miércoles, 30 de marzo de 2016

El programa SESAR y los UAS


SESAR es el acrónimo que se utiliza para referirse al Single European Sky ATM Research. Este es un proyecto de colaboración para revisar completamente el espacio aéreo europeo y su gestión del tráfico aéreo (ATM). El SESAR no solo es un proyecto tecnológico, sino que también abarca la parte operativa. Es más bien un concepto. El objetivo es muy parecido al que los norteamericanos están llevando acabo por medio de la FAA y que verá la luz allá por 2025 (NextGen). En ambos casos se trata de modernizar la Gestión del Tránsito Aéreo (ATM) en Europa a la vez que complemente el marco regulatorio de la iniciativa comunitaria del llamado Cielo Único Europeo.

Cuando se lanzaron los programas Europeo y Norteamericano allá por 2003, el objetivo era poder pasar de un entorno de control de trafico basado en el radar (ATC) a un sistema mucho más automatizado, centrado en el avión y basado en sistemas de satélites. Ello además conllevaba un cambio de paradigma desde un entorno ATC hacia un sistema basado en la gestión del tráfico o AMS. 

Hasta ahora lo que se ha experimentado es más una evolución que una revolución. Si bien es cierto que este concepto ha avanzado con la incorporación de nuevas tecnologías, como el ADS-B, también es cierto que otras no han podido ser puestas en práctica. Me estoy refiriendo al famoso CPDLC, por poner un ejemplo conocido.

Es un hecho que las nuevas tecnologías han ayudado (y lo siguen haciendo) a ir desarrollando este proyecto/concepto, pero no es menos cierto que las mismas tecnologías han introducido nuevos problemas y grandes desafíos que deben de definirse y resolverse cuanto antes. Me estoy refiriendo a la introducción de los sistemas no pilotados por humanos como los drones de reparto que ya planean grandes empresas como Amazon o Google. Como de costumbre podemos ver una vez más como la industria va un paso por delante de los legisladores.

En el marco actual del espacio aéreo europeo está claro que va a existir un crecimiento de la demanda del transporte aéreo, pese a la actual crisis. Es un hecho que tanto el sistema ATM como la infraestructura aeroportuaria tienen una capacidad limitada. El Sistema ATM del futuro que plantea SESAR, está basado en un programa de actuaciones, construido para cumplir las expectativas de los usuarios del transporte aéreo en 2020, pero en mi modesta opinión no tiene en cuenta la rapidez con la que se están produciendo los cambios en cuestiones de UAS (Unmanned Air Systems).

El Director General de la Aviación Civil de Singapore, Kevin Shum, se refirió recientemente en un congreso de ATM a los UAS como los nuevos Borg. Están aquí para quedarse. Hace tiempo que Airbus y otras grandes compañías están investigando como se comportan los UAS en áreas urbanas densamente pobladas. Las grandes empresas logísticas del mundo se han dado cuenta del gran potencial de las entregas de paquetería por medio de estos dispositivos. Es el medio que puede revolucionar este sector debido a su inmediatez y su relativa economía. Pero está claro que todo esto va a tener un gran impacto en el proyecto de gestión del espacio aéreo.

El proceso de introducción de nuevos sensores y tecnologías en los UAS se está llevando acabo a la velocidad de la luz comparado con la puesta en practica de las nuevas tecnologías de gestión del espacio aéreo. El ayudante delegado para el concepto norteamericano NextGen, Ed Bolton, ha dicho que un lapso de tiempo de 5 años en los UAS, es el equivalente a unos 20-50 años en los aviones tripulados. Según él, la próxima generación de pilotos del Boeing B-52 (un veterano todavía con mucho futuro) no ha nacido, pero la última generación de UAS estará obsoleta para estas navidades.

Google y Amazon han desarrollado prototipos con un concepto de operación aérea llamado "beyond-line-of-sight" (conops). BVLOS



Los de Amazon ya están discutiendo con las autoridades como va a ser la utilización del espacio aéreo no controlado que no se encuentren en las cercanías de los aeropuertos. La NASA también se ha vuelto parte de este programa, donde intentan poner en práctica los estudios que hace años ya llevaron acabo para la separación del trafico aéreo tripulado como parte del NextGen y que finalmente no se pudo poner en práctica. 

Los conops de Amazón consideran una entrega de paquetes con un vehículo que no pese más de 55 libras, capaz de ascender entre 200 y 400 pies de altura desde el centro de distribución, capaz de efectuar un vuelo de crucero de unos 15 km hasta el punto de entrega, donde el aparato descenderá verticalmente hasta el aterrizaje. Según las previsiones de Amazon, en los EEUU el número diario de operaciones (entregas) de los UAS pueden ser del orden de 85.000, lo cual hace palidecer a las operaciones civiles y militares de la aviación general. Los ANSP/FAA en norteamericaparece que han tomado la delantera en esto y van a delegar el control a las empresas como Google o Amazón. Cuando estas empresas han invertido cientos de millones de dolares es porque han visto que existe una gran probabilidad de que la autoridad de aviación civil les deje vía libre para su propio control. ¿Está Europa preparada para aceptar este reto? ¿Que dice la legislación europea sobre esto? La EASA tiene que ir poniéndose las pilas y empezar a asesorar a la Comisión Europea sobre estos retos que ya son realidades.

Para los interesados en el tema aquí van unos enlaces sobre legislación Europea:

No hay comentarios:

Publicar un comentario