martes, 9 de junio de 2015

Simulando la realidad: vuelo con la mente

Científicos alemanes de las Universidades Técnicas de Münich y Berlín han desarrollado “Brainflight”, un sistema que permite controlar un avión con la mente. Estos científicos han conseguido demostrar cómo siete pilotos han sido capaces de controlar el aparato con una precisión extraordinaria. Todos los pilotos, algunos de ellos sin experiencia, tuvieron que utilizar un gorro dotado de decenas de electrodos.

El gorro fue capaz de leer las señales eléctricas del cerebro. Gracias a un algoritmo especialmente diseñado, los científicos trasformaron después esas señales en datos en un ordenador. Así, si el piloto imaginaba que el volante de control se movía hacia la izquierda, éste lo hacía sin que la persona lo tocase. Los científicos reflexionan ahora sobre los futuros usos de esta tecnología.

“Uno de los objetivos de nuestra investigación es ayudar a personas con discapacidad física que no pueden manejar el mando de control de un avión. Probablemente en el futuro conseguiremos hacer lo mismo para personas con discapacidad severa. Por otra parte también creo que este sistema podría ser utilizado por personas sin ningún tipo de discapacidad en otras áreas. Un cirujano, por ejemplo, que quiera interaccionar con su ordenador mientras opera pero no puede utilizar sus manos. En esta situación este sistema también sería muy útil”, explica Thorsten Zander, uno de los investigadores.

Según este equipo de científicos este sistema podría reducir la carga de trabajo de los pilotos que podrían así concentrarse en la seguridad del aparato ya que tendrían una mayor libertad de movimiento para dedicarse a otras tareas. Pero ésta no es la primera vez que se controla un avión con la mente. El año pasado en Estados Unidos, un helicóptero fue capaz de realizar un vuelo gracias a un sistema de control remoto manejado por la mente humana.


Este experimento no es nuevo. Hace ya tiempo que se lleva ensayando este tipo de vuelos. Cada día aparecen nuevos descubrimientos que nos acercan a ellos. Lo último que han descubierto científicos de la Universidad de Harvard ha sido una técnica que permite insertar un sistema de electrodos a escala nanométrica en el cerebro mediante una simple inyección. La base del procedimiento es una malla de fibras conductoras que soporta todo tipo de sensores a escala nanométrica. La malla se pliega en una solución acuosa y se inyecta sobre la corteza cerebral con una simple aguja de diámetro normal cuyo único requisito es que debe ser más resistente. Tras inyectarse, la malla se despliega y cubre la parte deseada de corteza cerebral. La malla es un millón de veces más flexible que los implantes actuales. Es como si no estuviera allí. Esta última noticia la he visto en Gizmodo.

La DARPA, que es la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de Estados Unidos ya consiguió algo parecido cuando una persona tetrapléjica sin conocimientos de pilotaje pudo volar un simulador de vuelo de un caza avanzado (nada menos que un F-35). En palabras del director de este proyecto: Con este trabajo hemos abierto una puerta. A través de ella vemos un futuro en el que podemos liberar el cerebro humano de las limitaciones de su propio cuerpo. Creo que todos podemos imaginar que hay buenas aplicaciones al otro lado de esa puerta, pero también las hay muy malas.

2 comentarios:

  1. Manolo:

    Esto no es ninguna novedad, el Tio Clint ya hace años que lo usaba...

    https://www.youtube.com/watch?v=lMqXiYNS4J4

    Saludos.

    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Pablo. Gran película para los que nos gustan los aviones :) A ver si algún día tengo tiempo y la comento por aquí.
      Un cordial saludo
      Manolo

      Eliminar