Administración aérea: el papel del Ejército del Aire

La administración aérea de este país, según está planteada, establece que existen tres niveles competenciales bien diferenciados. La Administración aérea española se caracteriza por tres notas esenciales: reparto de competencias entre la administración central y la autonómica, predominio de la administración institucional y separación entre la organización de la aviación civil y la militar.

Las competencias del Ejército del Aire

La misión asignada al Ejército del Aire es la defensa del espacio aéreo español, así como mantener la seguridad internacional en operaciones de paz y ayuda humanitaria. Nace a principios del siglo XX y su Cuartel General está en el distrito de Moncloa, en la calle Romero Robledo. En la actualidad, el poder aeroespacial es un pilar fundamental en la seguridad y la defensa, lo que obliga a una vigilancia constante del espacio aéreo. Además, la situación estratégica privilegiada de España nos permite influir en las comunicaciones que van hacia América del norte o del sur y hacia África y Europa.

La Constitución Española de 1978 establece en su artículo octavo que "Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional". La Ley Orgánica de la Defensa Nacional establece que el cumplimiento de las misiones de las Fuerzas Armadas requiere realizar diferentes tipos de operaciones, tanto en territorio nacional como en el exterior, que pueden conducir a acciones de prevención de conflictos o disuasión, actuaciones en situaciones de crisis y, en su caso, de respuesta a la agresión. 

El Ejército del Aire realiza, con carácter permanente, la vigilancia y el control del espacio aéreo de soberanía nacional. En la contribución a la Acción del Estado desde el Aire, el Ejército del Aire:

  • Realiza misiones en apoyo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la lucha contra el terrorismo. 
  • Es responsable del Servicio de Búsqueda y Salvamento aéreo (SAR) y colabora con otras instituciones y organismos en las tareas de búsqueda y salvamento marítimo y terrestre. 
  • Cumple misiones de lucha contraincendios. 
  • Colabora con la Agencia Estatal de Administración Tributaria realizando misiones de vigilancia aduanera. 
  • Facilita el desarrollo de la economía nacional, manteniendo Bases Aéreas abiertas al tráfico civil y apoyando a la industria nacional. 
  • Realiza la calibración de radioayudas a la navegación aérea. 
  • Lleva a cabo el transporte de personalidades del Estado. 
  • Realiza misiones para la creación de imágenes aeroespaciales y cartografía en apoyo de organismos y empresas tanto privadas como públicas. 
  • Colabora en apoyo de otras Instituciones y Organismos del Estado en los supuestos de grave riesgo, catástrofe, calamidad u otras necesidades públicas. 
  • Participa con otros organismos nacionales para preservar la seguridad y el bienestar de los ciudadanos españoles en el extranjero, de acuerdo con los criterios de coordinación y de asignación de responsabilidades que se establezcan.

Por último, la administración aérea española ha sufrido una importante evolución desde que la Dirección General de Aviación Civil, tradicionalmente adscrita al Ejército del Aire, ha quedado adscrita al Ministerio de Fomento. Ello supone, por un lado, la separación entre la organización de la aviación civil y la aviación militar; y de otro, el sometimiento de la aviación civil a la administración civil, sin perjuicio de la necesaria coordinación. El artículo 8 de la LNA dispone todavía que corresponde al Ministerio del Aire entender de todo lo relativo a la navegación aérea. El precepto, aunque no se ha derogado formalmente, ha quedado vacío de contenido al haber desaparecido el Ministerio del Aire (aunque sus funciones residen ahora en el Ministerio de Defensa) y quedar adscrita la DGAC al Ministerio de Fomento. Por consiguiente, la aviación civil, se estructura según los esquemas de la administración civil del Estado.

Administración autonómica

Las diecisiete Comunidades Autónomas han recogido en sus respectivos Estatutos de Autonomía, de acuerdo con el art. 148.1.20 CE, una disposición congruente con el precepto constitucional, en cuya virtud asumen la competencia sobre los aeropuertos deportivos, los que no desarrollen actividades comerciales y los de interés general cuando el Estado no se reserve su gestión directa. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El RADAR meteorológico en los aviones

La aviación en el cine: pelis de azafatas

La atmósfera estándar