A vueltas con el hackeo de aviones

Leía el otro día el blog de Microsiervos y me encontré con una entrada de NACHO PALOU del 17 de noviembre donde daba cuenta de una noticia publicada en Avionics que pone en tela de juicio la seguridad de los aviones (principalmente los antiguos). En concreto se decía que usando los sistemas de comunicación de radio, un grupo de expertos había accedido en solo un par de días a los sistemas de un 757. Según afirman se pudieron colar en los sistemas del avión de forma muy sencilla, simplemente utilizando el sistema de RF. Los expertos no cuentan nada más y se escudan en el secreto para no dar detalles de ninguna clase. No hablan de como lo hicieron, pero tampoco dicen qué sistemas de aviónica pudieron hackear, ni el nivel de control que se obtuvo. El supuesto hackeo se realizó en tierra con el avión parado. No nos dicen si con el avión en vuelo se podrían obtener los mismos resultados. En suma, no dicen nada nuevo y llevamos muchos años escuchando lo mismo.


Una de las cosas que más molestan a los expertos en aviación es el desconocimiento de los que escriben sobre este tipo de noticias. Dejando a un lado la posibilidad de que este equipo de expertos haya logrado alguna forma de hackeo hay que poner las cosas un poco en perspectiva. Un avión comercial moderno es un sistema de sistemas, todos ellos muy complejos. Cuando un piloto comienza a estudiar los entresijos de un nuevo aparato debe de hacerlo de forma sistemática. Para facilitar la tarea, se desarrollaron los capítulos ATA. Los sistemas están formados por subsistemas que se engloban por familias. Existen 14 sistemas principales en un avión  comercial:

  • Air Management System
  • Automatic Flight
  • Auxiliary Power Unit
  • Electrical
  • Engine
  • Fire Protection
  • Flight Controls
  • Flight Instruments/COMM/NAV/FMS
  • Fuel
  • Hydraulic
  • Ice and Rain Protection
  • Landing Gear and Brakes
  • Oxygen
  • Warning System

De todos estos sistemas, unos son más complejos que otros, pero no todos son fundamentales para el vuelo. Los controles de vuelo si lo son, pero (mala suerte) en este avión son convencionales. Deberíamos de definir entonces exactamente a qué llamamos hackear un avión. Si los expertos del artículo se refieren a tomar el control del avión, permítanme que les diga a ustedes que lo dudo mucho. Si a lo que se refieren es a afectar de alguna manera los instrumentos o las radios, para eso no hacen falta dos días. Con un simple teléfono móvil o una radio aeronáutica (como la Icom IC-A24 que se muestra debajo) se pueden crear interferencias. Aunque no me digan como, diganme ustedes por lo menos que es lo que han hecho en ese 757.


Decir a día de hoy que se puede entrar en los sistemas cerrados de un avión comercial para tomar el control de este, es a mi entender, una auténtica barbaridad que no se sostiene por ninguna parte. Son ganas de hacer la puñeta y alarmar a la gente de forma gratuita. 

Un Boeing 757 es un avión antiguo que puede volar como todos los aviones, es decir en modo manual. Cuando un piloto detecta que uno de los sistemas de a bordo falla, entonces toma el control manual de dicho sistema o lo apaga. Para eso, entre otras cosas, va el piloto en el avión. Los aviones seguirán volando a no ser que podamos cortar el flujo de combustible a los motores (por poner un ejemplo dramático). Intentar hackear el FADEC para que esto suceda tampoco daría resultado, pues el motor puede seguir funcionando sin él. Si realmente lo que queremos es tirar un avión al suelo, me da a mi que hoy por hoy es más fácil adquirir un stinger en el mercado negro (...y aún así).

Posts relacionados:


Comentarios

Entradas populares de este blog

El RADAR meteorológico en los aviones

La aviación en el cine: pelis de azafatas

La atmósfera estándar