lunes, 11 de enero de 2016

El último farol de Corea del Norte

Corea del Norte ha efectuado recientemente una prueba nuclear en la que declaran haber detonado una bomba de hidrógeno. En respuesta a la dicha prueba, el Mando Central de Estados Unidos en el Pacífico envió un bombardero B-52 de largo alcance al sur de la península coreana. Con esta decisión los EE.UU. Demuestran que se encuentran al lado de sus aliados.

El hecho de que Corea del Norte haya efectuado una detonación nuclear desató una ola de indignación mundial. Expertos nucleares en Corea del Sur y otros países confirmaron el test nuclear, pero en vista de la limitada fuerza explosiva ponen en duda que Corea del Norte haya detonado efectivamente una bomba de hidrógeno, cuya fuerza destructiva es muchísimo más grande que la de una bomba atómica convencional. Recuérdese que una bomba H se detona haciéndola explotar con una bomba atómica como cebo o espoleta. Por tanto, el poder destructivo de una de estas bombas es considerablemente mayor que una bomba atómica. Ver post dedicado a la bomba atómica aquí.





  1. Ojiva antes de la explosión: bomba primaria (bomba de fisión) en la parte superior, bomba secundaria (de fusión), en la parte baja, todo aislado por espuma de poliestireno.
  2. Alto explosivo detona en la bomba primaria, comprimiendo el núcleo de plutonio en súpercriticalidad, comenzando una reacción de fisión.
  3. La fisión Primaria emite rayos X dispersos a lo largo del interior del contenedor de la bomba, irradiando la espuma de poliestireno.
  4. La espuma de poliestireno se convierte en plasma, comprimiendo la bomba secundaria y encendiendo el plutonio , el cual comienza la fisión.
  5. Comprimido y calentado, el combustible de deuteruro litio-6 produce tritio y comienza la reacción de fusión. El flujo de neutrones producidos hace que el U-238 module la fisión. Una bola de fuego comienza a formarse.

Tema relacionado con estas bombas: Ver post relacionado con el accidente de Palomares aquí.

Basándose principalmente en el terremoto que se registró el pasado 4 de enero 50 kilómetros al norte de Kilju (5,1 grados en la escala Richter), los expertos estiman que se trató de una explosión con una potencia de entre 6 y 15 kilotones. La potencia de las explosiones de las bombas H es mucho mayor: a partir de 100 kilotones. Y el seísmo que hubiera originado, según los expertos, se situaría por encima de los 7 grados en la escala Richter. Por lo que se cree que el artefacto no era completamente termonuclear.

A pesar de la baja potencia detectada, la posibilidad de que Corea del Norte pudiera tener realmente este arma abriría la puerta a un escenario igualmente temido: que el régimen de Pyongyan haya desarrollado una bomba de hidrógeno en miniatura (con aproximadamente un metro de diámetro y una tonelada de peso). De haberlo hecho, podría fijarlas a misiles balísticos con los que Corea del Norte sería capaz de amenazar a cualquier país del mundo. Además de los sismógrafos, los EE.UU. disponen de un sofisticado sistema de sensores montados en los satélites de la constelación del GPS (mucha gente desconoce que este sistema no es civil), que detectan el pulso electromagnético (o la huella), que deja tras de sí una explosión nuclear. Ver post dedicado en este Blog. 

En 2013, después de otra baladronada parecida del líder norcoreano, los Estados Unidos enviaron aviones B-2 para que hicieran sobrevuelos en la zona. El avión que trata ahora de disuadir a Corea del Norte de que siga su política agresiva es nada más ni nada menos que el mítico y cinematográfico B-52 (ver aquí post de "Teléfono rojo, volamos hacia Moscú"). Este veterano se convirtió en 2005 en la segunda aeronave, después del bombardero británico English Electric Canberra, en cumplir 50 años en servicio continuado con su operador principal.



Como la mayoría de los aerotrastornados sabe, el B-52 Stratofortress es un bombardero estratégico subsónico de largo alcance, propulsado por motores de reacción, construido por Boeing y que se encuentra en servicio en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) desde 1955. El B-52 pasó por varias etapas de diseño; desde el primer prototipo de ala recta con seis motores turbohélice hasta el prototipo final YB-52, de ala en flecha y propulsado por ocho turborreactores. El avión realizó su primer vuelo el 15 de abril de 1952 con "Tex" Johnston como piloto de pruebas. Ver post relacionado con este aviador y su famoso tonel con un 707:
http://greatbustardsflight.blogspot.ch/2015/06/un-tonel-dos-toneles.html

El B-52 Stratofortress reemplazó gradualmente al bombardero pesado Convair B-36 entre 1955 y 1959, y al bombardero de peso medio Boeing B-47 Stratojet. Aunque fue construido para portar armas nucleares en las misiones de disuasión durante la primera etapa de la Guerra Fría, y tras haber participado en un gran número de guerras, el Stratofortress solamente ha lanzado municiones convencionales y misiles. Hoy en día, sus capacidades de bombardeo convencional son más importantes para la consecución de los objetivos de la USAF, para los cuales su gran radio de acción y capacidad de carga de hasta 32 toneladas de armamento han probado su valía.

La USAF ha tenido a los B-52 en servicio activo desde 1955, inicialmente con el Mando Aéreo Estratégico, superando a otros modelos de bombarderos de la época, como el bombardero Boeing B-47 Stratojet y al posterior bombardero supersónico Convair B-58 Hustler. En 1992, con la disolución de ese mando, todos los aviones fueron absorbidos por el Mando de Combate Aéreo, y en 2009 pasaron a formar parte del recién creado Mando de Ataque Global de la Fuerza Aérea. Su mayor rendimiento a velocidades subsónicas elevadas y sus costes de operación relativamente bajos han mantenido al B-52 en servicio a pesar de la llegada de aviones más modernos con intención de reemplazarlo, como el experimental North American XB-70 Valkyrie, el supersónico Rockwell B-1 Lancer y el furtivo Northrop Grumman B-2 Spirit.

El bombardeo estratégico como fiasco estratégico

El bombardeo estratégico es un tipo de estrategia militar utilizada en lo que se ha venido en llamar una guerra total con el objetivo de derrotar al enemigo destruyendo su moral o su capacidad económica para la producción de material bélico y de su transporte a los teatros de operaciones militares. Es un ataque organizado y ejecutado sistemáticamente desde el aire que puede utilizar bombarderos estratégicos, misiles de largo o mediano alcance, o aviones caza-bombardero con armas nucleares para atacar objetivos considerados de vital importancia para la capacidad armamentística y militar del enemigo.

La guerra total es aquella que incluye a todos cada uno de los recursos, incluida la infraestructura civil-asociada, como objetivos militares legítimos, y por lo general implica el uso de armas y tácticas que dan lugar a multitud de victimas civiles y otras no combatientes, demás de gran cantidad de daños colaterales. La guerra total no tiene restricciones en cuanto a las armas utilizadas, el territorio, los combatientes involucrados, o los objetivos perseguidos. El bombardeo estratégico como ataques preventivo es una opción que se baraja siempre que existe una probabilidad alta de que el no hacerlo traiga peores consecuencias. Esto es algo muy difícil de evaluar e implica un montón de variables que resuman las condiciones reales de la amenaza.  

En caso del bombardeo estratégico en la II GM sobre Japón y Alemania fue una de las fases de la guerra mas cruentas y menos exitosas (en términos estratégicos) de la historia de este tipo de operaciones.

Tokio después del bombardeo masivo en la noche del 9 al 10 de marzo de 1945, fue el ataque más destructivo en la historia de la aviación militar. El bombardeo de Tokio en la Segunda Guerra Mundial causó más víctimas que los bombardeos nucleares posteriores. 
El carnicero Harris

Arthur Travers Harris fue conocido como  "El Carnicero Harris". Este militar británico, Comandante en Jefe del Comando de Bombarderos de la Real Fuerza Aérea durante la última mitad de la Segunda Guerra Mundial, y mariscal de la Real Fuerza Aérea británica, tiene el dudoso honor de haber machacado a la población civil de Alemania. Fue el responsable (británico), de llevar a cabo el bombardeo de superficie de las ciudades de la Alemania nazi durante la contienda, implementando la táctica del bombardeo de área, que no es otra cosa que arrasar con todo. Este caballero es el responsable por ejemplo del devastados bombardeo de Dresde a solo 12 semanas de que Alemania capitulara. 

En este bombardeo se dejaron caer sobre la «Florencia del Elba» cerca de 4.000 toneladas de bombas altamente explosivas y dispositivos incendiarios, arrasando la ciudad y desencadenando una tormenta de fuego que consumió su centro histórico. El número de víctimas fue tremendo, aunque fue una cantidad inferior a las de otros bombardeos de ciudades del Eje, como Tokio (100 000) o Hamburgo (40 000), el ataque sobre Dresde ha anidado en el subconsciente popular como paradigma de la destrucción y los horrores de la guerra. En la actualidad sigue siendo uno de los episodios más polémicos de la Segunda Guerra Mundial y todavía persiste el debate sobre si la capital sajona era un objetivo de interés estratégico, tal y como aseguran fuentes militares aliadas, si por el contrario el bombardeo fue una represalia desproporcionada e indiscriminada, o si se trató de un crimen de guerra.

Montaña de cadáveres tras los bombardeos del 13 y el 14 de febrero en Dresde.
El cadáver de una madre junto al carrito de sus hijos gemelos.
Tras la guerra, este tipo fue condecorado en 1953 por recomendación de Winston Churchill con el título de Baronet, el de caballero gran cruz de la Orden del Baño, el de oficial de la Orden del Imperio Británico y con la Cruz de la Real Fuerza Aérea.

Un retrato del hijo de la Gran Bretaña, Arthur Travers Harris.

El caso de Vietnam

La Operación Rolling Thunder fue una operación militar en la guerra de Vietnam, que tuvo lugar a finales de los '60. La Operación Rolling Thunder fue el intento del presidente Lyndon B. Johnson por destruir la industria y las comunicaciones de Vietnam del Norte para detener las ayudas suministradas por este país al Vietcong y los continuos envíos de tropas de las Fuerzas Armadas de la República Democrática de Vietnam. La Operación brilló por su ineficiencia, además de causar muchos efectos colaterales no previstos. 

Resultados:
  • No logró destruir la mayor parte de la industria vietnamita ni en un mes ni durante los tres años que duró. 
  • Los caminos y carreteras seguían usándose y los puentes eran rápidamente reparados y vueltos a abrir (algunos de ellos sólo consiguieron destruirse en la década siguiente utilizando bombas inteligentes). 
  • Se ha calculado que para destruir un dólar de infraestructuras vietnamitas era necesario gastar 9,6 dólares estadounidenses. 
  • Pese a no ser la campaña de bombardeos más fuerte de esta guerra (Linebacker), ocuparía ese lugar en 1972) supuso la pérdida de la inocencia para los estadounidenses en general que hasta el momento habían considerado que sus intervenciones militares perseguían fines más altos y moralmente más aceptables que la de otros países. 
  • Se perdieron cientos de pilotos que eran mostrados por televisión y encarcelados en el famoso Hanoi Hilton. Muchos de ellos fueron desaparecidos en combate que trajeron un enorme desasosiego en sus familias y en todos Estados Unidos, incluso varias décadas después.

Pero no todas las pérdidas fueron en combate. Durante la Rolling Thunder se produjo el Incidente del Golfo de Tonkin donde se disparó accidentalmente un misil de los aviones estacionados a popa en el USS Forrestal, estallando contra un grupo de aviones frente a estos que estallaron, derramaron combustible y lanzaron otro misil contra un tercer grupo de aviones que volvió a estallar y perdieron una bomba, la cual rodó hasta un cuarto grupo de aeronaves volviendo a estallar. Este fue el mayor accidente producido en un portaaviones hasta la fecha, contabilizándose 132 muertos, 62 heridos, 2 desaparecidos, 26 aviones destruidos y 37 dañados.

Tendencias futuras y geopolítica

Aunque existen armas estratégicas ofensivas menos dañinas para la población civil, como el famoso ataque de pulso electromagnético, parece que la tendencia es la de desarrollar más armas defensivas que ofensivas. Los misiles y los radares son la clave. Lo que está ocurriendo con Corea del Norte está desequilibrando el Statu Quo de la zona y para Pekín, la posibilidad de una mayor impronta militar de EE UU en la región es una de sus peores pesadillas. China ve con especial reticencia los planes de Washington para establecer una red de sistemas antimisiles con Seúl y Tokio: Estados Unidos insiste en que Corea del Sur necesita su sistema THAAD, que puede detectar múltiples misiles a una distancia de 2.000 kilómetros. Aunque EE UU sostiene que ese escudo tiene como misión impedir ataques procedentes de Corea del Norte, su despliegue en Corea del Sur pondría a su alcance objetivos muy en el interior del territorio chino.

El sistema THAAD. El THAAD (Terminal High Altitude Area Defense), es un sistema del ejército de Estados Unidos para derribar misiles balísticos de corto, medio y alcance intermedio en su fase terminal, por medio de un sistema de impacto directo. El misil no lleva cabeza explosiva, y depende de la energía cinética del impacto para destruir el objetivo. Fue diseñado para interceptar Misiles Scud y armas similares, pero también tiene una capacidad limitada contra misiles balísticos intercontinentales.

El sistema es diseñado, construido e integrado por Lockheed Martin Space Systems actuando como contratista principal. Subcontratistas claves incluyen a Raytheon, Boeing, Aerojet, Rocketdyne, Honeywell, BAE Systems y MiltonCAT. Su desarrollo fue presupuestado en más de 700 millones de $ en el año 2004.

El misil se fabrica en la planta de Lockheed Martin Pike County operaciones cerca de Troy, Alabama donde se realiza su integración final, montaje y pruebas. El radar AN/TPY-2 de banda X, está desarrollado y construido por Raytheon en Andover, instalación de defensa aérea integrada de Massachusetts. Es el radar tierra-aire transportable más grande del mundo.

El radar AN/TPY-2

Aunque originalmente fue un programa del ejército de Estados Unidos, ha acabado bajo el paraguas de la Agencia de defensa de misiles. La Armada tiene un programa similar, el sistema de defensa de misiles balísticos Aegis. Después de pasar satisfactoriamente su fase de pruebas en mayo de 2008, está programado que el THAAD entre en servicio en 2012 (Estados Unidos ha desplegado baterías THAAD en la Isla de Guam entre Marzo y abril de 2013, ante la amenaza Norcoreana de ataques con misiles a las bases militares de Estados Unidos en el Pacífico ), pero el despliegue inicial se llevó a cabo en mayo de 2008.


Desde este Blog siempre hemos pensado que la guerra NO es una continuación de la política por otros medios, sino un fracaso rotundo de la humanidad, pero no es menos cierto que el conjunto de doctrinas encaminadas a mantener la paz entre las naciones debe de incluir herramientas disuasorias. Pensar lo contrario y salir a la calle simplemente con una camiseta del "NO A LA GUERRA" es cuando menos "naif", que diría un cursi.

2 comentarios:

  1. Manolo:

    Empezando por el final, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, de la misma manera que nadie en su sano juicio se cuestiona, mientras no cambie la naturaleza humana (y éso, me temo, va para largo) la necesidad de cuerpos de seguridad (y de tribunales, de paso) para preservar el orden, a una escala estatal, cualquier estado civilizado requiere de unas ff.aa. que garanticen, entre otras cosas, su integridad territorial y su seguridad. Dicho lo cual, y para animar el cotarro, voy a matizar algo de lo que expones en tu interesante entrada.

    También estoy muy de acuerdo con el juicio severo que le haces a la doctrina de la "guerra total" y a su hijo el bombardeo estratégico, creo que en muchos casos (por no decir en todods) su aplicación plantea graves quebrantos morales, por no decir criminales. Pero déjame hacer de "abogado defensor" de Harris y aplicarle, si no una eximente, al menos una atenuante.

    Si te fijas, la fase de la Segunda Guerra Mundial en la que el Bomber Command adquiere su "momentum", con el nombramiento de Harris y la introducción de los verdaderos bombarderos útiles (sobre todo el Lancaster) es a principios de 1942. Recordemos que, a pesar de que 1940 aparece como el peor momento para Gran Bretaña, ese año de 1942 es el verdadero nadir de su poder militar y estratégico, veamos:
    -. Pérdida de Singapur (previa humillación por anaquilación de la Fuerza Z), Malasia y Honk Kong a mano de los japoneses, con la pérdida de recursos y prestigio.Todo el Imperio en Asia se va al garete, sin posibilidad alguna de defensa. Y la India puede ir detras...
    -. Ofensivas del Afrika Korps en el Norte de Africa, con los fracasos de las contraofenisvas (P.e. Battleaxe), y la amenaza para Egipto y, sobre todo, del Canal de Suez.
    -. Ofensivas de los alemanes en el Cáucaso, que amenazan con una gran pinza si enlazan con las fuerzas de Rommel. La conexión con la India quedaba grávemente comprometida.
    -. Ofensiva de los U-boote, frente al cierto control que en 1941 se había conseguido, 1942 empieza con un tercer rotor en Enigma (Bletchey Park ciego durante una temporada) y el ataque a la costa Este de los EE.UU., el tráfico atlántico también queda severamente comprometido.

    El panorama se presenta realmente negro para la Gran Bretaña, y desde un punto de vista estrictamente militar ¿qué les queda, pues, para contraatacar o, al menos, aliviar la presión sobre los rusos? Pues lo único que les queda es el bombardeo estratégico, no tienen fuerzas de tierra (aún se están recuperando de lo perdido en Francia) y la Royal Navy ya tiene bastante con la Batalla del Atlántico. Y a él se consagran como única manera de ejercer alguna presión sobre Alemania y continuar teniendo alguna relevancia en la conducción de la guerra frente al poder emergente e irresistible de los EE.UU. Buena parte de su producción aeronáutica se centrará en los bombaderos (lo que le costará, entre otras cosas, perder la carrera de posguerra en el sector del transporte civil)y dedicará ingentes recursos humanos para dotarlos de tripulaciones (con un coste terrible, pues perecean en la ofensiva 55.000 hombres). Harris, en todo este panorama, ejecutará despiadadamente la órdenes que le han dado, es una pieza, muy importante, pero pieza al fin y al cabo. Por otra parte, y aquí no valen atenuantes, no tuvo la valentía (ni tampoco, dicho sea de paso, sus jefes políticos ni militares) de reconocer que la estrategia estaba fallando, llagando al punto de falsear o interpretar "creativamente" los datos sobre superficie arrasada y su incidencia en la producción de guerra alemana; además, en su cerrazón, desvió recursos (por ejemplo, al Coastal Command, que necesitaba desesperadamente los cuatrimotores para la lucha antisubmarina)que hubieran suido más útiles en otros teatros o con otra doctrina de uso.

    Bueno, el tema da mucho de sí y no quiero abusar más de tu paciencia y de los lectores del blog. Así que, aquí lo dejo.

    Un saludo cordial, y hasta pronto.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo,

      Muchísimas gracias por tu magnífica aportación y por el estupendo análisis que haces sobre la situación del Reino Unido en esos años.

      Es cierto que la situación era muy difícil y que el nazismo fue el que metió a los alemanes en esa situación, pero aún así la elección del bombardeo masivo e indiscriminado me resulta incomprensible. No defiendo a ningún bando. Los nazis y los norteamericanos lo hicieron también, y de haber podido los japoneses lo hubieran intentado (de hecho lo que hicieron en China no tiene nombre... bueno si, se me ocurren unos cuantos).

      Hitler estaba como una chota, de acuerdo, pero Lo que no acierto a entender es el carácter británico. Ya lo decía Carlos V: "Guerra con toda la tierra y paz con Inglaterra". En mi opinión los británicos son un pueblo "duro". Quiero decir con esto que no perdonan ni olvidan. Cuando pueden devolver el golpe lo hacen sin contemplaciones y con toda la dureza de la que son capaces. No en vano Hitler realmente admiraba al pueblo británico y en línea con lo que decía Carlos V intentó no entrar en guerra con ellos.

      Precisamente estoy preparando ahora una entrada sobre la magnífica peli "Sublime decisión", que como seguramente sabrás trata del mismo tema del bombardeo estratégico, pero esta vez a diferencia de "Almas en la hoguera", lo hace desde el punto de vista de la toma de decisiones del alto mando (incluidas las opiniones de los políticos de turno).

      A mi me interesa mucho (en su día me dio por hacer la carrera de psicología) y me llama poderosamente la atención el intentar entender que pasa por la cabeza de esas personas (Harris y los demás), que son los que tiene que tomar la decisión de hacer cosas como esas del "Carpet Bombing". Imagina por un momento que tu eres Harris. Tu sabes perfectamente lo que va a ocurrir, pues eres la persona mejor asesorada y con mayores conocimientos sobre el tema. Informas al gobierno de lo que va a pasar con las victimas "colaterales" (eufemismo con ironía) y ellos te dicen que adelante... ¿Cómo vas vivir el resto de tus días? ¿Qué ves cuando te miras en un espejo? Como dice Juan Eslava Galán en su libro "La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos", se requería aun tipo muy especial, templado y desprovisto de escrúpulos (un hombre de ideas fijas y casi siempre equivocadas).

      Efectivamente la idea de dedicar el 40% del presupuesto militar a la flota de Lancaster y Halifax más la formación de alta calidad de los pilotos y tripulantes (cuya formación individual costaba el equivalente a tres carreras universitarias en Oxford) acabó por cargarse, como bien dices, el futuro de la aviación comercial.

      Hay mucho sobre lo que se podría seguir hablando y animo al resto de los lectores a participar también y exponer aquí sus opiniones sobre este tema tan interesante que seguiremos desarrollando en varios posts relacionados :)

      Un cordial saludo
      Manolo

      Eliminar