El rincón de Pablo: Ejecutivos (muy) agresivos

El otro día Manolo me hizo en el blog una oferta que, en la mejor tradición del Sr. Corleone, no podía rechazar. No sé si las cuatro letras que voy a juntar a continuación darán el nivel que el blog merece y, además, un tanto con la idea de acomodarme al formato, y a modo de experimento, el tema no será “geopolítico”, sino más bien un fresco frívolo-aeronáutico. Espero que el dueño del local y los lectores me sepan perdonar esa frivolidad y no se aburran en exceso.

La aviación corporativa o de negocios constituye un sector de la aviación civil que está rodeado de un cierto glamour, en tanto que sus principales usuarios suelen ser gente de posibles, y enseguida nos viene a todos a la cabeza la estampa del millonario descendiendo de su avión con una limusina esperándole al pie de la escalerilla. En ella nos encontraremos desde el “modesto” (2.050.000$) Embraer Phenom hasta las decidademente obscenas versiones business del B747 (el 747-8I, 403.000.000$), B777 o A380. Pero en los aviones en los que me quiero fijar en estas líneas son aquellos que tienen su origen en aviones militares, lo cual les da una cierta singularidad dentro de un segmento ya especial de por sí. Vamos allá, pues.

El primero brochazo lo daré para recordar cómo en la inmediata posguerra algunos bombarderos excedentes fueron convertidos de manera relativamente sencilla en aviones ejecutivos, sellando las trampillas de bombas e instalando asientos donde antes se acomodaban los explosivos. Caso de los Lockheed Ventura y Harpoon o del Douglas B-26 Invader. Debía de ser muy interesante acudir a una reunión de negocios a bordo de uno de estos aparatos, ya que si el negocio salía mal, siempre podrías revertirlo a su uso original y bombardear a la competencia…


Target ahead…oh, wait!

En este enlace explican muy bien el tema de las conversiones, incluyendo la historia muy curiosa del visionario que intentó transformar en avión ejecutivo al De Havilland Vampire; también se ven versiones un tanto deformes del MS-755 o del T-37:


El segundo brochazo de este fresco, será para recordar, avanzando algunos años en el tiempo, a las nuevas generaciones de aviones ejecutivos, ahora ya propulsados por reactores ( la clientela no podía seguir perdiendo el tiempo en ruidosos aviones de hélices). Y los fabricantes, de una manera lógica, echaron mano de lo que conocían y tenían probado; sus propios aviones de combate o, al menos, sus partes más relevantes, tales como las alas. Y con este origen tan belicoso, tenemos, entre otros, al Dassault Mystere 20, basado en el caza del mismo nombre, origen de una estirpe gloriosa que sigue hasta nuestros días o al North American Sabreliner (T-39 en su versión militar), que, como su nombre indica, se basa en el F-86 Sabre. Y dejo dentro de esta categoría para el final uno muy relevante, con conexión suiza, el Learjet, que se basó en el avión de ataque FFA P-16, que no pasó de la fase de prototipo, pero que le dejó en herencia sus alas a Bill Lear para dar vida a otra exitosa saga de aviones de negocios. El prototipo del P-16 aún se conserva en el Museo de la Fuerza área suiza en la base de Dübendorf (no sé si Manolo lo habrá visitado).

A los toros, o hasta Benicasim y más allá.

Recordando a Bob Hoover.

Yo soy tu padre…

El tercer y último brochazo con el que remato el trampantojo es para dos “what if” que, de haber sido construidos, habrían constituido el súmmum de la aviación ejecutiva. ¿Qué tal estas versiones buisness del Convair B-58 o del MIG-25? Eso habría hecho palidecer de envidia al mismísimo Laszlo Carreidas… 

Fail – Safe with comfort.

Na zdorovie!

No está mal, pero comparado con esos dos no hay color.

Bueno, eso es todo, contando con la benevolencia y paciencia de Manolo, sólo espero que el que haya tenido la paciencia de llegar hasta aquí no se haya aburrido.

Hasta la próxima.

Saludos.
Pablo.


----------------------Espacio para los comentarios---------------------

Link del Arado:
http://www.airvectors.net/avar234.html



El Tu 22M3 Backfire hubiera sido más rápido, desde luego... pero para los años 40 el Arado hubiera sido fetén


Comentarios

  1. Querido Pablo, es un honor tenerte como colaborador. Muchas gracias por tu artículo. Todo un lujo contar contigo. No conocía la página que habla sobre esas modificaciones, pero si he estado en el museo de Dübendorf y he visto al predecesor del LearJet :) Por cierto, muy recomendable el museo para cualquier aerotrastornado que visite Suiza.

    Ahora me voy a mojar. Leyendo tu artículo he pensado inmediatamente en el modelo de avión reactor de negocios que yo hubiera desarrollado. Mi elección no hubiera sido el Vampire, yo habría ido directamente al bombardero Arado Ar 234. Reactor avanzado muy adelantado a su tiempo. Pero ya puestos habría partido de la versión cuatrimotor BMW. Pero además la que contaba con un pequeño reactor Arado Ar 381 que llevaba bajo la parte posterior del fuselaje. Esta sería la forma de asegurar una evacuación de emergencia muy propia de la época en caso de un fallo total de los motores.

    Supongo que con el tiempo los motores hubieran ido mejorando y ya no haría falta tener una vía de escape tan 007. Creo que la versión más lógica ...y que podría haber llegado a buen puerto como reactor de negocios hubiera sido la variante con ala en flecha como la del E560. Fíjate que el Arado 234C tenía un peso vacío de 5.990kg y un peso máximo de 9.890kg. Eso es una buena carga: 8 pasajeros + 2 pilotos + equipaje y combustible. Una velocidad de crucero de 875 km/h y un alcance de unos 1200 km.

    Este avión tenía varias ventajas como avión de pasajeros.
    1.- Tren de aterrizaje muy sólido y confortable, para pistas poco preparadas.
    2.- Ala alta, avión estable y fácil de pilotar.
    3.- Motores muy accesibles para los mecánicos.
    4.- Célula con un gran recorrido para ser mejorado

    Subiré un dibujo cuando tenga un rato ;)

    ¿Qué te parece la idea?

    Un abrazo
    Manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entrada muy interesante, al igual que el link que añades pero parafraseando a alguien que, según dicen, sabía volar sin ningún aditamento mecánico: "los caminos de la aeronáutica son inescrutables..." Gracias por tu contribución.

      Eliminar
  2. Muy interesante la entrada Pablo, no deja uno de aprender algo nuevo cada vez que entra en este blog. ;)

    Saludos.

    David Muñoz

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Neumáticos de avión: mucho más que caucho

Velocidad terminal

Sistema de detección de fuego y extinción