificaba a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Sin embargo, algunas copias ilegales se distribuyeron en VHS con la parte del arrastrero ruso intentando espiar al Nimitz borrada.

Dejando aparte el hecho de que nos creamos que se puede viajar en el tiempo y lo de la paradoja del abuelo, el fuerte de la película son realmente las escenas aeronavales. Para mi gusto de las mejores que se han rodado hasta la fecha. No exagero. Hay que ver toda la película, hasta los títulos de crédito finales para darse cuenta de la gran belleza y el buen hacer de la fotografía de Victor J. Kemper. Rodar con cámaras de Panavisión en los exteriores del Nimitz y dentro de las carlingas de los F-14 para poder enseñarnos el vuelo con grandiosidad panorámica es una auténtica proeza técnica. Se le perdonan algunos errores (toda peli los tiene) y en esta no son de los más gordos. 

La película no estuvo exenta de momentos de riesgo real. Durante el rodaje de la escena inicial en el que el Tomcat del CAG despega de Pearl Harbor, el equipo de filmación subestimó el radio de acción de los gases del Tomcat y una de sus cámaras voló literalmente por los aires cuando el avión metió la postcombustión, lo que dio como resultado que la toma final fuera filmada desde un ángulo ligeramente diferente de lo planeado originalmente. 

En el guión estaba bien claro que los F-14 Tomcat tenían que enfrentarse a los Zero japoneses (en realidad eran T-6 Texan "maquillados"). Se quiso hacer todo de forma real, nada de CGI, efectos especiales con maquetas o digitales que por aquella época no eran buenos. A lo bestia, pa' eso dio dinero la Navy. Uno de los Zero fue pilotado por Archie Donahue y aunque los pilotos de estos aparatos volaban con los gases a fondo, eran tan lentos para los F-14, que estos tenían que volar cerca de la perdida (incluso con las alas completamente extendidas. De hecho casi todas las tomas en la peli aparecen con las alas extendidas). En una escena de combate real, uno de los pilotos (a ellos les gusta llamarse aviadores o Naval Aviators) del F-14 tenía que tirarse literalmente encima de uno de estos Zeros para atacarlo desde arriba. El piloto hizo una maniobra muy agresiva conocida en español como caída del ala y en inglés como hammerhead o stall turn. Es una maniobra acrobática que consiste en una mezcla de pérdida y viraje ejecutada en una trayectoria de vuelo vertical. El avión rota sobre su eje vertical con un cambio de dirección de 180º. Requiere mucha precisión, sincronización, orientación y concentración en el exterior del avión. El piloto que la ejecutó fue Richard "Fox" Farrell (del VF-84 XO) hoy retirado. En aquella escena casi se estrella en el mar. Logró recuperar su avión a solo unos palmos del agua levantando una gran manta de agua con sus dos postquemadores a toda potencia. Una escena que puso los pelos de punta a los que rodaban en ese momento.

No solo hubo problemas con las escenas de vuelo, en la vida real el rodaje tuvo que acortarse porque el Nimitz tenía que ir rápidamente a su base para participar con sus helicópteros en la fallida "Operation Eagle Claw". Operación militar que muchos de los que son de mi edad recordarán. Se trataba de liberar a los norteamericanos retenidos como rehenes en Irán. Jimmy Carter aprobó esta operación militar secreta dirigida por el coronel Charles Alvin Beckwith, de las fuerzas especiales. Existe un libro estupendo que se titula "The guts to try", que podríamos traducir un poco a lo bestia, como "lo que hay que tener para intentarlo". En este libro se narra y se justifica el intento de rescate desde un punto de vista heroico a pesar de que el fallo fue monumental y se hizo el ridículo internacional. Tan grande que incluso le costó la reelección a Carter. También existe una película muy buena para los amantes del cine tradicional (solo guión y nada de efectos especiales). Se titula Argo, es muy recomendable a pesar de que a primera vista pueda parecer una tontería de Ben Affleck. No lo es. Es una estupenda cinta (de hecho ganó el Oscar en 2013 a la mejor película) que narra estos hechos de los rehenes y como se produce el rescate de algunos de ellos de una forma un tanto rocambolesca.  

En la película, los F-14 Tomcats del VF-84 'Jolly Rogers' combaten de forma ficticia con los Zeros japoneses, pero en agosto de 1981, un año después de que se estrenara la película, la otra unidad de  F-14 del Nimitz en ese momento, la VF-41 'Black Aces' (que también aparece en la película) participó en el primer combate real de este caza embarcado. Un par de Tomcats del VF-41 se enfrentaron y destruyeron dos "fitters" SU-22 libios en el Golfo de Sirte. Mucha gente seguramente se acordará de esto.

En fin, como se puede ver, hablar de esta película es hablar de unos años turbulentos, pero que todavía recuerdo como si fuera hoy. Es por ello que guardo un recuerdo muy especial de esta cinta. Es una de esas películas que  no te importa volver a ver cuando la echan en la TV. Haces zapping, ves que está un poco empezada y... te quedas un ratito mirando. Vas un momento a la nevera a por unas cosillas. Cuando te quieres dar cuenta estas metido en las escenas de acción con combates entre zeros y F-14. Te emociona como si la estuvieras viendo por primera vez y... cuando te quieres dar cuenta te la has tragado casi entera. ¡Es tardísimo y mañana madrugas! Aggg, te dices "pero si ya la he visto un montón de veces y sé como acaba" No importa, ha merecido la pena y te vas a la cama con una sonrisa. Un 8 de 10 :D




Comentarios

  1. Hola Manolo !
    Gracias por el comentario de la pelicula.
    Tenia yo 15 años cuando se estrenó y recuerdo perfectamente como se me ponian los pelos de punta con los Tomcat. Impresionante avión. Ademas, me parece una peli muy honesta, no intenta engañar al espectador ni lo trata como un tonto que se puede creer cualquier disparate, incluso el viaje en el tiempo esta tratado de una forma "racional", por así decirlo, se hace referecia a Einstein, vamos, que no viajan en un jacuzzi.Por otra parte me parece que no ha envejecido nada mal.
    Un saludo.
    Carlos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El RADAR meteorológico en los aviones

La aviación en el cine: pelis de azafatas

Mi motor crítico...