Lavado de motores

Las empresas aeronáuticas estudian incrementar la eficiencia de muchas formas. La limpieza es una de ellas. El lavado de aviones es una parte importante del programa de mantenimiento de una aeronave. Se lleva a cabo de forma programada y mucha gente lo ha visto en algún documental. Lo que alguna gente desconoce es que también se lavan en profundidad los motores del avión. Unos motores limpios son térmicamente más eficientes y consumen menos queroseno. Para mantener su eficiencia, se liberan regularmente de impurezas como polvo, polen o sal. Existen muchos métodos para el lavado de motores. El sistema Cyclean® patentado por Lufthansa Technik ha estado en uso desde 2007 con unos resultados excelentes. Son ya 80.000 lavados de motor hasta hoy, un registro impresionante del que Lufthansa Technik se siente muy orgullosa. 



Durante el vuelo, la suciedad y otras partículas contaminantes se acumulan en los motores a reacción, particularmente en los álabes del ventilador y del compresor. Normalmente la suciedad es debida a insectos y aerosoles, como arena, polvo, polen y sal que se encuentran en suspensión en las capas de aire cercanas al suelo y que son ingeridas hacia el interior del motor desde su gran difusor de entrada. Como resultado, los motores se vuelven menos eficientes térmicamente y queman más queroseno para el mismo nivel de rendimiento. El sistema Cyclean® Engine Wash, es un proceso de lavado a base de agua específico para motores de reacción. Con este método se consigue lavar los motores de manera rápida y efectiva.

En esta gráfica se puede ver claramente la relación entre el consumo específico de un motor y su frecuencia de lavados.
El lavado regular de un motor asegura que el compresor de alta presión del motor trabaje de manera más limpia y eficiente, por lo que la temperatura de operación (EGT) es, en promedio, menor que en un motor con importantes depósitos de suciedad. Un lavado integral del motor no solo reduce la EGT, la mejora del margen de EGT (mejoras en el margen de hasta 15 ° C) implica un mayor tiempo de encendido del motor (on wing time), ya que el material está sujeto a menos estrés. Gracias al rendimiento mejorado, los costos de mantenimiento se pueden reducir a lo largo de todo el ciclo de vida de un motor. Sobre la base de datos de vuelo típicos, el sistema de lavado puede aportar a las aerolíneas ahorros de entre 18.000 y 180.000 dólares por avión (dependiendo de la aeronave y el tipo de motor). A diferencia de los métodos convencionales, con Cyclean Engine Wash el intervalo entre los lavados se adapta a la aeronave para obtener el máximo beneficio. Los motores que se limpian regularmente consumen menos queroseno y, según el tipo, sus emisiones de CO2 son entre 0,5 y 0,75 por ciento más bajas. 




El método de lavado del motor de Lufthansa Technik, Cyclean ™, es rápido y simple. El video ilustra el fácil manejo del innovador sistema con una recuperación de agua residual del 100%. La inyección de agua caliente a alta presión a través de una boquilla doble giratoria que está sujeta al cono (spinner) del ventilador tiene un efecto de lavado intenso. 


Para limpiar los motores durante el tiempo que estos se encuentran en tierra, se emplea un contenedor de limpieza móvil de 360 ​​grados con dos boquillas de agua que se instalan en el cono giratorio del motor (ver vídeo). El agua, calentada a 70ºC, se inyecta finamente vaporizada en el motor a una presión de 65 bares. La penetración directa en el flujo de gas del motor facilita una limpieza óptima tanto de las palas como de los compresores de baja y alta presión. Un pequeño contenedor debajo del motor atrapa toda el agua contaminada que sale del motor; este agua se transporta a un tanque móvil y se desecha de manera apropiada. La instalación del contenedor de limpieza es simple y rápida, por lo que todo el proceso de lavado con el sistema Cyclean® lleva menos de una hora. El proceso se puede aplicar a todos los modelos de motores actuales de los principales fabricantes: General Electric, Pratt & Whitney, Rolls-Royce, CFMI e IAE.

Debido al peligro de engelamiento, la limpieza del motor con agua pura solo es posible a temperaturas superiores a cinco grados centígrados. Consciente de esta limitación, Lufthansa Technik mejoró el sistema en el invierno 2014/2015 y ahora ofrece también la limpieza con glicol y agua en nuevos equipos. Esto permite que la limpieza del motor se lleve a cabo a temperaturas más bajas, del orden de -10º centígrados. Lufthansa Technik también estudia e investiga la inyección de gránulos de hielo seco de CO2 y otras sustancias para la limpieza de motores.

La limpieza regular significa que los motores pueden consumir hasta un uno por ciento menos queroseno para el mismo nivel de rendimiento. Los operadores de líneas aéreas, ahorran no solo costos de keroseno sino también costos de mantenimiento a largo plazo para los motores de toda su flota. Además, las emisiones de dióxido de carbono y de óxido de nitrógeno se vuelven significativamente más bajas reduciendo el impacto ambiental del funcionamiento del motor. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Velocidad terminal

El RADAR meteorológico en los aviones

La atmósfera estándar