jueves, 23 de febrero de 2017

Visionarios (II): Huazhi Hu y el Ehang 184

Los coches autónomos ya no son una novedad. Los drones son algo que también nos resulta muy familiar, pero un drone capaz de llevar a una persona de menos de 100 kg es otra cosa. Muy pronto disfrutaremos de los helicópteros autónomos gracias a Huazhi Hu, fundador de la compañía Ehang. Este visionario de Guangzhou del sur de China asegura que ha inventado el vehículo aéreo más seguro, más inteligente y eco-amigable capaz de volar a baja altitud sin ayuda. Con solo 200 kg de peso, este dispositivo (llamado realmente AAV o Autonomous Aerial Vehicle) tiene una autonomía de 23 minutos. Puede desarrollar una velocidad de crucero de 100 km/h y es ideal para que cualquiera pueda llegar al trabajo en él. Se maneja y se programa el vuelo con una tablet de 12 pulgadas.

The Ehang 184 cambiará de forma radical la forma en la que nos desplazamos de un punto a otro. Nadie tiene que ser piloto para poder manejarlo. Estas son las palabras de este inventor chino de 39 años que cree ver en este sistema la solución ideal para los desplazamientos cortos.

El artilugio consta de cutro brazos dotados cada uno de dos motores y es capaz de llevar a un ocupante. De ahí su denominación: modelo 184 (un ocupante, 8 motores y 4 brazos estabilizadores). El interior es muy cómodo y se maneja a través de una interfaz con solo dos botones. Uno es para el despegue y el otro para el aterrizaje. El drone eléctrico gigante se encarga del resto de forma automática y sin intervención humana. Los sensores del aparato reaccionan de forma inmediata (en tiempo real dicen los que no saben nada del procesamiento en paralelo). Por ejemplo, si otro vehículo se acercara mucho (3.300 metros), el aparato iniciaría una ruta de evitamiento automáticamente. El pasajero a bordo del aparato se limitaría a relajarse en el asiento de estilo Formula-1 mientras es transportado por los aires. Incluso se podría llamar por teléfono usando el sistema 4G de a bordo.

El inventor asiático reconoce que la conducción autónoma ha traído consigo desastrosos accidentes, tal como se ha visto en el desarrollo de los coches "inteligentes". En parte ello se debe a errores de programación. Sin embargo Huazhi Hu tiene la esperanza de que los vehículos autónomos mejoren los procedimientos y los accidentes (la mayoría por error humano) se reduzcan de forma drástica. Para mejorar la seguridad, Hu piensa en la implantación de una especie de centro de control, donde se monitorice el tráfico aéreo. En este centro una especie de torre de control se encargaría de supervisar el comportamiento de los aparatos autónomos. El inventor chino además piensa que se debería de prohibir el despegue con tiempo meteorológico adverso incluso a pesar de que el Ehang 184 está diseñando para sobrevivir a una tormenta violenta. Debajo se puede ver una imagen del bicho.


El aparato fue presentado en 2016 en el Consumer Electronics Show de Las Vegas. Este año ha vuelto y todavía no se sabe cuando va a entrar en producción, entre otras cosas porque no se tiene muy claro que esto pueda estar certificado por las autoridades aeronáuticas occidentales. Parece ser que en China no tienen problema legal ninguno, pero en países como el nuestro existe un control más severo generado por la EASA.

En mi opinión, estamos una vez más ante un típico "bluff" aeronáutico que tienen todas las papeletas para fracasar. El Ehang 184 ha sido diseñado a partir de una tecnología 100% verde, tal como proclama la compañía, pero ¿que significa exactamente eso? ¿Se excluye el uso de combustibles? ¿...y de donde viene la electricidad de las baterías? ¿Se conseguirá un permiso de la EASA para poder operarlo? ¿Que compañía aseguradora querrá hacerse responsable de un accidente?

Existen multitud de preguntas de carácter técnico, logístico, comercial y legal que deben de ser respondidas. La compañía lleva funcionando desde 2011, pero el Ehang 184 empezó a construirse en 2013. Se dice que la idea surgió después de la muerte de personas allegadas a Hu en accidentes con helicópteros. A día de hoy y a pesar de las promesas todavía no se puede ver al artilugio volando con personas a bordo en ningún país. El aparato se vende por 200.000 dólares (en su versión básica, pero puede llegar a los 300.000).

Parece claro que la aviación general de corto radio pasa por ser eléctrica, si. Sin duda ese es el futuro de la aviación ligera (en el que trabajan empresas muy serias, como AIRBUS). Pero una vez más se debe de tener mucho cuidado con estas empresas pequeñas que dicen tener la solución que las grandes multinacionales no han logrado. Crear una estafa vestido de startup es algo relativamente sencillo hoy en día. Es la tapadera perfecta para todo tipo de charlatanes, vendehúmos, cancamusos y timadores en general. Hu podría ser muchas cosas, quizás un genio, o un loco, ¿...quizás timador? Está por ver.


Para más información: http://www.ehang.com/ehang184

No hay comentarios:

Publicar un comentario