Reseña de libros: En el nombre de Padre

"La primera vez que fusilé a un hombre olvidé lavarme los dientes." Una novela que empieza de esa manera no puede dejarnos indiferentes.

Rememorando tiempos pasados en la Escuela de Especialistas del Ejército del Aire con mi buen amigo Jordi, me enteré de que Luis Salvago, compañero de promoción, se había hecho escritor. Jordi me recomendó que leyera la última novela titulada En el nombre de Padre (no confundir con la película), que estaba inspirada, según me contaba, en las experiencias vividas por el padre de Luis cuando estuvo destinado en un remoto lugar de la costa africana.

Jordi me contó que la novela le había gustado mucho y que el proyecto nació más bien del silencio y la reserva que de unas memorias relatadas al estilo "abuelo Cebolleta". Al contrario, al padre de Luis Salvago no le gustaba hablar sobre la Guerra Civil. Solo se le escuchó contar algunas cosas puntuales, como que la contienda le había pillado en el desierto y que su padre (el abuelo del novelista) y él habían luchado en bandos diferentes. Otra de las cosas que si recordaba era que vio el Dragon Rapide y que, en ese momento, todos se preguntaban qué haría aparcado ese aeroplano en un lugar olvidado de la mano de Dios.

Entre los recuerdos que había en la casa de Luis Salvago, se encontraba un viejo álbum atado con una cuerda y en cuya portada se podía leer “Cabo Juby, 1934”. En su interior, había fotografías de aviones de la República, de saharauis, del padre del escritor jugando al fútbol en la playa o subido al motor de algún avión.

Al fallecer ya muy mayor el padre del novelista, el escritor volvió a abrir el álbum. Y ese fue el punto de partida para imaginar como debió ser el inicio de la Guerra Civil en un lugar tan bello como inhóspito, un lugar donde el tiempo transcurre despacio y donde las noticias llegan tarde y a cuenta gotas.

Leí la novela con fruición y he de decir que me encantó (no podía parar de leer). Luis Salvago logró sorprenderme con un relato cautivador desde el punto de vista humano. Muy bien hilado y bellamente escrito, como si él mismo lo hubiera vivido. Un  relato en ocasiones tierno y en otras muy duro. Tan duro como los paisajes del desierto saharaui que Luis describe brillantemente con una prosa rica en recursos literarios. 

Esta novela (ganadora de Premio de Novela Vargas Llosa 2019) me impactó por varios motivos, no solo es una visión distinta de la contienda relatada en primera persona por el protagonista al que pilla en el bando equivocado, también es un viaje al interior de uno mismo. ¿Cómo me habría comportado yo si hubiera tenido que formar parte de un pelotón de fusilamiento? ¿Sería capaz de seguir las órdenes y matar a un ser humano? ¿Sería capaz de volverme a mirar en el espejo después de eso? 

En el nombre de Padre es una novela que te atrapa desde la primera página, mantiene el interés, el ritmo narrativo y la tensión durante sus poco más de trescientas páginas, pero lo que es más importante, te deja un poso difícil de olvidar. Hace que el lector se enfrente al más temible juez, a uno mismo. Si leemos esta novela con honestidad escucharemos la voz de nuestra conciencia, un proceso mental no sujeto a la voluntad, que nos hará descubrir, no sin cierta congoja, la persona que somos en realidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neumáticos de avión: mucho más que caucho

Mirage F-1 (recuerdos de Gando)

Aviones poco conocidos: El N-20.2 Arbatele y el N-20 Aiguillon