martes, 31 de marzo de 2015

Boeing 757 ecoDemonstrator



The Boeing Airplane Company's ecoDemonstrator 757 (Photo: Boeing) Boeing se encuentra en estos momentos en medio de un programa de pruebas para tratar de reducir el consumo de combustible y poder realizar vuelos más eficientes. Para ello está operando un 757 modificado al que han llamado ecoDemonstrator. Las pruebas evaluarán nuevos métodos para avanzar en la eficiencia, reducir el ruido y las emisiones de carbono. Las pruebas en vuelo, se llevan a cabo en colaboración con el Grupo TUI y la NASA utilizando el llamado ecoDemonstrator 757 para dichas pruebas (foto). Boeing en realidad, está utilizando la una única aeronave disponible para llevar a cabo tres pruebas simultáneamente en tres superficies aerodinámicas distintas.

Todos los experimentos con TUI se están llevando a cabo desde el punto de vista de la eficiencia aerodinámica, mientras que las otras dos investigaciones se efectúan junto con la NASA y se centrarán en la reducción del consumo de combustible y las emisiones de carbono. Se ha cubierto una fase previa a la iniciativa ecoDemonstrator de Boeing en noviembre, cuando la empresa estaba usando su nuevo 787 Dreamliner como banco de pruebas, pero la fase final de este proyecto utilizará desde ahora una versión especialmente equipada del veterano 757, que llevarán a cabo vuelos durante un periodo de varios años.

El ala izquierda de la aeronave está siendo utilizada por Boeing para evaluar las nuevas tecnologías que ayuden a reducir los efectos ambientales por medio de mejoras en el flujo laminar natural del ala. Cualquier cosa que altere el flujo de aire en un avión es algo perjudicial, pero por partida doble si lo que se altera es el flujo o la interrupción del flujo en el ala. Por ejemplo, el ecoDemonstrator 757 pondrá a prueba un "escudo Krueger", que no es otra cosa que una protección del borde de ataque contra los insectos. Sí, tal como se lee, los insectos. Esto podría parecer una cuestión insignificante, pero si nos paramos a pensar un poco en cómo los insectos y otros residuos se acumulan en nuestro parabrisas del coche en un largo viaje, nos puede dar una idea de lo que seria en un ala. Multiplique eso que nos ocurre en el parabrisas del coche varias veces, debido a que el ala es una superficie más grande y además se desplaza a mayor velocidad, y se podrá ver cómo esto puede significar muchos kilos de combustible que se desperdician, simplemente por los insectos.

En el ala derecha también se llevan acabo experimentos para la disminución de los efectos de los insectos. Trabajando en conjunto con el Proyecto Ambientalmente Responsable de la NASA (ERA), Boeing evaluará dos tecnologías en el ecoDemonstrator 757. Estos son dos tipos de recubrimientos especiales que repelen los restos de los impactos producidos por mosquitos y otros insectos en los bordes de ataque de las alas de los aviones. El objetivo de la NASA y de Boeing es facilitar el flujo laminar sobre el plano completo reduciendo la disrupción del flujo de aire desde el borde de ataque.

La tercera prueba se está llevando a cabo al mismo tiempo, pero esta vez es en la cola del avión, concretamente en el empenaje vertical. Se está evaluando el control de flujo activo para mejorar el flujo de aire sobre el timón y maximizar su eficiencia aerodinámica. Con datos anteriormente estudiados en el túnel de viento, los estudios en vuelo con el 757 tienen como objetivo aumentar la eficiencia del timón hasta la nada despreciable cifra de un 20 por ciento. Si estas pruebas con el empenaje dan resultado y se confirman los datos, podría significar una reducción muy significativa de combustible, sobre todo a velocidades altas. Pero lo que es mejor aún, pueden permitir un diseño del empenaje vertical mucho más pequeño en el futuro.

Otra parte no menos importante de esta última ronda del programa ecoDemonstrator de Boeing va enfocada a reducir las emisiones de carbono, para ello se asoció con el Grupo TUI. TUI es el grupo integrado de empresas turísticas de Europa más grande del mundo, incluyendo seis aerolíneas. TUI está preparándose para un futuro bajo en emisiones de carbono al aplicar un programa especial con el fin de disminuir su impacto ambiental. De la misma forma se ha propuesto alentar a sus clientes y proveedores a hacer lo mismo.

La cuestión más significativa del programa ecoDemonstrator de Boeing es que los resultados y los avances no van a terminar enterrados en los archivos de la compañía. Aparte de ser  una tecnología patentada por Boeing, los conocimientos adquiridos en colaboración con los investigadores de la NASA se pondrámn a disposición del público para beneficiar a toda la industria aeroespacial. En otras palabras, si la NASA y Boeing encuentran una forma real de mantener los insectos alejados de las alas de los aviones, esta tecnología podría ser tambien aplicada en las ofertas de otros fabricantes, como Airbus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario