Burradas aeronáuticas: Un aterrizaje a ciegas ...mala jugada

El 20 de octubre de 1986 un avión Tu-134A de Aeroflot se aproximaba al aeropuerto de Kuibyshev y el piloto Alexander Kliuyev hizo una apuesta con el copiloto. Le dijo que se apostaba lo que quisiera a que podía tomar tierra sin ver nada. Alexander Kliuyev tenía un exceso de confianza y pensaría que eso del vuelo instrumental era una cosa de críos y que en cualquier caso se podía hacer mucho más interesante si se efectuaba la aproximación y aterrizaje tapando las ventanas del parabrisas con cortinillas para no ver nada de nada. 

El sistema de advertencia de proximidad del terreno sonó varias veces y fue ignorado este descerebrado que se creía un "As" de la aviación comercial. Kliuyev hizo contacto con tierra a 150 nudos, se dio un trastazo impresionante. El avión dio una vuelta de campana y decenas de pasajeros murieron. El Tribunal Supremo de la Federación Rusa condenó al capitán, A. Klyuyev, a 15 años de prisión por el accidente. El copiloto no intentó disuadir a este cabestro, por lo que fue considerado tan culpable como el capitán, sin embargo, el copiloto Zhirnov, después del accidente trató de salvar a los pasajeros ...y del susto murió de un paro cardíaco camino al hospital. Aunque esta historia pueda parecer exagerada, no es la primera vez que ocurre un accidente por la excesiva confianza de un piloto chulo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neumáticos de avión: mucho más que caucho

Algunas aplicaciones del principio de Bernouilli

El organigrama de una empresa de transporte aéreo