Una bomba en la entrepierna

Siempre se ha dicho que el loco está loco, pero no es tonto. Bueno a veces también están tontos o no se sabe bien que es lo que han pensado. Ese es el caso de un tal Umar Abdulmutallab. Miembro de Al Qaeda. Umar quería inmolarse haciendo estallar una carga explosiva en el vuelo 253 de Northwest Airlines. Era un trayecto desde Ámsterdam a Detroit, Míchigan en navidades del 2009.

Su técnica no fue muy depurada, sobre todo por ser poco higiénica. Solo se le ocurrió poner la bomba que iba a hacer estallar en sus calzoncillos. Pero el problema es que, el muy guarro no se los cambió en varias semanas. A la hora de hacer la detonación, el sistema que estaba humedecido y mezclado con la roña secular, falló estrepitosamente. Lo único que sucedió, es que se declaró un fuego en la entrepierna de Umar, y en vez de tirar el A330 con 289 personas abajo, lo único que consiguió fue chamuscarse los cataplines... Entre gritos de dolor Umar fue detenido. Ahora cumple cuatro cadenas perpetuas más 50 años de propina... Ver para creer.

Comentarios

  1. Poca cárcel me parece. Además espero que la sufra con las pelotas chamuscadas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los filtros HEPA y el Coronavirus

El organigrama de una empresa de transporte aéreo