lunes, 25 de mayo de 2015

Reseña de libros: fuego a discreción


Hace tiempo que vengo leyendo los blogs "La aldea irreductible" e "Historias de la historia". Un día que me alojaba en el hotel Intercity de Frankfurt, descubrí la historia del Candy Bomber que luego relaté en mi Blog. Envié un email a Javier Sanz y me contestó que esa historia ya la había tratado él en una publicación anterior y que estaba es su libro "Fuego a discreción". Contesté casi inmediatamente que no conocía el libro, pero que lo compraría cuando tuviera ocasión de ir a España y eso es lo que he hecho hace unos días.

Fuego a discreción es un libro de historias sorprendentes que ocurrieron en las dos grandes guerras. El libro está dividido en dos partes, cada una dedicada a por completo a una de las contiendas. Todas las historias son muy entretenidas y bastantes ya las había leído en otros libros o las había escuchado de labios de otras personas. Personalmente me encantan este tipo de anecdotas y también el periodo histórico en el que se encuentran enmarcadas. La primera Guerra Mundial es algo inacabado (...o si se quiere mal acabado) y se suele decir que la la Segunda es el final de la que debió de ser la primera. En ambos episodios ocurren muchas cosas, entre ellas un salto tecnológico con un impacto desconocido en la población y en sus protagonistas directos. Por esto mismo, las historias que suceden en estos periodos suelen ser extremas o disparatadas, pero a la vez muestran lo mejor o lo peor del ser humano. Su lectura a veces es como una de esas películas de Berlanga, en las que no sabes si lo que ves o lees es fruto de una mente algo retorcida o simplemente la cruda realidad, pero siempre muy entretenido y con muchas connotaciones que te suelen dejar pensando un buen rato. En mi caso me pongo a veces en el lugar de los protagonistas de estas historias y me pregunto ¿Que hubiera hecho yo en esta situación?

Este libro a veces me recuerda los que leí hace muchos años  de Fernando Díaz-Plaja titulados "La otra historia de España" (1975) y Anecdotario de la Guerra Civil española (1996). En ambos el autor también quiere contar otras cosas menos conocidas, pero no por ello menos reales. Según decía el autor: "He querido relatar lo que hasta hoy ha ocurrido en este país aplicando la lógica y cierto sentido común a las hazañas, más o menos gloriosas, de nuestros antepasados. En este aspecto, creo que este relato se parece poco a las historias al uso, aunque nazca en las mismas fuentes. En todo proceso histórico hay picos y valles. Este libro atiende a los puntos culminantes".

Por "Anecdotario de la Guerra Civil Española", recibió el premio Espejo de España que concedía la Editorial planeta y en el que relataba  las cosas que decían los combatientes que estaban a un lado y al otro de las trincheras en ese conflicto. La idea subyacente yo creo que es la misma en el libro de Javier Sanz y Guillermo Clemares. Por recomendación de mi hermano leeré cuando tenga tiempo los libros de Juan Eslava Galán sobre las dos contiendas. Parecen dos libros interesantes.

En cuanto al tema del Blog, lo que más me interesa es todo aquello relacionado con el vuelo y la aviación. Los capítulos del libro que narran estos temas o algo relacionados con ellos son los siguientes:

Parte 1 (Primera Guerra Mundial)

Cap. 2 POR CIELO Y POR MAR
  • Los primeros combates aéreos con garfios, piedras y pistolas.
  • El piloto que cayó desde su avión... y mientras caía volvió a subirse a él.
  • El funeral del Barón Rojo.
Los Zeppelin y la prohibición de comer salchichas.
  • Cápsula espía.
Cap. 4 INGENIO, ESTRATEGIA Y ENGAÑO
  • La réplica de París.
Cap5. SOLDADOS DE NARNIA
  • Los loros vigías de la Torre Eiffel.
Parte 2 (Segunda Guerra Mundial)

Cap.1 ESTRATÉGIA Y ENGAÑO
  • Cuando las zanahorias "ayudaron" a ganar la II GM.
  • Las temidas monjas paracaidistas de Hitler.
  • Cuando Inglaterra planeó bombardear Alemania con Antrax.
Cap. 2 PERSONAJES CORRIENTES; HISTORIAS POCO CORRIENTES
  • Las "brujas de la noche", una pesadilla para los alemanes.
Cap 3 LA CIENCIA DE LA GUERRA
  • La curiosa realción entre el "Spitfire" y las lentes para operaciones de cataratas.
  • El escuadrón Leónidas: los Kamikazes de Hitler.
  • Un portaaviones... ¿de hielo?.
  • ¿Bombardear los volcanes japoneses?
  • Una brújula en mi oreja.
Cap. 7 OFICIALES Y CABALLEROS
  • Cuando Berlín fue "bombardeada" con caramelos.
  • Después de 44 años consiguió saber por qué su enemigo le perdonó la vida.
(Muy conocido relato "A higher call" del que ya hablé y del se puede ver la historia en el vídeo de este post en inglés: http://greatbustardsflight.blogspot.ch/2015/02/arte-en-aviacion-john-d-shaw-mi-favorito.html)

  • Los pilotos derribados que salvaron los cortadores de cabezas.

Cap 8. CUESTIÓN DE SUERTE
  • El piloto que aterrizó dos aviones a la vez.
  • El hombre que salvó la vida gracias a la bomba atómica de Nagasaki.
  • Un salto de 6.000 metros sin paracaídas... y mucha suerte.

Cap 10. MUCHO INGENIO Y ALGO DE HUMOR
  • La flema británica: reglas de golf durante el bombardeo alemán.
  • Los aviones rosas de la RAF.

Cap. 11 SOLDADOS DE NARNIA II
  • Palomas kamikaze y gallinas cluecas.
  • Las ovejas paracaidistas italianas, clave de la invasión Abisinia.

Cap. 12 MISCELÁNEA
  • ¿Por qué el ejército Nazi no tenía portaaviones?
  • La chica de hielo del escuadrón perdido.




Como decía al comienzo de este post, existen infinidad de historias que son increíbles, muchas de las cuales tiene que ver con la capacidad humana para sobreponerse a las grandes tragedias y las guerras son sin duda de las más grandes que asolan a la humanidad. Hace muchos años, cuando estaba en la academia militar, me enteré de una de esas anécdotas sobre la uniformidad que te dejan pensando en estas cosas. Se trata del famoso "Chapiri" o gorro cuartelero, también llamado gorro de pastelero tan típico en casi todos los ejércitos del mundo y por supuesto algo inseparable de nuestro querido Ejército del Aire. 

Parece ser que en la Guerra de África los "Pacos" tenían muy buena puntería cuando se trataba de acertar a los oficiales. Paco es el nombre por el que se conoce en la historiografía española a los francotiradores rifeños que luchaban contra la ocupación colonial española, durante la llamada guerra del Rif (1911-1927), debido a que el sonido de sus viejos fusiles en los barrancos marroquíes sonaba Pa y su eco Co. El Diccionario de la Real Academia Española recoge también el verbo "paquear", con el significado de "disparar como los pacos". Las tropas de Abd el-Krim (llamadas genéricamente harka, "movimiento") llevaron a cabo una guerra de guerrillas basada en el desgaste que ocasionaba en el ejército enemigo la presencia constante e invisible de francotiradores, que tenían la ventaja de combatir en su propio terreno, un terreno escarpado que proporcionaba muchas facilidades para la emboscada. Para desmoralizar a las tropas y dejarlas sin mando los Pacos disparaban a los oficiales porque estos llevaban la gorra de plato en África. Cuando el mando Español se percató de este hecho, se introdujo la gorra cuartelera de la tropa en todas las operaciones de campaña. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario