miércoles, 27 de julio de 2016

40 años del vuelo más rápido


Eldon Joersz no estaba inicialmente interesado en volar el SR-71 Blackbird. Eldon era un piloto de caza que había volado el F-105 sobre Laos y Vietnam. Eldom sabía que el avión espía no iba a ser cosa de tirar de la palanca y meter G's como cuando volaba el F-105. Este avión volaba de forma muy diferente: alto y rápido.


Con todo Joersz pidió ir destinado como piloto al SR-71 y de esta manera un buen día se encontró en la cabina de vuelo del Blackbird. El 28 de julio de 1976, cuando volaba en una de sus misiones, el Blackbird estableció el record mundial de velocidad al volar a 2.193 millas por hora (Mach 3.3) en línea recta sobre la Base Aérea de Edwards en California. Cuarenta años más tarde este record todavía se mantine como el vuelo a reacción pilotado más rápido de la historia. Joersz es hoy "Major General" retirado de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y con motivo del 40 aniversario de este vuelo explica en un vídeo como fue batido este record. La entrevista se realizó por medio de la Fédération Aéronautique Internationale, que es el cuerpo que oficialmente se encarga de mantener y supervisar estos records. El record fue establecido por dos veces. Joersz acompañado por su oficial de de sistemas de reconocimiento, George Morgan volaron la misma ruta a la misma velocidad el día 27 de julio, pero ese día había una gran nubosidad no se pudo verificar la altitud de 80.000 pies. De esta forma y para satisfacer los requisitos de los observadores de la FAI ambos pilotos volaron al día siguiente de nuevo. Por ello la fecha oficial de este record quedó establecida oficialmente en los libros el 28 de julio.

La hazaña se quiso realizar en 1976 para celebrar el bicentenario de los Estados Unidos. El vuelo en la Base de Edwards fue planeado de forma cuidadosa para intentar batir tres records de velocidad diferentes. El SR-71 normalmente volaba en condiciones normales a Mach 3.2 así que tampoco se le iba a pedir un gran salto en términos de velocidad punta. Joersz recuerda que aún así habia que volar este avión de forma muy precisa, requería mucha atención y mucha suavidad. El aparato que logró este hito histórico se encuentra hoy en día en el Museum of Aviation de la Base Aérea Robins en Georgia.

En este vídeo de Lockheed Martin se cuenta toda la historia de “Al” Joersz y este vuelo:





No hay comentarios:

Publicar un comentario